Home || Ciencia y tecnología || #ADN18: Transformación Digital para Desarrollo Integral

#ADN18: Transformación Digital para Desarrollo Integral

Agenda Digital Nacional

jueves 31 de mayo de 2018

Las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) juegan un papel central en la construcción de una sociedad basada en el conocimiento y enfocada al desarrollo integral, es decir, crecimiento económico con una distribución equitativa del bienestar.

Por ello, resulta conveniente e incluso necesario que en todo el mundo el Estado cuente con un plan articulado, basado en las TIC para un lograr una transformación y mejora en los procesos de negocio, la provisión de productos y servicios de una organización, el acceso a contenidos culturales, educativos y de entretenimiento, así como a recursos de comunicación y productividad.

Es decir, que los países deben contar con una Agenda o Estrategia Digital.

Ella consiste en una articulación de todos los actores de la sociedad para la definición de objetivos, políticas y acciones enfocadas en la inclusión y transformación digital basada en el acceso y uso de las TIC.

Su objetivo es el de lograr un mayor bienestar en los individuos a través de una sociedad mejor educada e informada, más innovadora y amigable con el medio ambiente, con más espacios para ejercer sus derechos fundamentales, más abierta, transparente y participativa, con mejor calidad de vida y con mejores servicios de gobierno, salud, seguridad, educación, economía, movilidad y trabajo.

ADN18: la construcción del esfuerzo

Si México quiere lograr estos objetivos, debe contar con una agenda integral, que coloque a las TIC de manera trasversal en todas las actividades de gobierno, empresas y en la sociedad, con una visión de largo plazo, que garantice la continuidad de las políticas públicas, pero que al mismo tiempo se pueda medir a través de objetivos intermedios.

Esa es la Agenda que México debe tener.

En México, recientemente se publicó la “Agenda Digital Nacional 2018, Beneficios Digitales para Todos” o ADN18,[1] un documento de articulación, planeación estratégica y optimización de políticas y acciones para gestar una conectividad universal, promover la competencia efectiva en la industria y asegurar la competitividad y desarrollo del país para los próximos años.

Este documento derivó de la integración de esfuerzos y alineación de visiones convocados desde la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CANIETI), la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de Información (AMITI), la Asociación de Internet.MX (AIMx) y The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Estas entidades realizaron un exhaustivo análisis de las políticas públicas necesarias para impulsar la inclusión, innovación y competitividad de México, a través del uso de las TIC.

Así, se buscan sentar las bases para el establecimiento de una Agenda Digital eficaz y un proyecto de gobierno basado en la transformación digital del país.

ADN18: los Pilares

La ADN18 se compone de 121 recomendaciones aglutinadas en seis pilares estratégicos. Con ellos se busca transformar las instituciones, la regulación y las políticas públicas y la vinculación de la ciudadanía a favor del desarrollo nacional.

1. Diseño institucional para la transformación: El primer pilar engloba las políticas que buscan implementar un sistema de instituciones que cree, fomente, ponga en práctica y de seguimiento a las políticas públicas que impulsan la transformación digital del país. En otras palabras, se busca contar con un diseño institucional óptimo para establecer el marco legal que dote de certeza a las políticas de inclusión digital universal, incluyendo sus respectivos mecanismos de gobernanza, evaluación y presupuesto. Además, se recomienda que dentro este diseño institucional se establezca un programa transexenal dedicado a las TIC, que provea garantías para lograr la satisfacción del derecho fundamental de acceso a las TIC, con una visión a corto, mediano y largo plazos.

2. Política fiscal para el desarrollo: Dentro de este pilar se indica la necesidad de establecer una política fiscal integral para el sector de TIC y telecomunicaciones, que incluya un conjunto de reglas claras, estables y conducentes para el desarrollo social y económico, basado en una estrategia de optimización de ingresos, gastos y estímulos gubernamentales, que garanticen la provisión eficiente de bienes y servicios para satisfacer las necesidades digitales de la población.

Se propone que el diseño fiscal sectorial esté adecuadamente vinculado con el diseño institucional (pilar 1), para garantizar la existencia de un presupuesto nacional para la digitalización de todos los mexicanos, aplicable y funcional, que cuente con el sustento suficiente para su permanencia, a fin de asegurar la eficacia de las estrategias digitales y su mejora continua.

3. Marco gubernamental eficaz: Mediante este pilar se engloban las propuestas relacionadas a la gestación de una vinculación institucional eficiente y conducente del crecimiento y la innovación de la industria de las TIC. Todo ello inmerso en un entorno de transparencia y rendición de cuentas que prevenga la corrupción y la concentración de mercado, a fin de gestar una competencia efectiva y libre concurrencia.

De esta manera, se recomienda la neutralidad e interoperabilidad tecnológicas, esquemas interinstitucionales que fomenten la innovación y el desarrollo de las empresas, el aprovechamiento de servicios en la nube, la compartición de servicios entre dependencias, las sociedades público-privadas, así como la flexibilización de la contratación multianual de servicios.

4. Vida y sociedad digitales: Dentro de este pilar se engloban las medidas relacionadas a transformar el gobierno en su forma de operar, administrar, ofrecer servicios y su vinculación con la ciudadanía. Al respecto, se recomienda el aprovechamiento de las herramientas digitales para la educación, la provisión de servicios de salud, seguridad y todo tipo de trámites gubernamentales. Con ello se harán más eficientes los procesos, se reducirán los costos y se atenderá eficazmente a toda la población.

5. Competitividad digital: Se proponen una serie de medidas enfocadas a eliminar y prevenir la concentración del mercado, con incentivos a la innovación, la cobertura y la obtención de precios óptimos. Asimismo, se recomienda expandir el comercio electrónico y la oferta de servicios financieros a toda la población, con un marco regulatorio flexible que brinde certeza jurídica para promover la innovación en las PyMEs, la facilitación comercial y aduanera, el libre flujo controlado e informado de datos para la competitividad y la multiplicación de los intermediarios de Internet, así como incentivos para el surgimiento de nuevas empresas tecnológicas o usuarias de la tecnología.

Con ello pretende consolidarse la reforma en telecomunicaciones, al garantizar la libre competencia en un entorno de plena certidumbre jurídica.

6. Telecomunicaciones de vanguardia: Hoy más que nunca, México necesita hacer el uso adecuado de la infraestructura pública y del Estado para poder conectar a toda la población con servicios digitales. Para ello debe acelerarse el proceso de migración a nuevas tecnologías, teléfonos inteligentes, redes de nueva generación, así como tener esquemas eficientes de uso de suelo y pagos de espectro, para privilegiar la adopción y renovación tecnológica del país sobre cualquier otro criterio recaudatorio.

¿Para qué la ADN18?

La importancia de este documento reside en proveer un marco de referencia de propuestas específicas acerca de las políticas públicas óptimas de generación de productividad, mejora educativa, combate a la delincuencia y eliminación de brechas sociales a partir del acceso universal y aprovechamiento óptimo de las TIC.

La ADN18 alineó sus líneas de acción a los Objetivos del Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y vinculó cada uno de los objetivos planteados a los pilares establecidos.

En otras palabras, la ADN18 propone que, a través del acceso y aprovechamiento de las TIC y las telecomunicaciones, se pueden corregir varios de los males de la sociedad como la pobreza, la falta de acceso a la salud, la deficiente educación, la desigualdad, la falta de empleo, la baja productividad, la ausencia de un crecimiento sostenible, por mencionar algunos.

[1] Agenda Digital Nacional 2018, Beneficios Digitales para Todos. Disponible en: https://goo.gl/Y6gSrX

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Ernesto Piedras

Ernesto Piedras
Economista (ITAM-London School of Economics), Director General de The Competitive Intelligence Unit (www.theciu.com), especializada en el análisis del mercado y la regulación de las telecomunicaciones. Además de haber trabajado en la industria de las telecomunicaciones, ha desempeñado diversos cargos académicos y en la administración pública. Es autor de diversos libros, artículos, ensayos, documentos de trabajo y capítulos en libros colectivos. Líder de opinión en medios de comunicación, con presencia regular en radio, televisión y prensa escrita. Entre sus participaciones destaca la colaboración en el canal de Foro TV y El Financiero-Bloomberg, la columna semanal Inteligencia Competitiva publicada en el periódico de circulación nacional El Economista, así como colaboraciones regulares en las revistas Consultoría, Expansión y Boletín Canieti, y diversas participaciones ocasionales en otras publicaciones. Anterior miembro del Consejo Consultivo de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y actual miembro del Consejo de Participación Ciudadana para el fortalecimiento institucional de Radio Educación, emisora de la Secretaría de Educación Pública, Miembro del consejo editorial de Negocios 2017 de Grupo Reforma.