Home || Colaboradores || Lyon y sus confluencias

Lyon y sus confluencias

Colaboraciones y reflexiones de Gastón T. Melo-Medina en El Semanario

lunes 2 de marzo de 2015

Lyon representa para mi, la evocación de la Francia mas cercana a México, origen de las mas importantes migraciones galas al país, justo después de la independencia y en acuerdo con los piratas y bucaneros del tiempo, los comerciantes lioneses llegaron por Veracruz al país que habría de acoger los tejidos y los bienes que ofertaban

Ciudad de México.- El corazón de la ciudad de Lyon se baña entre dos ríos el Ródano y su principal afluente, el Saona, ambos, al cabo del islote central se vuelven a unir. Es en esa confluencia que se encuentra -recientemente inaugurado-, el nunca mejor llamado “museo de las confluencias”.

Quienes conocen Bilbao y hayan visto -aunque no necesariamente visitado- su Guggenheim, pueden establecer la referencia y comprar arquitecturas. La museografía de esta propuesta del Confluences, es mucho más agradable con sus múltiples salas independientes, que hacen del enorme espacio algo más acogedor.

La narrativa derivada de una intención de transparencia discursiva, con relatos cercanos que parecen responder a las preguntas sencillas de visitantes de toda condición, se aprecia por todos. Uno pasa de la humana carrerea entre (Roald) Amundsen y (Robert F.) Scott por la conquista de Antártida, a la propuesta de las excéntricas curiosidades de Jerome-Jean Pestalozzi o la colección de arte oriental y religiosa en gran parte, de (Émile Étienne) Guimet.

Una colección de animales miméticos y otra de quimeras hacen de este espacio un sitio extraordinario de recreo. La globalización hace aquí sentido al dislocar las respuestas a preguntas básicas.

Antropológicamente hablando llama la atención los peculiares habitantes de la isla Flores de Indonesia, donde hace 95 mil años una especie humana medía apenas un metro de estatura.

Se tejen asociaciones extraordinarias en esta construcción del despacho austriaco, Coop Himmelb(I)au de Wolf D. Prix & Partner: proporciones magníficas, jardines intuidos -aún en obra-, entorno ideal que permite visuales con angulosidad extrema; una museografía arriesgada a veces y generalmente bien resuelta.

La colección de aves es gloriosa. Al parecer hay reunidos en este Museo de las Confluencias, mas de dos millones de objetos. La estructura de cristal refleja en este invierno un cielo emplomado con todas las variaciones de gris. El barrio en torno ha venido recuperándose en la última década y una buena cantidad de edificios habitables y de oficinas, conviven con un enorme Mall bien resuelto en su banalidad e iteración de cualquiera otro en el mundo.

Todo este ambiente, pone en diálogo los objetos arquitectónicos de este barrio modernizado gracias a la propuesta de Raymond Barre, ex primer ministro, alcalde de la ciudad de Lyon en la parte final del siglo XX y celebérrimo profesor de economía.

Se refrescan así, las visuales de esta ciudad que por tanto no adolece de su falta y que gracias a los trabajo de François Greter y del paisajista Michel Desvigne, se ha convertido en uno de los mas exitosos desarrollos urbanos en Europa.

El barrio completa así en Lyon una de las ofertas turísticas mas bastas de Francia. Paul Bocuse, el mítico chef cuya estatuilla se ha convertido en el Oscar de la cocina mundial, es otro de los factores contribuyentes a la fama de esta ciudad, cuyas artes culinarias bien valen por si solas el viaje a estos parajes.

Lyon, la tercera ciudad de Francia en número de habitantes, avecina también los valles mas preciados para practicar en estas épocas el sky. Goza, en el cerro que reza donde reina Notre-Dame de Fourvière, de los vestigios de la que fuera la capital gala de Roma, con anfiteatros bien conservados. No tratamos de hacer aquí una guía turística sino invitar al lector que gusta de viajar a Francia, para salir un poco de Paris o de Niza y acercarse a estas latitudes, cerca de las montañas donde los generosos ríos cultivan viñas deliciosas y viandas singulares. Aquí vinimos a pasar un buen fin de semana para convivir en familia y con amigos lioneses que nos guían con gusto por sus placeres mas compartibles. Y hoy volvimos a Paris, a sólo 2 horitas de TGV corriendo a 300 kilómetros por hora.

Ojalá y México no pierda tiempo para lanzarse a la construcción del Tren de Alta Velocidad a Querétaro y luego a Monterrey y luego a… Ojalá. Hace tanta falta un sistema de transporte confiable, puntual, rápido, eficaz y cómodo. Camioneros mexicanos, uníos a la causa e invertid en el tema, que además os redituará.

Lyon representa para mi, la evocación de la Francia mas cercana a México, origen de las mas importantes migraciones galas al país, justo después de la independencia y en acuerdo con los piratas y bucaneros del tiempo, los comerciantes lioneses llegaron por Veracruz al país que habría de acoger los tejidos y los bienes que ofertaban aquellos primeros Barcelonettes, que supieron bien aprovechar el espacio dejado por el abasto español. No son ajenos a este tiempo los influyentes relatos de Alejandro de Humboldt, que traducidos al francés se leían ávidamente y provocaban entre franceses los mas afanosos imaginarios, algunos de los cuales se materializaron en aquellos viajes llenos de esperanza y de vocación de aventura y fe en la buena fortuna. Logro así de los primeros Arnaud, Couttolenc, Signoret, Michel, Jean, Bremont, Bailleres, Raynaud, Caire, Audifred, Derbez, Ebrard, Savignon, Soubverville.

En estas latitudes de la Europa más occidental, la primavera hace sus primeros guiños y aparece de cuando en vez, entre las lluviecillas pertinaces, el astro rey para cantar con su entibiada caricia, evocación de tiempos mejores.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*