Home || Ciencia y tecnología || El desorden digital abre la puerta a la vulnerabilidad de la ciberseguridad

El desorden digital abre la puerta a la vulnerabilidad de la ciberseguridad

Hay más opciones para que pymes adopten medidas de seguridad cibernética a bajos costos, lo que reduce los riesgos, las pérdidas y los efectos negativos que producen los ataques en las finanzas empresariales.
La información es el activo más valioso para pymes y deben protegerla de la ciberdelincuencia / Linkedin

lunes 6 de mayo de 2019

Si bien las empresas han venido asumiendo la lucha por la protección de sus datos, los empleados se convierten en un punto clave en el proceso. El desorden digital es un factor que abre la puerta a la vulnerabilidad en las empresas

Ciudad de México.- Los hábitos determinan la calidad de vida del individuo, son parte de la rutina y ejecutados de manera automática, casi inconsciente. Dado que son parte de la vida cotidiana, cambiarlos requiere de una gran fuerza de voluntad y un proceso de concienciación del mal que han causado o los daños futuros que su práctica continua generarán.

Para lograr un cambio generalizado, la modificación de hábitos comienza en casa. Y es que mientras la mayoría de usuarios considere que los gobiernos, las organizaciones o incluso los parrones, son las responsables de proveer la seguridad, poco se estará dispuesto a hacer para complicar las labores de los hackers.

La falta de disciplina digital a nivel personal es un factor que abre la puerta a la vulnerabilidad en las empresas. Los usuarios deben de ser consciente de que pequeños cambios en sus hábitos digitales pueden contrarrestar desastres cibernéticos irreversibles, no sólo en su propia identidad, sino en la de una compañía e incluso una industria entera.

Si bien las empresas han venido asumiendo la lucha por la protección de sus datos, los empleados se convierten en un punto clave en el proceso. Si no reconocen su responsabilidad en el orden y disciplina digital, incurrirán fácilmente en la proliferación de documentos y archivos digitales sin pensar en la gestión de las consecuencias de seguridad.

En el informe global “Sorting out digital clutter in business” (Eliminando el desorden digital en los negocios) de Kaspersky Lab (mayo 2019), se encuentra una serie de correlaciones entre la creación del desorden digital en el trabajo y los hábitos de las personas.

El desorden digital incluye los archivos, documentos y datos creados en el trabajo sin la visibilidad o el control total de la empresa sobre cómo se almacenan y quién tiene acceso a ellos. Si se considera que, como parte de sus tareas diarias, el 72 por ciento de los empleados almacenan documentos que contienen datos de identificación personal o confidencial, que de llegar a filtrarse podrían dañar a una empresa, a sus empleados y, potencialmente, a sus clientes; esta falta de disciplina se convierte en un riesgo potencial para la ciberseguridad.

Kaspersky Lab señala que abordar el desorden digital es un desafío para las empresas y uno de los pasos más importantes es comprender quién es responsable de ello. Casi tres cuartas partes (71 por ciento) de los empleados creen que los líderes empresariales, el equipo de TI o el de seguridad deben ser responsables de garantizar que los correos electrónicos, archivos y documentos tengan los derechos de acceso adecuados, en lugar de hacerlo ellos mismos.

El problema es que si bien los equipos de TI y de seguridad pueden controlar el acceso dado a los empleados para entrar a los archivos y carpetas, también hay espacio para el error humano. Ya sea accidental o intencionalmente, por ejemplo, los empleados podrían darles a sus colegas o personas ajenas a la empresa credenciales para el acceso o evadir a los administradores de TI con nuevas herramientas de colaboración. Y como hay empleados creando y colaborando en varios documentos simultáneamente, todos deben asumir responsabilidad por sus acciones que causan el desorden digital.

“La simple práctica de organizar los archivos digitales hará que las organizaciones sean más resistentes a ciberamenazas. Se debe educar a los empleados sobre cómo administrar mejor sus recursos digitales, e implementar una protección simple pero eficaz, que no agregue complejidad, sino que la reduzca». Maxim Frolov, vicepresidente de ventas globales en Kaspersky Lab.

Para evitar ser víctima del desorden digital, Kaspersky Lab insta a las empresas a que consideren:

  • Capacitar a los empleados: Es muy importante que la capacitación enseñe habilidades prácticas que se puedan aplicar al trabajo diario, como con  Kaspersky Automated Security Awareness Platform.
  • Recordar regularmente al personal lo importante que es seguir las reglas de ciberseguridad para no dejar que las habilidades cibernéticas se desvanezcan (por ejemplo, colgando carteles con consejos en toda la oficina).
  • Hacer copias de seguridad de datos esenciales para garantizar que la información corporativa esté segura y actualizar periódicamente los equipos y aplicaciones de TI para evitar vulnerabilidades que no han sido corregidas.
  • Buscar una solución dedicada para pequeñas y medianas empresas que tenga funciones de administración simple y protección comprobada, como Kaspersky Endpoint Security Cloud.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre José Antonio Aguilar