INDICADORES

Martes 02 de Septiembre del 2014

Inicio / Lo más destacado / Cineteca Nacional tendrá un “Amor Índigo”

Cineteca Nacional tendrá un “Amor Índigo”

mood-indigo

Miércoles 13 de noviembre de 2013

Michel Gondry, director de piezas como Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) y La ciencia del sueño (2006), lleva a la pantalla el libro de Boris Vian, La espuma de los días, una trama basada estrictamente en el amor.

-

Ciudad de México.- Un drama surrealista, donde el color, el amor y el ensueño poco a poco se tornan grises y agridulces es como mejor se podría describir Amor índigo (2013), la película de Michel Gondry que forma parte de la 55 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional.

El director de piezas como Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) y La ciencia del sueño (2006) en esta ocasión lleva a la pantalla el libro de Boris Vian, La espuma de los días, una trama basada estrictamente en el amor.

Se trata de la historia de Colin, un inventor excéntrico y millonario que no necesita trabajar para vivir y que es interpretado por Romain Duris, y Chloé, caracterizada por Audrey Tautou, quienes se enamoran casi a primera vista e inician una vida que parecer perfecta, incluso desde su primera cita, en la cual pasean en una especie de nube, por los sitios más bellos de París.

Meses después de conocerse parecen estar en un mundo perfecto. Tienen un excelente amigo y abogado que les cocina excelentes platillos y hace las veces de chofer, mayordomo y otros menesteres de la casa. El entorno que los rodea, también es perfecto, pues se trata de un mundo muy parecido al real, pero con colores más vivos y lleno de personajes y cosas que cobran vida para facilitarles la vida.

Pero ni el color, ni la belleza y mucho menos la felicidad son eternos y por supuesto ninguna trama de película sobrevive siendo los personajes tan perfectamente felices. Por ello, cuando se casan y en un cuento de hadas se diría “y vivieron felices para siempre”, es cuando la historia comienza a tornarse gris.

Se trata de un material en el que Gondry, a través de componentes visuales, cautiva lo suficiente para que el espectador se olvide de lo irreal de la trama que, finalmente, es una mera fantasía.

Las metáforas, los personajes secundarios y sobre todo el viraje al blanco y negro que toma la historia, sustentan el argumento de que la vida es un sueño maravilloso que puede tornarse gris en cualquier momento, sin que nada, ni nadie, ni siquiera quienes escriben la historia –en este caso, un montón de mecanógrafos encerrados en un cuarto– puedan cambiarla.

`