Home || Ciencia y tecnología || Ethan, el nieto que nació huérfano

Ethan, el nieto que nació huérfano

Harry y Margaret

Héctor Mendoza


La pluma ecléctica

Foto: Archivo EFE/Bienvenido Velasco.

lunes 14 de enero de 2019

Harry y Margaret son un par de adinerados adultos de la tercera edad, quienes solo tuvieron un hijo de nombre Ethan, radicados en Manchester, Inglaterra.

Ethan, su amado hijo, falleció en un accidente de motociclismo sin haberse casado aún y sin tener descendencia, tanto Harry como Margaret habían soñado durante años la llegada de su nieto. La muerte de Ethan resultaba para ellos insoportable, sintieron una gran pérdida por la muerte de su único hijo, pero en el fondo les dolía igual, el no haber tenido un nieto y les dolía aún más pensar que ya no lo podrían tener.

En un momento de profundo dolor y desesperación, Harry le propone a Margaret en el hospital en el que atendieron a Ethan lo siguiente: “¿y si pedimos a los médicos que extraigan esperma de Ethan y luego buscamos la forma de hacer nacer a nuestro anhelado nieto?”. “Él será, además, una extensión de nuestro hijo”, susurró Harry a Margaret, quien en principio parecía no aprobar la idea.

De hecho, en un principio Margaret pensó que Harry estaba loco, que había perdido la cordura ante la muerte de su querido hijo. No obstante, la idea le daba vueltas en su cabeza, finalmente ellos habían esperado décadas para poder tener un nieto y Ethan, por su parte, siempre dijo que para él también era muy importante darles un nieto a sus padres.

Margaret recordó que en múltiples ocasiones ella tocó el tema con su hijo, y éste en todo momento, mirándola con sus grandes ojos azules y besándola en la frente, siempre le dijo “sí mamá, tendrás tu nieto te lo aseguro”. “Dame tiempo, sólo debo encontrar a mi mujer ideal, a mi amada, a esa mujer con la que, aún sin conocerla en este momento, deseo compartir el resto de mi vida; tengo que encontrar a ‘mi Margaret’, para igual que tú y mi padre Harry, tener una vida gloriosa”.

Estos recuerdos resultaron ser un momento de quiebre, después de eso, Margaret decidió que Harry tenía razón, pensó que debían hacerlo, debían intentar tener a su anhelado nieto.

nieto huérfano

Foto: El Boletín.

Ethan había sido un aventurero, le gustaban los deportes extremos, era paracaidista, buzo, escalador, surfista, motociclista y espeleólogo, sus padres creían conocerlo al cien por ciento, por lo que una vez obtenida la muestra espermática, el siguiente paso sería seleccionar a la mujer que habría de aportar el óvulo para que su nieto pudiera nacer.

No podía ser cualquier mujer, debía ser una que cubriera diversos requisitos, debía ser una mujer que ellos consideraran que sería la mujer que Ethan habría elegido como pareja. En este contexto y teniendo a buen recaudo el material genético de su hijo, iniciaron una exhaustiva búsqueda en decenas de catálogos de mujeres dispuestas a donar sus óvulos hasta que, en su opinión, encontraron la que ellos consideraban “ideal”.

Ella (de quien nunca supieron su nombre, ya que la donación era anónima) era una mujer canadiense, morena, alta, de ojos verdes y muy atlética, como el tipo de mujer que le gustaba a Ethan. En la descripción del centro de donación de óvulos, decía que además era una mujer académica con estudios de posgrado, que gozaba de escuchar música clásica y era una apasionada del cubismo (otra de las aficiones de Ethan), por último, un elemento importante, amaba al igual que su hijo los deportes extremos.

Finalmente consiguieron varios óvulos de aquella mujer, la intención era tener un nieto varón y como en su país la selección del sexo está prohibida, debieron acudir a una clínica de la fertilidad en California, Estados Unidos, en la que sin mayores reparos fecundaron varios óvulos para poder seleccionar el sexo del futuro bebé.

Todo se desarrolló sin el menor sobresalto y actualmente el nieto de Margaret y Harry, es un precioso bebé de tres años, moreno y de ojos color pardo, que vive en Manchester con sus abuelos, y aunque Harry y Margaret han sido duramente criticados, ellos consideran que lo que hicieron es correcto y que, gracias a los avances tecnológicos, ellos pudieron lograr el sueño de Ethan, dar un nieto a sus padres.

Corolario: Ésta que parece una historia de ficción, no necesariamente lo es.

Referencias:

https://www.abc.es/sociedad/abci-pareja-britanica-extrae-esperma-hijo-fallecido-para-tener-nieto-mediante-gestacion-subrogada-201809101619_noticia.html

https://www.clarin.com/sociedad/robaron-semen-hijo-muerto-crear-nieto-diseno_0_SybtKXSuX.html

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Héctor Mendoza

Héctor Mendoza
Doctor en Derecho, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, profesor investigador en temas bioéticos y biojurídicos, abogado postulante desde hace más de tres décadas, miembro del Colegio de Bioética, A.C., y de la Asociación Nacional de Profesores de Derecho Internacional Privado. Autor de libros, capítulos de libro y artículos arbitrados publicados en revistas de circulación nacional e internacional. Paracaidista y buzo certificado, motociclista, rapelista y amante de los deportes extremos. Conferencista en instituciones nacionales y extranjeras tales como: la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign en Estados Unidos, la Universidad de Montreal en Canadá, la Universidad Laval en Quebec, Canadá, la Universidad de Burdeos 1 en Francia, la Universidad de Palermo en Argentina, la Universidad Autónoma de Madrid, la UNAM, el ITESM, el Colegio de Bioética, A.C., la Barra Mexicana de Abogados, A.C., el Centro Internacional de Ciencias, A.C., el Colegio Mexicano de Ingenieros Bioquímicos, A.C., el Tribunal Superior de Justicia, la Comisión de Derechos Humanos, el Centro de Ciencias Genómicas, y la propia Universidad Autónoma de Nuevo León, entre otras.