Home || Colaboradores || Avelina Lésper || El desastre del aeropuerto

El desastre del aeropuerto


domingo 20 de diciembre de 2015

El aeropuerto está así porque se niegan a hacer inversiones extra en las contingencias, deciden dar un mal servicio porque carecen de ética en este negocio.

La ineficiencia del Aeropuerto de la Ciudad de México es directamente proporcional a la ineficiencia de los funcionarios del gobierno que lo explotan. Su irresponsabilidad fue la causante de que llegara tarde a impartir mi conferencia en la Cátedra de Crítica de Arte Hugo Gutiérrez Vega, en la FIL de Guadalajara, ese día llegaron tarde a sus eventos más de veinte escritores.

El aeropuerto es un reflejo de nuestra realidad: el caos, la negligencia, incapacidad para reaccionar a las contingencias. En quince días, supuestamente por la niebla, he sufrido dos atrasos de cuatro horas en cada trayecto. Basta que suceda lo más mínimo y el aeropuerto parece zona de guerra. Les hago la lista horrores de la Terminal 1, que gestiona los vuelos de Infrajet y su infra servicio. Con la gente hacinada no incrementan el servicio de limpieza, los baños desbordados de suciedad, montañas de papel en el suelo, los botes rebozando basura en todas las salas, gente acostada en pasillos. Las aerolíneas no tienen un sistema, como el del aeropuerto de Heathrow en Londres, que le avisa al usuario que los vuelos están demorados y que no vaya al aeropuerto, le gente se acumulaba de tal forma que la subían a los aviones para hacer espacio en las salas. Las empleadas de Volaris y las de Infrajet peleándose con los micrófonos, gritando que esa sala era de una u otra aerolínea, como tianguis. Los usuarios histéricos protestando en un coro de impotencia y coraje porque parece que los empleados se tragan un Tafil y anestesiados ven cómo todo se cae a pedazos.

El aeropuerto de México es el corazón de los traslados, entonces en Guadalajara llegan en cadena las consecuencias y ¿hay capacidad para resolverlas? Por supuesto que no, el país es homogéneo, cuando algo está mal es a nivel nacional. El vuelo de regreso salía a las 8 pm, pero salió a las 12 am, y el servicio de limpieza se fue porque es sindicato o es negocio de una empresa externa, y la gente seguía llegando, la basura se amontonaba y al rato no hay papel en los baños, no hay sitio en los botes de basura, y los restaurantes cierran, sólo se quedan los empleados de tierra de las líneas aéreas que ni se inmutan con el caos.

Me han comentado que esto es una crisis artificial, que si nos ponen a padecer con cada viaje vamos a sentir alivio con la nueva terminal y el negocio del gasto estratosférico que se van a apuntar. Se equivocan, un mega aeropuerto no significa que la mentalidad inútil vaya a evolucionar, al contrario, aquí la constante es que entre más grande hacen algo es más grande el desastre. El aeropuerto está así porque se niegan a hacer inversiones extra en las contingencias, deciden dar un mal servicio porque carecen de ética en este negocio. El uso del aeropuerto lo cobran en cada boleto que compramos, no hay justificación para que tengan radares deficientes, empleados groseros, logísticas ruinosas y que se nieguen a invertir en servicio y seguridad. Les repito, son un reflejo de la pandemia nacional de irresponsabilidad y la corrupción.

Imagen: Internet

Imagen: Internet

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Avelina Lésper

Avelina Lésper
Crítica de arte y entre sus líneas de investigación está la pintura europea y el mercado de arte.