Home || Colaboradores || Arnulfo R. Gómez || Necesario diseñar una estrategia realista de competitividad

Necesario diseñar una estrategia realista de competitividad

México
Imagen: ANTAD.

martes 18 de diciembre de 2018

Ellos se ríen de mí porque soy diferente y

yo me río de ellos porque todos son igualitos.

Anónimo.

El pasado 5 de diciembre el distinguido periodista Guillermo Farber publicó una nota mía en la que hice referencia a la oportunidad que se perdió con la llegada de Vicente Fox al gobierno y que encarnaba el enorme deseo de cambio que existía en el país pero que, desgraciadamente, sólo se convirtió en alternancia en el poder, así como en la continuidad de los usos y costumbres corruptas establecidas por un régimen creado por Plutarco Elías Calles al señalar y, prácticamente, decretar que se pasaba a la era de las instituciones pero que, en la realidad, era un cambio de los caciques corruptos a las instituciones corruptas, es decir, la institucionalización del dedazo y la corrupción creada por Álvaro Obregón.

Esto representó una enorme decepción para México y la entrada a un tobogán que mucho ha perjudicado al país, pues contribuyó a la profundización del proceso de desindustrialización, mismo que durante el periodo de Enrique Peña Nieto continuó y que se ha manifestado en la pérdida continua de participación en la generación de riqueza a nivel mundial y en la pérdida de bienestar del grueso de la población mexicana.

Conviene señalar que Peña Nieto es tan admirador del icono y muy corrupto Álvaro Obregón que su tesis (algunos dicen que la plagió) la hizo sobre El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón, “El Manco”, quien con todo cinismo y aún más frivolidad decía que él sería mejor presidente de México reeligiéndose, debido a que sólo tenía una mano y, consecuentemente, sólo podía robar poco.

Dicha nota a la letra decía:

COMPETENCIA

Mi amigo Arnulfo R. Gómez, experto en comercio internacional: “Importante es señalar que en 1981 México fue la 8ª economía mundial, en 2000 era la 9ª economía mundial y en ese año, cuando el PAN llegó al poder creando una Oficina de Políticas Públicas para hacernos más competitivos, su titular, el doctor Eduardo Sojo nos prometió convertirnos en la 5ª economía mundial.

La labor del panismo en un ambiente en que todo estaba a su favor fue tan mediocre que pasamos de ser la 34ª economía más competitiva en el año 1999, a la 66ª al final del nefasto periodo que también podríamos catalogar como la Docena Trágica del panismo pues, en el mismo periodo, en vez de ese 5º lugar que nos prometieron, caímos como economía mundial hasta la 15ª posición.

Total, la diferencia era sólo de un dígito e implicaba únicamente quitar el dígito 1 para que en realidad nos colocaran en el 5º lugar.

Hoy, que se presenta la posibilidad de un cambio, todos deseamos que no se repita la lección del panismo caracterizada por un fiasco que se inició con una persona apellidada Fox y que nos refleja una triste realidad”.

Al respecto, importante es señalar que, en 2001, también se creó la Comisión Presidencial para la Competitividad cuyo secretariado, de igual manera, fue ejercido por el Dr. Sojo y la realidad nos muestra que durante la pésima gestión del Dr. Sojo, las acciones en materia de políticas públicas brillaron por su ausencia; que la competitividad registró un atraso enorme pasando de la 34ª a la 66ª posición, ocasionando que México cayera de la 9ª a la 13ª posición como economía mundial

y que el cambio prometido también brillara por su ausencia, debido a la ignorancia, simulación e improvisación que caracterizó a este periodo.

Desgraciadamente, la pésima actuación del Dr. Sojo, de Martita (porque Vicente, al que le decían “El Mandilón”, también brilló por su ausencia) y de algunos de sus colaboradores, se tradujo en una imagen pésima del PAN, partido que tradicionalmente se había significado por ser una oposición con inteligencia y recursos para poder acceder al gobierno.

En materia de comercio exterior se pretendía terminar con la enorme mediocridad que había caracterizado a BANCOMEXT durante el periodo 1989/2000 en que dicha institución estuvo a cargo de connotados priistas: Ing. Humberto Soto Rodríguez, Lic. José Ángel Gurría y el actuario Enrique Vilatela Riba, periodo en el que la plantilla de altísimos funcionarios pasó de 62 a 108 e, incluyendo a los subgerentes, de 132 a 737.

Sin embargo, a partir de 2001, el priismo más mediocre y recalcitrante permaneció y continuó mandando en materia de comercio exterior, incluyendo en este proceso de retroceso a la estructura de la SE y, no se diga, la de BANCOMEXT, en donde, al frente, nombraron a un individuo que presumía de ser tan bueno que era el único priista del “Gabinete”, que era priista de hueso colorado y experto en vivienda, pues había liderado al Equipo de Transición de Vicente en dicha materia (¡¿?!), José Luis Romero Hicks, quien en noviembre de 2003, durante una Gira Presidencial a China, fue vergonzosamente removido de su cargo (echado, despedido) y regresado inmediatamente a México en avión de línea, por “tomar decisiones administrativas poco afortunadas”, que en términos coloquiales simples y llanos se definen como: actos de corrupción.

Conviene señalar que una de las actividades muy delicadas, arduas, e importantes que realizaba el Dr. Romero Hicks como altísimo funcionario y todo un director general de BANCOMEXT, según sus palabras, era revisar toda la correspondencia de la institución que salía en inglés pues se había dado cuenta de que algunas de las cartas que se enviaban desde BANCOMEXT no estaban correctamente redactadas.

Hoy, en diciembre de 2018, nuevamente se presenta una oportunidad de oro para lograr un verdadero cambio y reorientar una actividad que es prioritaria y estratégica para el desarrollo económico de México: el comercio exterior.

Sin duda, es necesario dejar a un lado el dogmatismo, la improvisación, la frivolidad, la mediocridad, la simulación y la corrupción que ha prevalecido en nuestra política de comercio exterior, así como en su promoción, especialmente en los 25 años más recientes.

También es necesario reestructurar la promoción del comercio exterior y reorientar sus funciones, a fin de que se pueda diseñar una estrategia realista e integral que incluya a la competitividad, al fomento industrial, a la promoción del comercio exterior y a la captación de mayores flujos de IED, que nos permita revertir la enorme serie de retrocesos que han registrado todas las variables económicas de nuestro país, para así lograr el bienestar largamente esperado por grandes núcleos de la población que han permanecido marginados del reducido y decreciente desarrollo económico de México. Anexo 1.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Arnulfo R. Gómez

Arnulfo R. Gómez

Licenciado en Relaciones Internacionales por la UNAM. En 1975 elaboró su tesis profesional sobre China y Japón. Cuenta con estudios de especialización en comercio internacional y promoción de inversiones en la Agencia de Cooperación Técnica del Gobierno Francés, en París; en el Centro de Comercio Internacional UNCTAD–GATT, en Ginebra; en la Comisión de la Comunidad Económica Europea, en Bruselas; y en el Warwick Research Institute, en Reino Unido.

Fue Coordinador de Consejerías Comerciales para Asia, África y Oceanía; Coordinador de Consejerías para Europa Occidental y, con motivo de la reanudación de Relaciones Diplomáticas con España en 1977, fue designado Consejero Comercial Adjunto de la Embajada de México en Madrid; también fue Jefe de la Oficina Comercial para Cataluña y Valencia; Consejero Comercial en Costa Rica, Nicaragua y Panamá; Cónsul en el Puerto de Rotterdam y Consejero Comercial para el BENELUX y Países Escandinavos así como Consejero Comercial para Quebec y las Provincias Marítimas de Canadá, con sede en Montreal 1990/1994, periodo durante el cual se realizaron las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. También fue Gerente para los Tratados de Libre Comercio de BANCOMEXT, y Gerente para Europa Occidental de BANCOMEXT y el IMCE.

En 1977 creó el Primer Programa de Desarrollo de Proveedores a la Exportación a Europa y, en 1984, fue el creador y conductor del Programa de Promoción y Exportación de Aguacate que, en el año de 2017, llegó a ser en el principal producto agrícola de exportación mexicana con 3,201 millones US.

Actualmente es Asesor de diversos organismos empresariales, consultor en comercio exterior e inversión extranjera, y Catedrático de Comercio Internacional en la Universidad Anáhuac.