Home || Ciencia y tecnología || TIC: herramienta facilitadora de la equidad de género

TIC: herramienta facilitadora de la equidad de género

TIC y equidad de género.
Imagen: femminant.com.

miércoles 5 de junio de 2019

Por: Laura Castillo y Marissa Manzanilla.

Hoy ya no se discute, se sabe plenamente, que el acceso y uso pleno de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) impulsa el crecimiento económico de un país a través de la creación de empleo y aumento de la productividad, de acuerdo con el Ministerio Federal Alemán para la Cooperación Económica y el Desarrollo.[1]

Así, al contribuir a la dotación material de las sociedades, así como al bienestar de su población, las TIC resultan clave en el desarrollo sostenido y juegan un rol decisivo en el camino a alcanzar las metas de desarrollo.

El acceso y aprovechamiento de las TIC y la inclusión de una proporción cada vez mayor de la población en el sector de las telecomunicaciones son los principales objetivos de las políticas públicas sectoriales que a su vez, buscan contribuir al crecimiento nacional y desarrollo poblacional.

Repasemos qué resulta posible esperar en materia de género y equidad.

TICs Incluyentes:

El sector de las TIC es concebido en el imaginario colectivo como uno que, en sus inicios, estaba conformado en su operación por una mayoría profesional de hombres. No obstante, con el paso de los años y la convergencia de profesiones más allá de las ingenieriles, se han incorporado abundantemente otras como Derecho, Economía, Comunicación, Mercadotecnia, por mencionar unas pocas. Ello ha inducido la experiencia de un lento pero creciente rebalanceo en términos de equidad.

En ambas esferas, la educativa y la laboral, se identifican efectivamente una mayor incorporación de mujeres.

Pero se puede ver no sólo como un fenómeno cuantitativo, sino también cualitativo. Efectivamente, la inclusión de la mujer en las TIC representa un incremento no sólo en el porcentaje poblacional en contacto con las TIC como herramienta para su desarrollo, sino también un aumento en el capital humano altamente especializado, que resulta en adiciones de productividad y dinamismo para el desarrollo sectorial.

De acuerdo con el Ministerio Federal Alemán para la Cooperación Económica y el Desarrollo,[2] una de las claves para la inclusión total de la mujer en las TIC, consiste en la implementación de estrategias a lo largo de las fases del crecimiento humano que eliminen y disminuyan las barreras potenciales para el acceso femenino a las TIC.

Una estrategia potencial identificada radica en encauzar los sistemas educativos hacia el fomento del alfabetismo digital crecientemente equitativo, que induzcan a la elección de carreras relacionadas con las TIC sin sesgo de género.

Mujeres en la Industria:

En México, iniciativas como @prendeMX, promueven el alfabetismo digital y fungen como primer acercamiento de niños y niñas con las TIC. Este tipo de programas han favorecido en empoderar equilibradamente a hombres y a mujeres para fortalecer su capacidad de decisión para desarrollar estudios en campos vinculados con las TIC.

Otro esfuerzo es Conectadas MX, una red que agrupa a tan sólo algunas de las mujeres vinculadas profesionalmente con los sectores de telecomunicaciones, radiodifusión y TIC, lanzada en abril 2018.[3] Busca impulsar cinco líneas estratégicas: promover la formación de mujeres líderes que garanticen el acceso y participación de las mujeres en la toma de decisiones de las industrias de radiodifusión, telecomunicaciones y TIC; concientizar y sensibilizar a las personas en mando acerca de temas de género, y generar un diagnóstico sobre la situación actual de las mujeres en estos sectores.

De acuerdo con el Anuario Estadístico de Educación Superior del Ciclo Escolar 2017-2018 de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), la matrícula total en especialidades, maestrías y doctorados relacionados con TIC equivale a 5,564 alumnos, de los cuales 29% son mujeres.

 

 La brecha se redujo desde el ciclo 2015-2016. En ese entonces, las mujeres participaban con 27% del total de alumnos matriculados en posgrados TIC.[4]

La especialización de un mayor porcentaje de mujeres en el campo de las TIC ha contribuido consecuentemente, a cerrar la brecha en el mercado laboral sectorial.

Durante el tercer trimestre de 2017, la brecha de género en este sector ascendía a 54 puntos porcentuales (pp.), esta se redujo tan sólo a 28 pp. al tercer trimestre de 2018, lo que indica que la brecha se acortó significativamente en tan sólo un año.

Evolución Intertemporal:

La inclusión de las mujeres en este sector también es favorecida por iniciativas que, de acuerdo con el Ministerio Federal Alemán para la Cooperación Económica y el Desarrollo, forman parte complementaria de la estrategia para lograr la inclusión femenina en las TIC.

Al tercer trimestre de 2018, 69,243 mujeres se encontraban empleadas en el sector de telecomunicaciones, un 36.2% del total de empleados en el sector, distribución que marca un nuevo hito en el inicio de una convergencia hacia la equidad de género.

Acerca del Acceso a Servicios y Dispositivos:

En la dimensión de consumo, las tendencias de acceso a servicios y dispositivos exhiben un escenario equitativo, tal que desde hace más de una década se ha equilibrado entre hombres y mujeres.

Respecto a la tenencia y uso de dispositivos, al finalizar el año 2018, 87.6% de las mujeres usuarias de telefonía móvil reportaron tener un smartphone, nivel que supera al registro correspondiente a los hombres (86.8%).

En cuanto a la posesión de tabletas, 36.1% de las mujeres cuenta con uno de estos equipos, cifra ligeramente menor a la registrada en hombres (36.7%).

La tenencia homogénea o acceso igualitario a estos dispositivos de conectividad habilita la nivelación de oportunidades de acceso a herramientas de información, comunicación, educación, salud y entretenimiento, entre muchos otros, para mujeres y hombres.

En la cadena de la conectividad que se compone de eslabones como la tenencia de dispositivos, el acceso a los servicios, las habilidades digitales, las capacidades transaccionales, entre muchos otros que componen esta compleja estructura.

Ahí, por ejemplo, la inclusión tecnológica ha propiciado el aumento en la tenencia de smartphones entre todos los sectores de la población, incluido el caso de las madres mexicanas. De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2015, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México, 35.2 millones o una proporción de 53.4% del total de mujeres han sido madres, siendo el grupo de edad que más predomina el que se ubica entre los 20 y 34 años. [5]

Al cierre de 2018, se contabilizaron 121.8 millones de líneas de telefonía móvil, de las cuales 33.1 millones o 27.2% del total son utilizadas por mamás mexicanas. Esto implica que, en el universo de mamás en México, 94.1% de ellas cuentan con una línea celular, coeficiente similar al alcanzado por la totalidad de los mexicanos (96.7%).

Así, es ya un hecho que el uso de la tecnología es transversal en todos los sectores de actividad económica y también en todos los segmentos de nuestra sociedad.

Entre los perfiles de las mamás mexicanas, es posible distinguir entre aquellas que se ocupan del cuidado del hogar y aquellas, que, además, cuentan con un empleo remunerado. Sin embargo, ambos perfiles requieren de la conectividad para comunicarse, acceder a información, entretenerse, entre otros potenciales usos.

Ahí son identificables notorias diferencias entre perfiles en la forma de contar con conectividad continua y ubicua. Entre las 33.1 millones de líneas de mamás, 14% corresponden a la modalidad de postpago y en su mayoría corren en manos de madres que además de labores del hogar cuentan con un empleo remunerado. La naturaleza de su empleo les exige contar con una canasta de servicios más amplia para estar en contacto con sus hijos y coadyuvar en sus labores profesionales. 

Por otro lado, la naturaleza de las labores que realiza mamá-ama de casa genera que prefieran en su mayoría contar con líneas en la modalidad de prepago, tal que pasan la mayor parte del día en casa, conectadas a la red de banda ancha de su hogar.

El creciente aprovechamiento e incorporación del uso de la tecnología como herramientas complementarias en las actividades de las mamás, ha incentivado la incursión al mercado de usuarias que solían ser ajenas a esta tendencia. Ello ha derivado en una mayor participación de las mamás en la cadena productiva social y cultural. Este involucramiento se ve impactado en mayor medida por la masificación en el uso de dispositivos móviles inteligentes. Al cierre de 2018, la penetración de estos equipos en las mamás mexicanas era de 80.4% sobre el total de las líneas móviles, es decir, 26.6 millones de mamás mexicanas utilizan un Smartphone.

En suma, las TIC han jugado un papel significativo en la equidad de género al permitir un mayor acceso e inclusión de la mujer en las TIC, tanto en su dimensión formativa y laboral como en aquella de acceso y uso, para finalmente impactar en la social.

En el mediano plazo, es previsible que los efectos que tienen las TIC como herramienta facilitadora de la equidad de género, se vean reflejados no sólo en el sector sino en la economía mexicana en su conjunto, al cerrar la brecha existente y registrar una proporción de mujeres cercana a la poblacional.

Laura Castillo laura.castillo@theciu.com | @laaw_cr

Marissa Manzanilla marissa.manzanilla@theciu.com | @marissaurio

Notas:
[1] Ministerio Federal Alemán para la Cooperación Económica y el Desarrollo, Women’s Pathway to the Digital Sector: Stories of Opportunities and Challenges, 2017, pp. 13-15.
[2]  Ibid.
[3] Rodríguez Armenta, C.E., Estavillo Flores, M.E. y Labardini Inzunza, A.S. (Coord.), Conectadas: Mujeres conectando mujeres, (México, 2018, Universidad de Guadalajara).
[4] Del Anuario Estadístico del Ciclo Escolar 2015-2016 de ANUIES que corresponde a personas matriculadas en posgrados (especialidades, maestrías y doctorados) sólo se consideraron los programas que contenían las siguientes palabras: computación, cómputo, comercio electrónico, compugrafía, informática, software, internet, teleinformática, redes, microcomputación, programación, multimedia, robótica, microprocesadores, digitales, digital, sistemas de información, sistemas de planeación, telecomunicaciones, tecnologías de la información, computacionales, computacional.
[5]INEGI, Censo de Población y Vivienda 2015. (Disponible en (https://bit.ly/2Wg9PeT).

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre The Competitive Intelligence Unit

The Competitive Intelligence Unit
The Competitive Intelligence Unit (CIU) es una firma de consultoría estratégica, dimensionamiento e investigación de mercados con alcance global y especialización en América Latina. Cuenta con amplia experiencia en mercados de comunicaciones (telecomunicaciones y radiodifusión), infraestructura y tecnología.