Home || Ciencia y tecnología || CyberLove en «El amor en tiempos de cólera»

CyberLove en «El amor en tiempos de cólera»

Eros electrónico y amor digital
Fuente: Pinterest.

viernes 15 de febrero de 2019

El amor vivido a bordo del “Nueva Fidelidad” podría asemejarse al que experimentan los enamorados de hoy mientras navegan por el ciberespacio.

 

“No va a faltarle aquí algún loco de amor que le dé la oportunidad un día de estos”

Gabriel García Márquez

 

Recibir un mensaje de texto por la mañana, desearle buen día a alguien, preguntar si ya comieron o ir a la cama después de una videollamada; se ha convertido en el pan nuestro de cada día de los enamorados contemporáneos.

De acuerdo a la encuesta anual sobre prácticas amorosas presentada por The Competitive Intelligence Unit (The CIU), uno de cada tres usuarios de teléfono celular en México han descargado alguna aplicación para encontrar pareja  y 80.2 millones de mexicanos, en su mayoría hombres, están conectados permanentemente a Internet en busca del amor.

¿A qué adjudicamos estas cifras? Podríamos señalar a los avances tecnológicos como los principales culpables; pero, ¿dónde queda lo complejo que resulta ser la convivencia humana?

La ciencia señala que al cerebro le toma de 90 segundos a 4 minutos decidir si puede llegar a amar a alguien que acaba de conocer y qué tan dispuesto se está en invertir tiempo para iniciar el proceso de enamoramiento el cual se marca en tres etapas básicas: la lujuria,  que incluye generación de sustancias químicas que ayudan a la compatibilidad; la atracción, en donde la dopamina se encarga de hacer sentir bien al cerebro al aumentar los niveles de adrenalina y cortisol en la sangre; hasta la última fase de unión.

Si bien la búsqueda incesante del ser humano es el amor, parece que mantener la llama encendida se ha convertido en casi un reto kamikaze y es que la convivencia y permanencia en una relación a largo plazo pasa a ser más que un sentimiento, una decisión.

Tal vez eso lleva a pensar que una de las razones por las que las relaciones virtuales han ganado terreno en la sociedad es el hecho de que detrás de un teléfono o una computadora, las relaciones son más fluidas, poco invasivas y al mismo tiempo satisfacen las necesidades de atención, compañía, empatía y deseo sexual, sin el riesgo de que las escenas de celos o el phubbing (acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención al smartphone u otros aparatos electrónicos que a las personas), dañe la relación.

El amor en tiempos del cólera de la era digital

El éxito del amor digital podría radicar en que cada individuo vive la vida a su ritmo y tiempo, sin la necesidad de compartir en pareja más allá del tiempo necesario y basta con un mensaje melado o una videollamada candente para lograr una reconciliación, ya que la necesidad de atención pesa más que una absurda discusión.

En la novela “El Amor en tiempos de cólera” de García Márquez, el amor se alimenta más por la fantasía que por la realidad. Fermina Daza y Florentino Ariza vivieron años creando atmósferas presintiéndose donde no estaban, deseándose donde no podía estar, despertando de pronto con la sensación física de que él la contemplaba en la oscuridad mientras ella dormía. Ni el uno ni el otro tenían vida para nada distinto de pensar en el otro, para soñar con el otro, para esperar cartas con tanta ansiedad como las contestaban.

Lo que pasó entre Fermina Daza y Florentino Ariza no fue un noviazgo en el sentido que comúnmente se le otorga a la palabra, ya que la relación no se basaba en el trato físico.

Con los amantes cibernéticos pasa algo similar que con Fermina y Florentino. Tener una relación por Internet da pie a idealizar a la pareja y desconocer actitudes esenciales para la convivencia. Pueden vivir unidos por lazos virtuales en donde sólo se muestra lo mejor o lo que se quiere mostrar (incluyendo el físico), alargando el periodo de enamoramiento por más tiempo que el señalado por la ciencia.

Los retos para las relaciones “tradicionales,” que a gusto personal son las más sanas y entrañables, podrían ser más difíciles de llevar que los de una relación virtual. En su novela, el colombiano nos narra como Fermina cae en el abismo del desencanto, y se da cuenta de que su amor platónico se transforma repentinamente en una ilusión, una quimera, un espejismo que se desvanece.

“Se quiere de la cintura para abajo y se ama de la cintura para arriba”

De acuerdo con el Instituto Jalisciense de Salud Mental, las actividades predilectas de las personas son los juegos virtuales, intercambio de imágenes y los chat. Tinder se ha convertido en la red social más popular y solicitada por los mexicanos para “hacer match” con alguien, por arriba de Twine, People Hunt o Grindr.

Los datos The CIU refieren que el 28.7 por ciento de los usuarios buscan a alguien atractivo y 14.8 por ciento se fija en el buen físico; sin embargo, 23.8 por ciento confesó editar sus fotos para parecer más atractivos. Pero, el riesgo que esto implica va más allá del engaño que se puede sufrir. En 2017 la aplicación fue víctima de un hackeo masivo que logró robar 40 mil fotografías de sus usuarios.

Entonces, ¿vale la pena los riesgos? Tal vez sí, para alguien que no está dispuesto a acoplarse a una relación como la de Fermina Daza y Juvenal Urbino, que al cabo de los años fue cegada por los compromisos del progreso y el monstruo de la infidelidad.

En “El amor en los tiempos del cólera,” es el amor un sobreviviente a los años, a las dificultades, se sobrepone a las circunstancias o acaba con ellas dejando de latir.

Fermina Daza, le preguntó a Florentino, hasta cuando duraría su ir y volver a venir, Florentino Ariza, desde hacía medio siglo le tenía la respuesta; “toda la vida.

¿Cuánto es toda la vida? En este contexto, hasta que se bloquea el perfil en redes sociales, hasta que se deja de seguir y el corazón deja de latir por una pareja a la que se conoce a través de letras, fotos y videos; pero poco se conoce por caricias, tomadas de mano, cruce de miradas y piel erizada.

“El hecho de que alguien no te ame como tú quieras, no significa que no te ame con todo su ser.”

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Adriana Murillo

Adriana Murillo
Economista por la UNAM, coordinadora editorial de noticias en medios digitales, amante del café y con un profundo amor por México.