Home || Colaboradores || Edgar Tungüí || Ahora sí, pongámonos a trabajar

Ahora sí, pongámonos a trabajar

Ahora sí, pongámonos a trabajar

sábado 8 de septiembre de 2012

El pasado 30 de agosto, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió los casos de impugnación presentados por el Movimiento Progresista, y declaró como ganador de la contienda presidencial al priista Enrique Peña Nieto, quien será el presidente de los Estados Unidos Mexicanos a partir del 1° de diciembre de 2012 y hasta el 2018.

Ahora que ya se tiene legalmente definido a quien le tocará dirigir las riendas de México, es momento de empezar a revisar que es lo que quedo pendiente y que es lo que se tiene que hacer en materia de infraestructura.

Durante el presente sexenio, se creó el llamado Fondo Nacional de Infraestructura, que entre otras cosas, planeaba impulsar desde el ejecutivo federal grandes obras, con el acuerdo, desde luego, de los gobiernos estatales, que permitieran además, incrementar el porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) invertido en infraestructura con todas las ventajas que esto trae consigo. Sin embargo, habrá que revisar cuales proyectos se quedaron sobre la mesa sin llevarse a cabo.

Incluso en la pasada sesión del Comité de Infraestructura de la CONAGO, se acordó elaborar una cartera de proyectos que pudieran formar lo que será al Programa Nacional de Infraestructura (PNI) de la próxima administración, pero retomando aquellas obras que no pudieron realizarse en el presente sexenio, y que tienen una importancia considerable para resolver problemas de carácter regional.

Es decir, impulsar aquellos que beneficien no solo a un estado, ciudad o población en particular, sino que realmente traigan consigo la solución a problemas de movilidad, salud, saneamiento, etcétera, de forma regional.

Desde el principio, éste fue definido por el propio ejecutivo federal como el sexenio de la infraestructura, pues bien, los que vienen también deberían de serlo, en aras de buscar incrementar la calidad de vida de los habitantes, generar más empleos y mejor remunerados, y mejorar el índice de competitividad en el país (ésta semana el World Economic Forum anunció que México subió 5 lugares en la lista, colocándonos del lugar 58 en el 53).

La época de turbulencia electoral deberá quedar atrás para empezar a planear y construir lo que sigue. Hay que ponernos a trabajar.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*