Home || Colaboradores || Blanca Esthela Treviño || No hagamos ‘lumbritas’

No hagamos ‘lumbritas’

no hacer lumbritas
Foto: Freeman.

domingo 6 de enero de 2019

Para los mexicanos el hacer lumbritas se ha convertido en el pan nuestro de cada día.  Gente desesperada por acelerar el proceso democratizador recurre a gritos irresponsables e incendiarios contra todo y contra todos: una verdadera conflagración nacional.

¿Quién ha dicho que la democracia es cosa fácil?  Fácil es la tiranía. No pide opiniones ni pareceres.  Impone criterios y decretos a pulso de bayoneta.

La transición a la democracia implica una lucha ideológica en la cual las voces plurales expresan su diversidad a través de ideas claras fundamentadas en hechos, no en suposiciones. Olvidamos que la democracia se construye surco a surco. Se riega con gotas de sudor. Se abona con respeto mutuo, y sus frutos con la justicia social y la buena voluntad entre gobernante y gobernados.

El escritor y maestro Carlos G. Vallés gustaba narrar la siguiente parábola que escuchó en un monasterio de Kyōto:

“Una delicada paloma advirtió un fuego en la montaña que hacía arder muchas millas cuadradas de bosque. La paloma sintió el deseo de extinguir aquella terrible conflagración, pero, ¿qué podía hacer un pequeño pájaro?  Se dio cuenta de que no podía hacer mucho para arreglar la situación: era demasiado devastadora. Pero no permaneció quieta. Con irreprimible compasión volaba desde el fuego hasta un lago que había lejos, y transportaba unas cuantas gotas de agua en su pico. Antes de que pasase mucho tiempo, las energías abandonaron a la paloma y cayó al suelo. Murió sin haber alcanzado ningún resultado tangible”.

El maestro Vallés decía a sus alumnos que le gustaba modificar la parábola: él no habría matado a la paloma de la parábola.  En su misión compasiva la habría dejado volar mientras pudiera hacia el bosque, los animales, la naturaleza. Y la habría dejado descansar antes de agotarse, para seguir cuando recobrara fuerzas con sus vuelos bienhechores en esa tarea o en otra.  No hace falta que muera la paloma, decía.  No hace falta dar la vida por todas las causas en el mundo que merecen sacrificio.  Lo importante es trabajar, volar, llevar agua en el pico, aunque sólo sea unas gotas, para apagar incendios y calmar sedes, y dar esperanza a quienes la han perdido.

 bosque

Foto: Uchile.

Puntualizaba el maestro Vallés que la enseñanza central de la parábola -que casi se pierde de vista con la pena por la muerte de la paloma- es que hay que seguir haciendo todo lo que humanamente podamos hacer “aunque no se alcance ningún resultado tangible”.  Ya sabemos que de momento no podemos apagar el incendio, pero no por eso debemos cruzarnos de brazos y dejar que arda el bosque. Hemos de contribuir con nuestra gota de agua, insistía el maestro. ¿Para qué, si no sirve de nada en este mundo convulso? Y afirmaba: “Sí que sirve de algo”.  Sirve para decir que hay alguien a quien le importa que no se queme el bosque; sirve para hablar con sensatez cuando todos estallan en gritos viscerales; sirve para crear opinión y despertar conciencias; sirve para dar testimonio ante todos los que ven el vuelo blanco de la paloma compasiva sobre el rojo resplandor de las llamas de violencia.

Aseveraba el maestro Vallés que es imperativo que nos desprendamos de esa necesidad compulsiva de obtener “resultados tangibles inmediatos” para creer que nuestro trabajo es válido y nuestra vida merece la pena. “Aprendamos a trabajar, aunque aparentemente no consigamos nada, a testimoniar, aunque nadie nos haga caso, a llevar agua, aunque no apaguemos el incendio.” Insistía en que hay que aprender a cumplir con nuestro deber de ciudadanos, sin medir nuestra jornada por los resultados.

Es difícil apagar incendios una vez que los ánimos se han caldeado.  Los resultados no se ven de la noche a la mañana.  Los problemas de una nación no se solucionan de un día para otro. Toma su tiempo el utilizar los recursos más nobles de la especie humana: la razón y la buena voluntad.

No debemos matar a la paloma. Que siga viviendo para que acuda a todos los incendios con gotas de agua fresca en el pico. Que siga enseñando a otros corazones a palpitar por el bien común.

Mientras las palomas sigan cruzando la vida de los seres humanos, habrá esperanza sobre la faz de la tierra. Habrá esperanza para nuestra patria, México.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Blanca Esthela Treviño

Blanca Esthela Treviño
Estudió Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico de Piedras Negras, Coahuila, y Periodismo en la Casa de la Cultura de la misma ciudad. Cuenta con un posgrado en Desarrollo Humano y en Profundización Cultural. Escribe en diversos periódicos, revistas mexicanas y norteamericanas desde 1987. Su visión del mundo desde una óptica femenina la ha llevado a expresarla en cinco revistas, dos de ellas internacionales, incontables artículos periodísticos publicados en setenta y dos diarios de la República Mexicana, y en viarias historias que aparecen en los libros: “Co-incidencias” y “Mujeres que saben latín”, y en sus libros: “Cuéntamelo otra vez”, “¿Qué estás haciendo con mi mundo?” y “Él y Yo”. Para Blanca Esthela, uno de los secretos que [ha] descubierto con el paso del tiempo es que la mujer tiene muchas posibilidades aún inexploradas: ella puede y debe contribuir a mejorar el mundo. Con ojos de mujer. Con alma de fuego. Ha compartido sus convicciones sobre los derechos femeninos desde una perspectiva inteligente y comprometida en numerosos artículos, poemas, conferencias, seminarios, cursos y foros. Su inquietud por contribuir a mejorar la calidad de vida de las nuevas generaciones la ha conducido a expresar sus ideas a través de prensa, radio y televisión.