Home || Colaboradores || Avelina Lésper || Aeróbics conceptuales

Aeróbics conceptuales

Avelina Lésper
Museum Workout.

domingo 14 de octubre de 2018

Los artistas contemporáneos VIP se cansaron de tener el cerebro y la inteligencia en pausa y están decididos a ejercitarse y consagrarse al mismo tiempo. Se han dado cuenta que la única forma de que vayan a sus exposiciones es exhibiendo selfies-magnets, y como hasta pensarlos les cuesta trabajo, están invadiendo las salas de pintura y escultura de los grandes museos. Los directores y curadores que ceden a la presión de ser modernos y tienen que disculparse con el star system por mostrar en las salas obras maestras clásicas, para compensar, meten alguna infra obra contemporánea VIP. La nueva versión del performance es hacer aeróbics en la sala de los museos, el Museum Workout “una forma física de mirar al arte” “escuchar música de los Bee Gees y sudar vigoriza al arte, te da una experiencia emocional diferente”.

Los performanceros han demostrado que ser indigentes mentales les da muchos beneficios institucionales, pero no les da público, convirtiendo las salas de los museos en gimnasios con rutinas ochenteras adelgazantes pueden acceder al público y al mismo tiempo entorpecer la contemplación de una pintura de Tiziano, o de cualquier pintor que haya tenido el atrevimiento de mostrar su inteligencia con su obra. La exigencia de observación y comprensión no es necesaria en sus performances, que son predecibles y efectistas, no es lo mismo con el arte verdadero que requiere de concentración intelectual, justamente lo que tratan de boicotear con estos performances.

Los videos de aeróbics y de zumba son virales, es una injusticia que los performanceros que son doctorados en universidades y tienen becas institucionales no disfruten de esa fama, se han mutilado, golpeado, desangrado, fornican en público y con estos sacrificios mantienen su sitio lumpen en el arte VIP; con una rutina de zumba es probable que les den likes. La pregunta es ¿por qué no hacen esto en sus salas vacías de los museos de arte contemporáneo VIP? Ahí podrían jugar béisbol o montar un boliche, no hay obras ni público, hacerlo en un lugar que va afectarse con el sudor y la temperatura, que un movimiento puede dañar una obra, es nada más la obsesión de degradar al arte verdadero al nivel de su infra talento.

El arte VIP es el que necesita ser “vigorizado” porque se muere al final de cada exposición, sus obras se convierten en basura afuera del museo. Se trata de “compensar” la presencia del gran arte con estupideces, entonces después de una exposición de un artista VIP con cajas de cartón, bolsas de plástico y tablas con agujeros, para “compensar” pongan una obra de Rubens y un letrero que diga “esta obra es para que limpie su cerebro y lo ejercite después de ver obras VIP sin inteligencia”. Ejercitar el cerebro es posible cuando retamos nuestra inteligencia, justamente lo que no hacen estos artistas. Les propongo que, en vez de dar esos brincos, aprendan a dibujar o se pongan a observar esas obras que no permiten ver con su invasión aeróbica. Ahora, si se trata de adelgazar, hagan una huelga de hambre, que es el performance más efectista.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. No sabía de este tipo de performance. Efectivamente tiene usted razón Avelina, en enviarlos a practicar directamente a un museo de arte contemporáneo. El silencio es requerido para apreciar una obra de arte, no así el ruido y el baile.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Avelina Lésper

Avelina Lésper
Crítica de arte y entre sus líneas de investigación está la pintura europea y el mercado de arte.