Home || Colaboradores || Arnulfo R. Gómez || Nunca debieron llegar, pero qué bueno que ya se van

Nunca debieron llegar, pero qué bueno que ya se van

neoliberalismo

Arnulfo R. Gómez


Valor Agregado

Imagen: Canal de Youtube de Rubén Domínguez.

martes 11 de diciembre de 2018

 Ellos se ríen de mí porque soy diferente y

yo me río de ellos porque todos son igualitos.

Anónimo.

El doctor Kennet Smith señala que, gracias a la negociación de TLCs con 54 países, México cuenta con el mejor y más experimentado equipo negociador del mundo, sin embargo, la supuesta experiencia y eficiencia de dicho equipo no se ha reflejado en logros y resultados económicos favorables para nuestro país.

Ahora que se va la mitad del equipo que negoció el T-MEC, el doctor Smith comenta que:  “A largo plazo necesitas el capital humano que te apoye tanto en la implementación de tratados, como la negociación de nuevos acuerdos”.

Desgraciadamente, este señalamiento es simplemente parte de la retórica y simulación que ha caracterizado a nuestra “política de comercio exterior”, pues si en los numerosos TLCs que se han firmado hubiera habido sustancia y una implementación adecuada que los complementara, el saldo de México con los 54 países con los que se negociaron no sería tan desastroso.

El origen de este problema está en que los funcionarios mexicanos encargados de diseñar la política de comercio exterior pareciera que lo han hecho sin conocer la realidad de nuestro país; evidenciando que desconocen el bajo nivel de competitividad que genera el marco sistémico creado por ellos mismos, y con el cual tiene que trabajar la planta productiva nacional, lo que representa una desventaja total para los empresarios mexicanos frente a la mayor parte de los países con los que han negociado TLCs.

Anexo 1 – Evolución de la posición competitiva mundial

Independientemente de esta situación, que genera una competencia desleal para la planta productiva nacional y que el empresariado ha tenido que sufrir, existe un grave error y enorme descuido, pues los funcionarios mexicanos encargados de diseñar la política de comercio exterior, mayormente burócratas habilitados como expertos en comercio internacional, pareciera que lo han hecho sin conocer otros aspectos muy importantes de la realidad de nuestro país, pasando por alto la estructura de la planta productiva nacional y de su oferta, así como la operación real del comercio internacional y, lo peor, el funcionamiento del comercio exterior mexicano. Sin duda, muchos de esos funcionarios nunca debieron llegar ahí, pero qué bueno que ya se van.

Imagen: Quid Sonora.

El Parlamento europeo definió muy claramente esta incongruente situación en su informe sobre el TLC con México, señalando que el problema de México es que la firma de acuerdos de libre comercio ha sido el sustituto de la política de desarrollo, pero más terrible es que … pareciera que la consigna de los funcionarios mexicanos era negociar y olvidar, añadiendo: …sin que hubiera políticas activas para favorecer el proceso de ajuste, lo que explicaría los resultados negativos del TLCAN, es decir, faltó la implementación a la que hace referencia el doctor Smith y que ahora comenta que sí se va a realizar, a fin de justificar de manera rupestre la permanencia del “capital humano”.

Este irracional y dogmático liberalismo vino a ser parte fundamental para un modelo exportador impulsado por el Gobierno, basado en el uso intensivo de la mano de obra barata y en bajas cargas fiscales, que genera escaso valor agregado, que no logra crear cadenas productivas, y es vulnerable a la competencia “a la baja” de otros países asiáticos con menores costes laborales, países en que sus funcionarios han sido mucho más inteligentes que los nuestros, puesto que han logrado la progresiva integración de tecnología y enorme capacitación de la mano de obra, independientemente de que por desgracia …el Gobierno Mexicano hizo caso omiso de la petición del sector empresarial de detener la negociación de acuerdos para replantear la estrategia de desarrollo del país.

Las cifras confirman esta incongruencia total, pues de los 54 países con los que han firmado TLCs, se puede rescatar que en el año 1993 teníamos déficit con 29, por un total de -11,894 millones US; para el 2017, el déficit fue con 36 países por -54,701 millones US; y, para el periodo 1993/2017, con 40 países por -784,630 millones US; a pesar de este desastre, en su despedida, estos funcionarios todavía nos amenazan con la negociación de nuevos acuerdos.

Anexo 2 – Evolución del Déficit en el Comercio con TLCs

Los teóricos del comercio exterior mexicano también señalan que no importa el número de países con los que se registra un déficit pues lo importante es el saldo total, juicio en el que, una vez más, muestran su total desacierto, creando enorme desconcierto ya que, en dicho periodo, el déficit acumulado fue de -163,026 millones US, es decir, un déficit de -6,793 millones anuales que, para un país que presume de gran fortaleza en su planta productiva, es muy elevado, fundamentalmente porque en la realidad se ha creado un esquema exportador-maquilador, basado en la importación creciente para reexportar con reducido y decreciente valor agregado.

Así, en el año 1993, el valor agregado o de contenido nacional en la exportación alcanzaba un 59%, en tanto que, para el año 2017, sólo fue de 39%. Excluyendo al petróleo, los porcentajes se reducen a 32% y 26%, de tal manera que, en el periodo 1993/2017, el déficit sin petróleo alcanzó la cifra de -818,897 millones US, equivalente al 72% del PIB total de México en el año 2017, y con un déficit promedio anual de -34,121 millones US.

Sin duda, se ha creado un país con estructura de maquilador y con funciones básicas de ensamble, cuyos detalles es imposible conocer ahora dado que, tanto el INEGI como la Secretaría de Economía, a partir del año 2013, se han negado sistemáticamente a proporcionar las estadísticas con los diversos agregados que las constituyen, pues esto significaría exhibir el fracaso de su “política de comercio exterior” y la decreciente generación de valor agregado y riqueza que los teóricos del comercio exterior no reconocen, a pesar de las numerosas evidencias, siendo la más lacerante de ellas, la caída como potencia económica mundial al pasar de la 9ª a la 15ª posición en el periodo 2000/2017. En 1981, México era orgullosamente la 8ª economía mundial.

Anexo 3 – Evolución del PIB Total, su ubicación y participación en el PIB Mundial

Peor aún es la caída del PIB per cápita, entre 2014 y 2017, de -1,597 US, pues esto representó la pérdida de 15% en los ingresos medios de todos los mexicanos en sólo 3 años del último sexenio priísta, periodo en que las instituciones corruptas creadas por Álvaro Obregón, y prácticamente ratificadas por decreto de Plutarco Elías Calles, han campeado en todo su esplendor e incidido negativamente en el desarrollo económico de México.

Anexo 4 – Índice de corrupción

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. Buen artículo y mejor análisis

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Arnulfo R. Gómez

Arnulfo R. Gómez

Licenciado en Relaciones Internacionales por la UNAM. En 1975 elaboró su tesis profesional sobre China y Japón. Cuenta con estudios de especialización en comercio internacional y promoción de inversiones en la Agencia de Cooperación Técnica del Gobierno Francés, en París; en el Centro de Comercio Internacional UNCTAD–GATT, en Ginebra; en la Comisión de la Comunidad Económica Europea, en Bruselas; y en el Warwick Research Institute, en Reino Unido.

Fue Coordinador de Consejerías Comerciales para Asia, África y Oceanía; Coordinador de Consejerías para Europa Occidental y, con motivo de la reanudación de Relaciones Diplomáticas con España en 1977, fue designado Consejero Comercial Adjunto de la Embajada de México en Madrid; también fue Jefe de la Oficina Comercial para Cataluña y Valencia; Consejero Comercial en Costa Rica, Nicaragua y Panamá; Cónsul en el Puerto de Rotterdam y Consejero Comercial para el BENELUX y Países Escandinavos así como Consejero Comercial para Quebec y las Provincias Marítimas de Canadá, con sede en Montreal 1990/1994, periodo durante el cual se realizaron las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. También fue Gerente para los Tratados de Libre Comercio de BANCOMEXT, y Gerente para Europa Occidental de BANCOMEXT y el IMCE.

En 1977 creó el Primer Programa de Desarrollo de Proveedores a la Exportación a Europa y, en 1984, fue el creador y conductor del Programa de Promoción y Exportación de Aguacate que, en el año de 2017, llegó a ser en el principal producto agrícola de exportación mexicana con 3,201 millones US.

Actualmente es Asesor de diversos organismos empresariales, consultor en comercio exterior e inversión extranjera, y Catedrático de Comercio Internacional en la Universidad Anáhuac.