Home || Ciencia y tecnología || Máquinas vs. Humanos y la hostilidad del futuro laboral

Máquinas vs. Humanos y la hostilidad del futuro laboral

robots
Imagen: DepositPhotos.

miércoles 13 de febrero de 2019

Números alarmantes lanza la OIT en temas de desempleo y la brecha laboral de género, lo que pinta un panorama hostil en el futuro laboral a nivel global, alimentado por la longevidad humana y el avance tecnológico.

 

La lucha por la igualdad de género y el combate al desempleo se está estancando a nivel mundial, lo que oscurece el futuro en las condiciones para los trabajadores y el inminente desplazamiento de fuerza laboral por el crecimiento de la Inteligencia Artificial.

Los datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) son claros: La tasa de desempleo global se ubica en el 5.0 por ciento, mientras que la tasa de participación laboral femenina fue de solo el 48 por ciento en 2018, muy inferior al 75 por ciento de la tasa masculina, y el mercado informal gana nada menos que 2 mil millones de trabajadores.

Pero estos números no se formaron de la noche a la mañana. El deterior de las perspectivas económicas ya está surtiendo efecto en las economías emergentes, lo que alimenta la brecha laboral de género y afecta directamente las condiciones de los trabajadores, siendo la mayoría fuerza laboral agrícola en estos países.

La lucha de género levanta las alertas. En el más reciente reporte, el Director de Investigación de la OIT, Damian Grimshaw, señaló que las cifras de empleo informal incluía a más hombres en países de ingresos más altos y a más mujeres en países más pobres.

“En general, las mujeres tenían menos probabilidades de estar en el mercado laboral mundial, con una tasa de participación de la fuerza laboral del 48 por ciento en comparación con el 75 por ciento de los hombres,” destacó Grimshaw durante la presentación en Bruselas. “El cierre de la brecha de género se ha estancado y esto es definitivamente un motivo de preocupación”, añadió.

Además, a todo esto se suma la longevidad de la especie humana. Ahora los trabajadores viven más años como jubilados, mientras que los jóvenes permanecen más tiempo en el sistema de educación.

La 4ª revolución industrial en el mercado laboral

Pero eso no es todo ¿Qué decir de la automatización? Se incluyen los retos de la 4ª revolución industrial en el mercado laboral. El desarrollo de las tecnologías impacta al mercado laboral de manera directa e inminente y sólo los que estén preparados lograrán sobrevivir.

Tecnologías innovadoras como la Inteligencia Artificial, el Internet de las Cosas y la Blockchain integran la nueva revolución industrial, una evolución que según Óscar Valverde, especialista principal de la OIT para Actividades con los Trabajadores afectará seriamente las relaciones obrero-patronales en muchos aspectos.

La advertencia al respecto la emite el Foro Económico Mundial que ha señalado que poco a poco los robots están reemplazando a los humanos en sus tareas profesionales y estima que en siete años las máquinas y los softwares automatizados serán capaces de realizar el 52 por ciento de las actividades profesionales de los seres humanos.

“Casi 50% de las empresas prevén para 2022 una disminución de sus efectivos a tiempo completo por la automatización, un 40% anticipa en cambio un aumento global de sus efectivos y más de un cuarto espera que la automatización cree nuevos empleos”, detalla el WEF.

Para Gustavo Parés, director de la empresa de inteligencia artificial Nearshore Delivery Solutions, el asunto no se trata de si las máquinas reemplazarán a los seres humanos, sino de quiénes serán las personas que guiarán los procesos productivos de estas máquinas inteligentes; por lo que carreras como: científicos de datos, ingenieros de datos, especialistas en procesamientos inteligentes de imágenes e ingenieros expertos en ciberseguridad, se colocan como las más solicitadas en el futuro cercano.

¿Y, qué hacer para apoyar a los trabajadores? La firma consultora McKinsey recomienda que para defender los empleos de la automatización se “deben evolucionar e innovar en políticas que ayuden a los trabajadores y a las instituciones a adaptarse al impacto (de la automatización) sobre los empleos. Esto incluye repensar la educación y el entrenamiento, apoyo a los ingresos y redes de seguridad, así como un respaldo para aquellos que sean desplazados.”

Sin duda alguna la cuarta revolución industrial está cambiando considerablemente la forma de impartir conocimientos y de aprender y sólo los que sean formados bajo una nueva serie de recursos pedagógicos tendrán posibilidad de enfrentar los retos que presentará el mercado laboral.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Adriana Murillo

Adriana Murillo
Economista por la UNAM, coordinadora editorial de noticias en medios digitales, amante del café y con un profundo amor por México.