Home || Colaboradores || ¿Cuál México?

¿Cuál México?

México

jueves 27 de julio de 2017

En el territorio mexicano existen un sinfín de realidades que en muchas ocasiones chocan entre sí, pero la pobreza es, indudablemente, lo que prevalece de manera más evidente. También existe una clase media sumamente pauperizada que está conformada por burócratas, obreros y toda clase de oficinistas. La clase alta está conformada en la mayoría de los casos y no sin reconocer honrosas excepciones, por nietos, hijos de políticos o políticos en funciones o bien aquellos que al amparo de los poderosos se han hecho de fortunas considerables.

Los hay con autos lujosos, otros viajan en el vergonzoso transporte público, muchos en autos ‒digamos, normales‒, algunos en taxi o en Uber. Hay quienes comen en lujosos restaurantes en comilonas que duran por lo menos dos horas, otros unos tacos parados afuera del metro, otros se llevan su sanísima ensalada preparada en casa, consumiendo lechugas regadas con aguas negras.

Hay mexicanos de ciudad, otros de pueblo, unos más de rancho, casi todos vivimos hacinados en ciudades que han crecido sin planeación alguna.

Hay quienes quieren un México mejor y siguen las reglas, aunque de vez en cuando las rompan, hay otros que pareciera disfrutar de la anarquía y aprovechan el caos para hacer lo que les da su regalada gana, ya sea al amparo de gobernantes corruptos o bien de la ausencia de gobierno.

Tenemos “Méxicos” maravillosos, con playas y bosques, estupenda infraestructura hotelera y grandes restaurantes en donde nuestro arte culinario puede ser apreciado por propios y extraños, pero tenemos también zonas inmensas plagadas de construcciones de bloc de granzón que con su color gris, entristecen la vida de quienes las ven como sus hogares; tenemos escuelas que cuestan 200 mil pesos al año y hablo de primarias y escuelas en donde no cuentan ni siquiera con material suficiente o personal docente capacitado.

En la Ciudad de México existe la zona de Santa Fe que nos deja ver parte de lo que es el primer mundo, y tenemos Tláhuac en donde los cárteles de la droga se esconden detrás de un discurso falaz y una corrupción que da náuseas. Tenemos Las Lomas e Iztapalapa, dos zonas totalmente antagónicas económicamente, pero con muchas cosas en común, baches por todos lados y postes que ya no soportan el peso de los cables hechos nudos, enmarañados como si de arte objeto se tratara.

Los políticos creen que viven en el México de todo mundo y es que ellos olvidaron de dónde salieron y aquello que querían transformar cuando fueron idealistas ‒y eso si lo fueron‒.

Tenemos el “México cultural” que todavía es incipiente y el “México violento” en donde el miedo se ha convertido en una forma de vida que hace que ya muy poco nos sorprenda.

El México de los grandes hospitales privados donde la gente sale pobre, pero sana, y el México de la salud pública que, deshumanizada, maltrata a la población que tiene que esperar meses para una operación quirúrgica.

El México de antes en donde la solidaridad, la caballerosidad y la forma de vida eran apreciadas en el mundo entero y los visitantes abarrotaban nuestros destinos turísticos; a la UNAM llegaban estudiantes de muchos países y hoy no podemos recibir más alumnos en una Universidad saturada.

Aquél México en que el sentido del humor en la televisión tenía una inocencia maravillosa y no la vulgaridad existente.

Vaya, en aquél México se admiraba a los políticos…

Tendríamos que construir un país más homogéneo, la actual desigualdad es aberrante y sólo promete un caos cada vez mayor.

¿Se ha preguntado usted alguna vez en cuál México vive?

@fschutte

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

2 comentarios

  1. Parece, que se empezó a crear un caldo de cultivo para el cancet y ahora no sabemos si es curable.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Fernando Schütte

Fernando Schütte
Empresario inmobiliario, maestro de posgrado, activista social, articulista y servidor público. Fue el principal promotor y organizador de la Marcha Blanca el 27 de Junio del 2004, que reunió a casi tres millones de personas en el Paseo de la Reforma, todos vestidos de blanco, en demanda de más seguridad así como exigir nuestro derecho a una sociedad sin corrupción ni violencia. Es un convencido de que la participación del ciudadano es fundamental en la buena marcha de las políticas sociales de cualquier gobierno.