Home || Ciencia y tecnología || El kilo dejará de pesar un kilo a partir del 2019

El kilo dejará de pesar un kilo a partir del 2019

Una balanza pesa un kilo de nueces
Llegan cambios ak kilo y otras unidades de medida. Foto: Pixabay/domeckopol

viernes 16 de noviembre de 2018

El sistema internacional de mediciones ha sido revisado y modificado, dando lugar a nuevas definiciones para el kilogramo y otras unidades importantes.

 

En una reunión llevada a cabo en Versalles, Francia, los países votaron por unanimidad aprobar cambios de gran alcance que sustentan actividades humanas vitales como el comercio mundial y la innovación científica. El cambio más observado fue la revisión del kilo, la medida de la masa.

Hasta ahora, se ha definido como la masa de un bulto de platino-iridio, el llamado Gran K, que se guarda en una bóveda segura en las afueras de París. Ese ha sido el único kilo verdadero del mundo, contra el cual se midieron todos los demás, desde 1889. Ahora será retirando y reemplazado por una nueva definición basada en una fórmula científica.

En el voto, también se aprobaron por unanimidad las actualizaciones de otras tres unidades: el kelvin para la temperatura, el amperio para la corriente eléctrica y la mol para medir la cantidad de una sustancia. El cambio no tendrá un impacto perceptible para la mayoría de las personas, ya que los kilos y gramos no cambiarán en los supermercados ni en las básculas caseras.

Pero los científicos están aclamando el voto como una mini revolución en el campo de pesos y medidas, que sustenta actividades vitales como el comercio internacional. Además significará redundancia para el Grand K y sus seis copias oficiales.

Todas las mediciones de masa modernas se pueden rastrear hasta el Grand K, desde microgramos de medicamentos farmacéuticos hasta kilos de manzanas y peras y toneladas de acero o cemento. El problema es que el ‘kilogramo prototipo internacional’ no siempre pesa lo mismo. Ahora, el kilogramo se definirá por un valor fundamental pequeño pero inmutable denominado “constante de Planck“. La nueva definición implica un instrumento llamado balanza de Kibble, que hace uso de la constante para medir la masa de un objeto utilizando una fuerza electromagnética medida con precisión.

Como se mencionó, el kilo será reemplazado por una definición basada en la constante de Planck, que es parte de una de las ecuaciones más célebres de la física, pero también es extremadamente difícil de explicar. Gracias a esta definición actualizada los países de alrededor del mundo no tendrán la necesidad de enviar ocasionalmente sus kilos a Francia para que sean calibrados contra el Grand K. Los científicos, en cambio, deberían poder calcular con precisión un kilo exacto sin tener que medir un trozo de metal contra otro.

¿Cómo funciona el cambio del kilo?

Un kilogramo equivale a la masa que tiene un cilindro noventa por ciento platino y diez por ciento iridio, de 39 milímetros, ubicado en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas. De este se ha definido en función al objeto la medida del kilogramo, sin embargo, ha perdido 50 microgramos debido a la pérdida (o ganancia) natural de átomos que sufren los objetos con el transcurso del tiempo.

De esta forma se ha medido el peso del kilogramo en la balanzas de diferentes países a lo largo del mundo, por ello suelen diferir entre una y otra al pesar una masa, si bien, las diferencias suelen ser mínimas y no causar mayor problema en el día a día, cuando se trata de mediciones en cálculos científicos se requiere mayor precisión.

Ahora, el nuevo instrumento comprará la energía mecánica con la electromagnética utilizando dos experimentos separados. Así, el kilo no varía, no gana ni pierde, y será más exacto.

Cambios en otras unidades de medición

Por su parte, el amperio se medirá con una bomba de electrones que genera una corriente medible contando electrones individuales. El kelvin mediante termometría acústica, con el uso de frecuencias de ondas sonoras resonando dentro de una esfera de gas proporcional a la velocidad media de los átomos que hay en su interior. Y por último, la mol se medirá por medio un láser que determina la cantidad de átomos dentro de una esfera perfecta de silicio puro-28.

Han sido necesarios años de trabajo para ajustar la nueva definición para garantizar que la conmutación sea fluida. Aunque la nueva precisión adicional será muy importante para los científicos, para el consumidor promedio que compra azúcar o verduras no habrá cambios.

 

También te puede interesar: Científicos capturan el sonido de un amanecer en Marte

 

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno