Home || Colaboradores || Alejandro Zertuche || El grito inconsciente del 2 de octubre

El grito inconsciente del 2 de octubre

Marcha del 68.

Alejandro Zertuche


Observador Auto-referente

Ilustración: Tierra Adentro.

viernes 4 de octubre de 2019

¿Seguiremos viviendo la desigualdad y represión política de la era del 68?

Es interesante ver cómo cada año nuevas generaciones de jóvenes se presentan con un grito de auxilio usando los acontecimientos del movimiento estudiantil de 1968. Es como si quisieran liberar inconscientemente un enojo antiguo de jóvenes y familiares que sufrieron alguna pérdida en la matanza llevada a cabo por la policía y la milicia, el 2 de octubre en la plaza de las Tres Culturas.

El mensaje que mantiene vivo este movimiento es el de “No se olvida”, mismo que se convierte en una invitación a mantenerlo vivo aunque no exista una relación con cada generación que lo vive. Podría pensarse que lleva un empuje político y esto sucede sin importar el partido que representan los gobiernos en turno. Mas allá de los disturbios, es importante observar que el mensaje ha perdurado por 50 años y esto hace que la manifestación original se mantenga viva.

68

Imagen: Pinterest.

El punto inicial es observar cómo se ha creado un paradigma de comportamiento colectivo de acuerdo a un evento que se presentó hace cinco décadas. Esto ha creado un código cultural regional por el cual los ciudadanos creen y hacen realidad un conflicto de dolor que impactó fuertemente en los mexicanos.

La identificación de la vida humana con el dolor es tan antigua como la civilización misma. El dolor no sólo se encuentra en la filosofía sino también en diversas tradiciones religiosas. ¿Cómo no se va a tener en cuenta el dolor dentro de cada cultura si es una de las experiencias universales por las que hemos de pasar todos los seres humanos? Si no queremos que nos unan los valores morales universales, podemos estar seguros de que lo hace la lágrima, la enfermedad y la precariedad.

Después de 50 años es momento de que el movimiento le ponga un propósito que realmente mueva a las nuevas generaciones para actuar lejos del enojo. No se trata de venganza contra un sistema establecido sino de colaborar para la construcción de un nuevo sistema. Mantener el recuerdo triste y con rechazo, sólo hace que la experiencia del 68 se reviva cada año generando un inconsciente colectivo que se cicla una y otra vez.

2 de octubre.

Fotografía: Veintitantos.

El hecho de no querer olvidar nos lleva a quedarnos conectados con el pasado perdiendo posibilidades reales para el presente. Esta nueva generación de jóvenes cuenta con más información y herramientas con la cuales pueden liberar las cadenas de emociones cicladas. Con ello pueden crear un nuevo escenario de acción para que la desigualdad y represión comiencen su camino de salida de nuestro país.

No importa si los gobiernos ahora ponen vallas humanas o si el próximo año regresen al uso de la fuerza policíaca. Mientras no cambiemos de forma consciente el significado, que se ha construido desde el enojo, a lo acontecido el 2 de octubre, la manifestación no tendrá resultados. Ahí es donde existe la oportunidad de nuevos liderazgos jóvenes que conviertan la batalla del “No se olvida” hacia un nuevo camino que permita un grito de libertad consciente para las nuevas generaciones.

Si observamos cada uno en autoreferencia lo que nos causó como mexicanos este evento y dejamos que los juicios y emociones vayan desapareciendo, seguro podremos en colectivo liberar el peso del pasado que se sigue cargando. Al final, todos somos creadores de los sucesos colectivos que necesitamos para aprender y que siguen vivos hasta que se logre su objetivo ¿Has reflexionado de forma consciente sobre lo que tú aportas para mantener la desigualdad y la represión en nuestra sociedad?

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Alejandro Zertuche

Alejandro Zertuche
Emprendedor por más de 20 años en la industria de la consultoría. Fundador de la empresa Relatus Group -asesores en comunicación persuasiva- así como fundador de Convergent, donde ofrecen estrategias para crear organizaciones conscientes a su propósito y coaching en liderazgo público y privado. Es co-creador del modelo y método de Liderazgo Convergente para la conexión lógica con el inconsciente personal y el colectivo.