Home || Colaboradores || Arnulfo R. Gómez || México: ¿Decimotercer país exportador?

México: ¿Decimotercer país exportador?

importaciones
Foto: http://www.transporte.mx

martes 7 de agosto de 2018

De acuerdo con estadísticas de la Organización Mundial de Comercio, en el año 2017 México se ubicó en el 13º lugar como país exportador, con un monto total de 404,000 millones de dólares, lo que representó el 2.28 % del total mundial de las exportaciones.

Sin embargo, hay que señalar que gran parte de esa exportación está constituida por numerosos insumos que importamos temporalmente para procesarlos o ensamblarlos y, posteriormente, reexportarlos con muy reducido valor agregado.

En el año 1993, el valor de contenido nacional en la exportación total mexicana era de 59%, en tanto que para el 2017 este porcentaje fue de sólo 38%.

Conviene señalar que en el año 1993, el porcentaje de participación de México en la exportación mundial, incluyendo sólo el valor agregado neto mexicano fue de 0.79%, lo que nos ubicaba en el 25º lugar mundial como país exportador; para el año 2001, este porcentaje se incrementó a 1.15%; sin embargo, para el año 2017, nuestra participación se redujo a solo 0.87%, lo que significa decreciente generación de riqueza en nuestro territorio debido al esquema maquilador que prevalece, basado en una creciente importación de insumos para reexportar, con reducido y decreciente valor agregado.

Así, en 2017, el valor total de la exportación netamente mexicana sólo fue de 154,000 millones de dólares, es decir, de insumos nacionales, lo que corresponde, como he señalado, al 0.87% de participación en la exportación mundial y eso nos ubica en el 30º lugar como país exportador.

Como consecuencia de este proceso, la generación de riqueza en nuestro país ha sido decreciente y esto se manifiesta en el hecho de que en el año 1981, México era la 8ª economía mundial; para el año 2001, éramos la 9ª y para el 2017 caímos hasta el 15º lugar. En el mismo periodo, nuestro PIB per cápita cayó de la 42ª a la 72ª posición.

Teniendo en cuenta estas variables, podemos decir que muchos países han utilizado al comercio exterior como palanca del desarrollo y han sido muy exitosos, sin embargo, los resultados para México nos dicen que mucho no funciona en nuestro país en materia de comercio exterior pues, a pesar de los TLC que hemos firmado con cuarenta y ocho estados y de los treinta y tres APPRI que, nuestros altísimos funcionarios, nos dijeron que iban a propiciar enorme desarrollo en el país y gran bienestar para todos los mexicanos, no han tenido resultado positivo alguno.

Sin duda, intentar utilizar al comercio exterior como palanca de desarrollo es bueno como también lo es el libre comercio, sin embargo, los resultados en nuestro país han sido muy malos debido a la pésima calidad de las instituciones públicas y de sus funcionarios, así como al liberalismo dogmático que ha prevalecido, lo que ha provocado la carencia total de una estrategia y de políticas públicas que nos generen resultados positivos, es decir, empleos, riqueza y bienestar.

Índice Mundial de la Corrupción

El paquete que los funcionarios y teóricos del comercio exterior mexicano le han dejado a la próxima administración es muy pesado pues los daños provocados en el marco sistémico han generado una decreciente competitividad y una debilidad enorme en la planta productiva nacional que sólo mediante una estrategia integral y políticas públicas, con programas y proyectos realistas así como la reestructuración del sistema de promoción de las exportaciones y la inversión extranjera, podrá mejorar y cumplir con la función económica y social que se requiere para frenar la creciente pobreza de nuestro país.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Arnulfo R. Gómez

Arnulfo R. Gómez

Licenciado en Relaciones Internacionales por la UNAM. En 1975 elaboró su tesis profesional sobre China y Japón. Cuenta con estudios de especialización en comercio internacional y promoción de inversiones en la Agencia de Cooperación Técnica del Gobierno Francés, en París; en el Centro de Comercio Internacional UNCTAD–GATT, en Ginebra; en la Comisión de la Comunidad Económica Europea, en Bruselas; y en el Warwick Research Institute, en Reino Unido.

Fue Coordinador de Consejerías Comerciales para Asia, África y Oceanía; Coordinador de Consejerías para Europa Occidental y, con motivo de la reanudación de Relaciones Diplomáticas con España en 1977, fue designado Consejero Comercial Adjunto de la Embajada de México en Madrid; también fue Jefe de la Oficina Comercial para Cataluña y Valencia; Consejero Comercial en Costa Rica, Nicaragua y Panamá; Cónsul en el Puerto de Rotterdam y Consejero Comercial para el BENELUX y Países Escandinavos así como Consejero Comercial para Quebec y las Provincias Marítimas de Canadá, con sede en Montreal 1990/1994, periodo durante el cual se realizaron las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. También fue Gerente para los Tratados de Libre Comercio de BANCOMEXT, y Gerente para Europa Occidental de BANCOMEXT y el IMCE.

En 1977 creó el Primer Programa de Desarrollo de Proveedores a la Exportación a Europa y, en 1984, fue el creador y conductor del Programa de Promoción y Exportación de Aguacate que, en el año de 2017, llegó a ser en el principal producto agrícola de exportación mexicana con 3,201 millones US.

Actualmente es Asesor de diversos organismos empresariales, consultor en comercio exterior e inversión extranjera, y Catedrático de Comercio Internacional en la Universidad Anáhuac.