Home || Colaboradores || Meritocracia (la Academia según Francia)

Meritocracia (la Academia según Francia)


viernes 7 de marzo de 2014

Los prépas así son reconocidos por las Universidades, como poseedores de una mejor formación que la que ellas mismas son capaces de ofrecer.

 

Padre al fin, obtuve de mi hija de 19 años cita para una caminata reflexiva en tarde de sábado por las calles del  barrio que habitamos en Paris. La intención, abordar el tema de sus alternativas de formación. Mi experiencia profesional y mis  supuestas afinidades con su trayectoria daban el principio necesario para tratar el asunto desde el planeta papá. Erré en mi propósito.

Después de 10 años de formación en Francia en algunas de las mejores escuelas de su capital  y otros casi 10 en México formándose en la academia de Madame Durand y luego en el liceo Franco Mexicano, su trayectoria dista mucho de ser la mía. Tradicional, confesional, integrada, “fresita” en las más tradicionales escuelas del stablishment defeño.

Mi compañera de paseo terminó su preparatoria, es decir, pasó su Bac con mención très bien, en junio de 2012. Allí había comenzado su clasificación. Los CV’s de los franceses no omiten por lo general su “mención” en caso de haberla obtenido.   Buscó inscribirse entonces en un Prépa. Si. Un prépa… Se termina el liceo, se pasa el Bac y los mejores estudiantes por lo general deciden hacer un Prépa antes de iniciar sus estudios superiores terminales.  Los prépa, son colegios preparatorios con una muy estricta formación ofrecida a las personas para entrar a las Grandes Écoles, si, si.. por una parte están las Fac’s  o facultades Universitarias y por otro las Grandes Escuelas. De esta suerte a los alumnos que se forman en los prépas,  les son reconocidos los estudios en la Fac. Los prépas así son reconocidos por las Universidades, como poseedores de una mejor formación que la que ellas mismas son capaces de ofrecer.

Dentro de los prépas, las formaciones tienen distinta nomenclatura, la de mi queridísimo sujeto de referencia es Hypokhagne para el primer año y Khagne para el segundo (pronúnciese hipokañe  y Kañe… así,  con é suavecita al final. Esta clasificación corresponde a una broma de las antiguas formaciones literarias en donde se acostumbra (ba?)  jugar con el  griego, y las Cañes son las coyunturas. Las personas terminan estos estudios arrastrándose de rodillas y luego con los codos para poder alcanzarlos…

 

Mi propósito de ayudarla a la reflexión para sus opciones fue rápidamente puesto en un su lugar, uno muy bajo por cierto, ignorante de las numerosas alternativas  por las que una persona de su formación puede orientarse.

 

Nuestra estudiante de referencia ha perdido tres dioptrías y usa lentes cada vez más graduados, tiene una amplia mesa de trabajo y muy, muy buena iluminación, sin embargo… Días enteros en el Prépa y si no en la biblioteca, lecturas hasta las primeras horas de la madrugada cada día, comidas generalmente rápidas y exámenes constantes conforman su cotidiano apenas espaciado por alguna salida  usualmente corta, con amigos una y a veces dos veces por semana dependiendo de la presión de estudios y trabajos.

Mi propósito de ayudarla a la reflexión para sus opciones fue rápidamente puesto en un su lugar, uno muy bajo por cierto, ignorante de las numerosas alternativas  por las que una persona de su formación puede orientarse. Un estudiante que hace prépa y no renuncia al  cabo del primer año, que mantiene buen promedio y que está en 5% superior de su generación, no puede dejar de pensar, aún utópicamente que va a intentar la vía real de la educación francesa La Ecole Normale Supérieur o Normal Sup, como se le conoce familiarmente.

Un Normalista es en Francia -por definición- un Ser Superior, un miembro inmediato de la élite social, élite meritocrática por cierto, siempre respetada. Estar en Normal Sup es haber alcanzado el máximo nivel posible en la formación tradicional en Francia.  Normal Sup, sigue navegando sola y lejos de sus seguidores en el océano de la vida profesional. Un Normalista (normalien) es inmediatamente acompañado por el estado francés que subvenciona sus estudios.

Los alumnos de prépa, saben sin embargo que una vez dentro, el nivel de presión no es ya el mismo que tuvieron en su formación inmediata anterior en que adquirieron, entre otras cosas un método de estudio. En el mundo profesional se distingue a aquellos que hicieron un prépa precisamente por esos métodos, hábitos de estudio y trabajo que desarrollaron en ese par de años de formación.

Normal Sup, es el cuello de botella, un 3 o 4% puede acceder y quienes tienen esa fortuna deben sentir uno de los momentos más grandes de felicidad en sus vidas. Claude Lanzman, ese gran autor de Shoa, cineasta, escritor, intelectual confiesa en su texto le Lièvre de Patagonie, que no pasó su examen de Normal Sup, entre otras razones porque en la etapa previa a los concursos, se dedicó a gozar de su cuerpo y del cuerpo de su compañera que por cierto si paso el examen, Simone de Beauvoir….  Pero qué pasa si no se pasa el examen de admisión para la ENS.

Descartando la hipótesis, desafortunadamente validada en algunos casos del suicidio y de la deserción (raras sin embargo) quedan tres grandes bloques de alternativas. La primera es Ciuber  (cubar) es decir, elevar al cubo la formación y hacer un tercer año de prépa. Es una alternativa porque hacerlo garantiza una nueva oportunidad para la ENS o el  camino directo a la doble licenciatura,  que se obtiene después de algunos trámites al cabo de una corta formación posterior,  Ojo, cubar no es repetir el año, implica hacer un año más de formación intensa y con un programa diferente. Recuerdo una conversación para los padres de estudiantes en el  Colegio preparatorio donde mi querida chamaquita hizo su Hypo.  El profesor de historia nos decía que él trabaja sin programa, que aborda con los jóvenes, bloques de conocimiento, que en su curso se trabajaría Roma, así, no más… Roma y que el programa se estructuraría en función de algunas conferencias que el mismo preparara (Maître des Confèrences al fin) y de las presentaciones que sobre el tema harían los participantes.  Una delicia y un reto enorme.

 

El concurso clasificatorio para la ENS es tan importante, que quienes no tienen éxito se dividen en tres grandes grupos. Los admisibles, los sub-admisibles y los no admisibles.

 

El concurso clasificatorio para la ENS es tan importante, que quienes no tienen éxito se dividen en tres grandes grupos. Los admisibles, los sub-admisibles y los no admisibles. Cada una de estas clasificaciones tiene sus implicaciones, los admisibles reciben la noticia también con mucha alegría, mucha y sincera. Ser admisible en Normal Sup es conservar esta mención para el resto de sus vidas si, fui, admisible en la ENS podrá verse menos con frecuencia que con énfasis en los CV’s..   Esta condición implica que el estudiante obtuvo una buena notación, que sin embargo hubo mejores y que el número de plazas se cerró. La condición invita a pensar en el milagro de la posibilidad que uno de los admitidos decline (caso rarísimo) y entonces la admisibilidad se pone en juego en función de la calificación que se obtuvo.

Más realistamente, un admisible en la ENS es inmediatamente considerado para alguna de las Grandes Escuelas del siguiente nivel. En el caso que referimos, Bac L (literario), opción Historia del Arte y Letras Modernas, se encuentran las Escuelas de Arte e Historia como la Escuela de Louvre, las escuelas especiales de estudios de letras modernas, como Inglés, francés, Italiano, ruso, mandarín o español, de comunicación, de Gestión Cultural y las  prestigiadas Grandes Escuelas de Comercio,  lógica pero paradójicamente la primera opción para un admisible en ENS por la dificultad que implica el ingreso a las mismas es HEC (Altos Estudios Comerciales) o ESSEC (Escuela Superior de Comercio) por ejemplo. Los programas de ambas escuelas están singularmente vinculados a industrias, de modo que una persona que termina en estas escuelas tiene un alto porcentaje de posibilidades de obtener un trabajo bastante bien remunerado.

Esto me explicó Camila durante nuestra caminada sabatina y quedé muy claro que mi ignorancia pese a vivir más de tres lustros en Francia es extraordinaria entre otras materias en lo referente al sistema francés de formación. It’s complicated. Pero es al mismo tiempo muy eficaz.  Ahora que México se encuentra en proceso de revisión de su sistema educativo, vale la pena echarle un ojo a Corea, a Canadá, a Finlandia y desde luego a Francia. Gabino Barreda lo hizo así antes de promover la Escuela Nacional Preparatoria y después de haber estudiado con Augusto Comte en Francia, autor por cierto de esos poco leídos y tan provocadores Opúsculos de filosofía Social en que promovía la lista de trabajos científicos necesarios al desarrollo de la sociedad. Alimento pá la Reforma Educativa.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*