Home || Colaboradores || La corrupción de las palabras

La corrupción de las palabras

Corrupción de las palabras

Eduardo Caccia


Significando


martes 14 de noviembre de 2017

Hace poco fui a jugar boliche con mi hijo. Tenía bastante tiempo sin ir a este pasatiempo que en mi infancia y juventud acaparó buena parte de mi tiempo. Me llamó la atención un pequeño detalle, de esos que son para la ciencia como una gota de sangre, contienen, en su secreta estructura, los datos esenciales para conocer la salud de un individuo. Tuve que pagar por adelantado. Toda mi vida había asistido a establecimientos similares donde primero juegas y luego pagas. No esta vez. Aunque presagiaba la respuesta, le pregunté al encargado el motivo del cambio. Efectivamente, muchas personas se van sin pagar luego de haber jugado. Sin duda es una muestra de la degradación ética que ha sufrido el país en las últimas décadas. La palabra, el compromiso de cumplir, ya no se respeta como antes.

El lenguaje es la extensión de la conciencia social. Si se rompe el compromiso de palabra, está fracturada de raíz la materia prima que amalgama el capital social de una comunidad, la confianza. Para muchos, la palabra era un signo mucho más fuerte y comprometedor que una firma autógrafa, precisamente porque la única prueba era, ante la inexistencia de un papel firmado, el trato hecho de boca a boca, sin testigos. Cuando no hay un elemento coercitivo de por medio, la voluntad de cumplir engrandece al obligado. Dar la palabra equivalía, en otros tiempos, a empeñar lo más preciado, incluso más que la vida misma: el honor. Quien honra su palabra está diciendo que no necesita de una prueba en papel, que su honor es más fuerte que su firma, y su nombre un sello de orgullo para su descendencia.

¿Pero hoy en día, quién habla de cuidar el honor? Parece una palabra tan fuera de época que no es de extrañar que las nuevas generaciones no sepan su significado.

Una de las máximas expresiones en donde la ciudadanía muestra su descontento y frustración con la clase política es cuando ésta no cumple su palabra. Prometer sin cumplir es una epidemia moral en un país que demanda precisamente lo contrario. Desde las grandes promesas políticas en campaña hasta la cotidiana impuntualidad de quien dice “ya estoy llegando” pero no es cierto, la mentira corrompe a toda la sociedad, una, la mexicana, caracterizada en buena medida por la simulación, la máscara, la intención de decir sin la voluntad de cumplir, la realidad que nunca es lo que uno cree que es sino lo que el otro termina decidiendo. Esta incertidumbre es un precipicio social donde ningún futuro es viable.

Necesitamos no un nuevo sistema político sino un nuevo sistema cultural que como consecuencia genere un nuevo sistema político. Esta renovación cultural debería implicar el rescate de la palabra como moneda de cambio, como divisa moral preciada, para significar que quien no tiene palabra nada tiene. Llegar ahí implica volver a las bases que alguna vez funcionaron, la impartición obligatoria de la ética y el civismo en momentos clave de la educación.

Philip Zimbardo en “El efecto Lucifer”, ha llegado a una conclusión con la que estoy de acuerdo: las sociedades decadentes requieren la exaltación de un nuevo heroísmo que honre la conducta deficitaria en una comunidad. Si todos roban, héroe será quien no roba, si todos mienten, héroe será quién dice la verdad. Necesitamos héroes de la palabra, difundir entre nuestros niños y jóvenes (principalmente) historias donde alguien como ellos, ante la posibilidad de hacer “lo que todos hacen”, decidieron hacer lo contrario, decidieron cumplir su palabra cuando hubiera sido muy fácil no cumplir y no tener consecuencias.

La defensa de la palabra es nuestra última frontera en la guerra contra una metástasis que todo corroe y termina por aniquilar. Si logramos recuperar el sentido de honor que conlleva la palabra empeñada habremos dado un gran paso en la recuperación social de México.

Les doy mi palabra.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. En mi niñez hubo una expresión que en mi vida escolar revistió importancia crucial: “valor civil”. Según todavía la entiendo, implica: a) la disposición de aceptar las consecuencias de los propios actos; b) la disposición de levantar la voz cuando veo que se comete una injusticia o entuerto; c) el valor, precisamente, de hacer aquello que creo correcto aunque los demás no lo vean así o no se atrevan. Hoy, ya no escucho esa expresión en ninguna parte. Y veo puros Esclavos Satisfechos de una sociedad corrompida por un régimen que nos impone la conformidad aunque rebose de violaciones a los derechos humanos míos y de los demás. Hoy implica para mí alzar la voz cuando veo que el Estado abandona a su suerte a los jóvenes y ciudadanos de la 3a edad, no garantiza los derechos humanos llamados DESC, que cubren empleo digno, estable y remunerativo, alimentación nutritiva y de calidad, educación objetiva y de alta calidad, servicios de salud accesibles y de alta calidad, no discriminación, y respeto a cada comunidad. DESC significa Derechos Económicos, Sociales y Culturales/Ambientales, y el gobierno mexicano los viola todos los días aunque firmó en la ONU junto con muchos otros miembros, el Pacto Internacional de los DESC (PIDESC).

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Eduardo Caccia

Eduardo Caccia

Licenciado en Administración de Empresas y estudios en análisis literario, Eduardo ha sido profesor en la Universidad Panamericana, y la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional. Ha escrito cientos de artículos sobre marcas y temas de código cultural en la revista Expansión, los periódicos Reforma, Mural, El Norte y La Jornada. Como conferencista ha participado en cientos de eventos en más de 10 países. Es socio fundador de la empresa Antropomedia, especializada en antropología digital y en el entendimiento de las redes sociales y la tecnología en nuestra vida diaria.
Desde que Eduardo (Ciudad de México, 1962) era niño, su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, llevándolo a la investigación no tradicional de consumidores. Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es autor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor.
Ha participado en diferentes asociaciones y consejos, tales como: el Consejo Ciudadano Consultivo de Calidad de Vida de la Ciudad de México por invitación del Jefe de Gobierno; del Consejo de Administración de Tecnolite; Consejo de Administración de la International Children’s Cancer Foundation, San Diego CA; Consejo de Administración de Tucané; Consejero de la Fundación PAS (Prevención Abuso Sexual a menores); miembro del GRECU (Grupo de reflexión sobre economía y cultura) de la UAM; del Consejo de la Incubadora de Negocios de la UP; y del Consejo de Administración de Mayama A.C., organización civil reconocida por la ONU.

x

Check Also

Asamblea, Diputados

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral

Cada cosa en su lugar

Me voy a referir a lo sucedido en la Cámara de Diputados la pasada semana. Durante la sesión un grupo de Diputadas emitió el grito que tanto ha sido reprobado que se haga en los estadios de fútbol. Las reuniones legislativas de este tipo se prolongan mucho...