Home || Colaboradores || ¿Cómo funciona esta cabecita loca?

¿Cómo funciona esta cabecita loca?

Cabecita loca.

Cristina Jáuregui


El arte de ser feliz

Imagen: Pinterest.

miércoles 19 de junio de 2019

Es importante saber cómo aprendo y cómo funciona mi mente, el estilo de aprendizaje es la manera que tiene una persona para comprender las diferentes preferencias de la persona durante su proceso de aprendizaje. Los canales que utiliza permiten que la información llegue a su persona.

En otras palabras, es como una persona logra captar, fijar y luego reproducir los conocimientos mediante los canales perceptuales. La forma como procesa la información determina su conducta.

Saber cuál es mi estilo de aprendizaje más desarrollado, es otra forma de conocernos con mayor profundidad y nos abre a la posibilidad de comunicarnos mejor con nosotros mismos y nuestros seres amados.

Los estudios nos indican que todos utilizamos los tres canales, pero tenemos uno más desarrollado que los otros y esto es verdad para todas las personas; podemos desarrollar los tres, aunque uno es el predominante:

  1. Si una persona captar mejor lo que ve, estaremos hablando del estilo visual.
  2. Si capta mejor lo que oye, estaremos hablando del canal auditivo.
  3. Si capta mejor por lo que hace, estaremos hablando del canal kinestésico.

La persona visual es la que aprende mejor viendo, con estímulos audiovisuales como videos, películas, programas de cómputo, etc.; necesita la información a la vista, aprende mejor leyendo, mejora su aprendizaje haciendo resúmenes, esquemas, dibujos y gráficos.

Canales.

Imagen: Zona Tresite.

Todo lo que implique que la información entre por sus ojos, podemos decir que se le quedó grabada, y ésta es la típica persona que puede describir una película completa, con muchos detalles y que no importa cuantas veces le digas una cosa, necesita verte a la cara, ver una carta, leer una lista. El aprendizaje entra por su mirada. Entiende el mundo a través de imágenes, es organizado y le gusta ver el mundo ordenado.

Cuando estás con alguien visual lo vas a escuchar diciendo frases como “¿lo viste?”, “¡qué hermosos colores!”, “mira el atardecer”, “sí puedo visualizarlo”, “veo un futuro brillante”. Utilizar estas palabras: ver, mirar, visualízalo o imagínalo, nos ayudan a pasar un mensaje a una persona visual.

La persona auditiva es la que aprende mejor oyendo, sólo el 20% de la población presenta preferencia por este estilo. Aprende mejor aquello que escucha, ya sean grabaciones, una exposición oral, y lo que otros le dicen. Es capaz de escuchar diferentes tonos de voz e identificar las emociones detrás de los tonos.

Las palabras que normalmente utiliza una persona auditiva son: “Oye”, “escucha”, “pregunta”, “ruidoso”, “suena”, “silencioso”, “voz”, “eco”, “fuerte”, “volumen”, entre otras. La persona auditiva escucha el tono de la conversación más que las palabras, suele hablar para resolver los problemas, dice frases como: “eso suena bien”, “te escucho claramente”, “hablemos de lo ocurrido”.

Canales de percepción.

Imagen: Colegio María Montessori.

El aprendizaje kinestésico se basa principalmente en la experimentación con el cuerpo, es una forma de aprender más lenta pero que tiende a perdurar más en la persona. La persona kinestésica aprende mejor haciendo, involucrándose en el proceso de aprendizaje, tanto con movimientos finos como con movimientos que involucran todo su cuerpo.

Las personas con un desarrollo del estilo de aprendizaje kinestésico les gusta tocarlo todo, suelen expresar sus emociones con movimientos. Tienden a individuos inquietos, cuando leen se mueven constantemente y en ocasiones les cuesta concentrarse en su tarea. Necesitan sentirse involucrados en lo que están aprendiendo, si la teoría es muy amplia les cuesta más de lo normal y suelen cansarse antes. Son expresivos y tienen contacto con sus emociones y las expresan fácilmente.

Responden bien al deporte, al arte, la computadora, tienen habilidad motora, gran dinamismo y prefieren participar que observar.

Las frases que utilizan van en este sentido: “usted es muy duro”, “percibo malas vibraciones”, “es un momento muy duro”, “esa persona es fría e indiferente”.

Todos tenemos los tres canales, pero utilizamos más uno de ellos. Todos ellos pueden con conciencia, voluntad y práctica, desarrollarse y utilizarse para nuestro beneficio, pero el que utilizamos marca el modo en el que entendemos la realidad. Saber esto es un modo más para conocernos y lograr el autoconocimiento.

Esto es para ti, que siempre estás del otro lado leyéndome… Gracias.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. Esta clasificación siempre me ha interesado, parece complicado lograr identificar a las personas, pero al encontrarlas, no ha duda de que tenemos fortaleza en una de estas tres. Soy fan de tu columna!

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Cristina Jáuregui

Cristina Jáuregui
Es una profesional del Desarrollo Humano y la Psicoterapia. Su formación es un reflejo de su espíritu inquieto, investigador y profundamente honesto, que la llevaron por caminos insospechados hasta el campo de la conducción y la comunicación, dándole la oportunidad de ser conductora de Diálogos en Confianza en Canal Once, así como locutora de radio por internet, con el programa “Despierta tu Neurona”. Su pasión por la comunicación le abrieron las puertas a ser parte del Consejo Editorial de la revista “Mejores empleos” donde escribía una columna mensual, así como en la revista “Azmas” y “Tiempo real”. Su profunda admiración por la construcción y el desarrollo de la identidad humana, la llevaron a la Especialidad en Desarrollo Humano que le abrió las puertas al mundo de la Programación neurolingüística y la Psicoterapia Gestalt en las que hizo estudios de especialidad y diplomado. La búsqueda de un nuevo entendimiento de la problemática humana para alcanzar la realización y la felicidad, la llevaron a formarse en áreas como codependencia, autoestima, salud y desarrollo personal y educación de la afectividad, a través de la especialidad en “A Life of Happiness and Fulfillment” Por la Escuela de Negocios de la India y la especialidad en “Positive Psychology” por la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill”. La riqueza de su vida profesional se ha desplegado en terrenos como la docencia universitaria, tallerista en congresos, facilitadora y conferencista en diversas instituciones de educación superior y una vasta práctica de la terapia individual y de pareja. Su primer libro publicado busca ayudar a todas las víctimas del Bullying, niños, niñas, adolescentes, maestros, padres de familia y la sociedad en general: “¡Ya basta! Acabemos con el Bullying”.