Home || Colaboradores || ¿De qué se ríen? ¿Qué celebran?

¿De qué se ríen? ¿Qué celebran?


miércoles 19 de abril de 2017

Todavía no logro entender por qué en algunos círculos gubernamentales e incluso políticos, les ha dado por festejar las capturas de los exgobernadores de Tamaulipas y Veracruz. Si bien es cierto que estos deben pagar por los delitos cometidos, también lo es que faltan muchos más y que en la medida en que vayan saliendo algunos que hoy gobiernan, seguramente serán acusados de los mismos delitos que los que hoy son buscados o han sido capturados.

Me parece ingenuo que nuestro gobierno se jacte de detenciones que no llevó a cabo, como si no fuera claro que la información en el mundo fluye a pesar de los controles o los dichos de los medios nacionales. Nada que celebrar para el gobierno y la clase política, ya que con la evidencia de corrupción lo único que sucede es que gobernantes y políticos  desprestigian y deshonran a nuestra patria.

La corrupción es un mal endémico que se ha metido muy dentro de nuestra idiosincrasia. Desafortunadamente ésta no sólo se da en el ámbito gubernamental, sino que cada vez es más claro que también existe en el sector empresarial; de hecho, ¿quién puede hoy poner el ejemplo de probidad y honor? Evidentemente quedan gobernantes, políticos, empresarios, industriales, comerciantes y ciudadanos honestos, pero ¿pueden ser ellos ejemplo para los demás cuando en los medios nos distraen con los “malos”?

Es verdaderamente risible que los partidos que intentan capitalizar el mal comportamiento de gobernantes de oposición, no se den cuenta que ellos tampoco tienen credibilidad. Intentan denostar las políticas públicas de sus adversarios cuando en realidad es la clase política tradicional la que está siendo rechazada por la ciudadanía; la política ha perdido su credibilidad y con ellos su capacidad de gestión, sólo entre los políticos se aplauden, sólo son aplaudidos cuando acarrean gente o les ofrecen “apoyos”.

Se dice que “la polaca” consiste en escoger de entre el mal mayor y el mal menor, el mal menor. Nada más aberrante que ello. La política debiera ser el instrumento por el cual la participación ciudadana genere el mayor bienestar posible.

Hay mucho por recorrer. El campo debiera ser autosuficiente y no que los campesinos vivan en tal pobreza, que prefieran sembrar enervantes o bien migren a las ciudades en búsqueda de sustento. Un hecho es que la seguridad pública debiera validarse y garantizar la integridad de toda la ciudadanía.

La salud debiera entenderse como un concepto mucho más amplio. No se trata de curar enfermedades, sino de prevenirlas; el turismo debiera ser un eje trasversal que pase por todas las secretarías para dar a quienes nos visitan las garantías de seguridad, estabilidad, salud, comercio atractivo, protección del medio ambiente. Si falta mucho que hacer, el problema es: ¿quién está dispuesto a rifársela viviendo en la medianía juarista?

México está constantemente sometido por ellos a este tipo de escándalos, a infinidad de abusos en sus gobernantes, que se traduce en una mancha que ya permea las calles de nuestras ciudades. Tenemos un país extraordinario que continúa siendo saqueado por unos cuantos y permanece en la abulia de la mayoría, mayoría infectada de rabia por la ignominia.

Ojalá que nuestros políticos y gobernantes dejen de festejar todo aquello que nos resulta asqueroso a los ciudadanos y que entiendan de una vez por todas que las malas acciones de la clase política no son capitalizables por los políticos, más bien son la vergüenza de todos ellos.

@fschutte

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Fernando Schütte

Fernando Schütte
Empresario inmobiliario, maestro de posgrado, activista social, articulista y servidor público. Fue el principal promotor y organizador de la Marcha Blanca el 27 de Junio del 2004, que reunió a casi tres millones de personas en el Paseo de la Reforma, todos vestidos de blanco, en demanda de más seguridad así como exigir nuestro derecho a una sociedad sin corrupción ni violencia. Es un convencido de que la participación del ciudadano es fundamental en la buena marcha de las políticas sociales de cualquier gobierno.
x

Check Also

La Monumental Plaza México

Luis Ramón Carazo


Ocio y Negocio

¡Por México!

Los rumores son fuertes y parece que 12 de diciembre próximo en La México reaparecerá en los ruedos José Tomás, en el ruedo de la Monumental para contribuir con su arte junto con otros siete toreros mexicanos y españoles, de los últimos...

Newsletter