Home || Colaboradores || La Economía no es el destino

La Economía no es el destino

nuevo gobierno

Gastón Melo


México en Sincronía


martes 23 de octubre de 2018

Vamos hacia una sociedad cada vez más dividida y no sólo por los aspectos económicos sino por condiciones étnicas, migratorias, de acceso tecnológico de formación, de salud y de modificaciones biónicas. Después de la conferencia de Manuel Castells sobre la crisis de la democracia liberal en la Ibero hace dos semanas, mis conjeturas respecto al porvenir de nuestra sociedad se confirman y con mayor claridad: México puede jugar un papel inhibidor de esta tendencia y convertirse en el paladín de una ontología global más humana.

Estamos asistiendo al resurgimiento de los movimientos ultranacionalistas y xenófobos en Europa y en Estados Unidos. No se trata ya de las hoy ya viejas y súper intelectualizadas nuevas-derechas de los años 70 y 80 ‒aquellas que publicaran la radical pero brillante revista, Eléments, coordinada por Alan de Benoît, con la participación de Louis Pauwels, fundadores del G.R.E.C.E. (Groupement des Recherches et d’Études sur la Civilisation Européenne) y del legendario Club de l´horloge, representado por las juventudes giscardistas‒, sino de movimientos más primarios ligados a ideas populistas, maniqueas y asociadas a una teología de la democracia, referida por Adam Kotsco, bien descrita en su ensayo sobre los demonios del neoliberalismo.

La prevalencia de la ideología del “siempre más” ha sido ampliamente criticada entre otros, por el papa Francisco, quien señala que las sociedades más pobres aportan un mejor sentido de la medida que las sociedades opulentas y pueden convertirse en una guía hacia sociedades más humanas, más integradas y más pacíficas.

En este contexto, México, su nuevo gobierno y sus nuevos líderes, tienen un reto mayor que pudieran en el mejor de los casos imponerse: aportar este sentido griego del “sofrosiné”, de la moderación, que debiera estar al centro de la acción.

México

Imagen: Alto Nivel.

Este argumento, sugerido por el presidente electo y asociado con la austeridad republicana, con la frugalidad política y con la dignidad de la acción, se encuentra en principio en franca oposición con los grupos que lanzan al nuevo régimen críticas (algunas, reconozcámoslo, justificadas…) basadas en su tendencia a un mayor equilibrio de la repartición de bienes en la sociedad, comenzando precisamente por los salarios. Que sobre aquí la glosa del asunto “lady langosta Yáñez”, del que tanta tinta corrió ya y que Guadalupe Loaeza acota con la posible responsabilidad de “ella”, la cónyuge, en el asunto.

La Economía y el PIB ‒queda cada vez más claro‒, no son una buena medida del desarrollo y mucho menos de la felicidad de las sociedades. Sobre esta base surge el reto para los nuevos funcionarios. Esto, con la vocación de hacerles comprender y encontrar salidas más demostrativas y menos discursivas que puedan ser convincentes desde una perspectiva no emocional y de teología democrática, sino de manera racional, introspectiva y floreciente en la acción.

La confrontación es clara entre diversos círculos de la “comentocracia” mediada, la alta burocracia actual, tan llena de canonjías y en franca oposición a la entrante, que, acostumbrada a la precariedad salarial y habiendo vivido bajo el umbral de la repartición del erario en las capas superiores, sí está dispuesta a sujetarse a la austeridad del nuevo régimen a cambio del poder puro en el peor de los casos y transformador en el mejor.

Las élites económicas satélites de una visión neoliberal puesta al día, bañadas en responsabilidad social de las empresas y “buenismos” de modestas caridades, se empeñan en seguir muy de cerca las acciones del nuevo régimen y asientan en cuanto les es posible ‒y vaya que es así‒ duros y bajos golpes en ocasiones, derivados de las incontables oportunidades, producto de la candidez aún poco reactiva de los, a veces jóvenes, y a veces añosos, nuevos funcionarios. 

economía mexicana

Imagen: iStock.

Percibo un afán mórbido porque no siempre está justificado ideologizar las acciones propuestas, atribuyendo a una militancia en las ideas las propuestas que procuran reajustes salariales, recortes presupuestales, disminución de la base burocrática, etcétera.

Entre los funcionarios más sensibles está el círculo de los embajadores, ministros agregados culturales, de negocios y cónsules de las representaciones diplomáticas, que sienten las nuevas intenciones (todavía) como atentatorias a su estatus económico. Las ayudas para renta, transporte, menaje de casa, gastos de representación aunadas a la merma en sus salarios, están haciendo que su hoja de vida se convierta en un jugoso negocio para los head hunters y agencias de colocación.

El mismo fenómeno se está presentando en otras administraciones. He escuchado a algún empresario decir a sus allegados: inviten al dos, tres y cuatro del SAT y díganles que les cuadruplico el salario. Funcionarios actuales a partir del nivel de jefe de departamento, coordinador, directores, directores generales y subsecretarios, (favor de agregar los femeninos) no creen que el nuevo gobierno pueda satisfacer sus estándares de vida y sus necesidades. ¿Qué ocurrirá?

La apuesta de López Obrador, en el sentido de ventilar los cargos de reemplazo en muchos niveles de la administración, tiene aspectos positivos como lo son el hecho de familiarizar a los nuevos funcionarios con las tareas que habrán de asumir en breve, documentarse técnicamente y, a su vez, pensar en la estructura del orden establecido, conocer aquellos aspectos que han demostrado su ineficacia o por el contrario, aquellos que han sido positivos; también permite pensar en formas innovadoras, en mejores prácticas y formas de operación que puedan aportar soluciones más óptimas con menores costes. Pero el resultado es también el de una sobreexposición que abre un flanco de vulnerabilidad.

hacienda

Imagen: EmeEquis.

En materia de seguridad, educación o energía, se perciben lastres significativos que aportan falsas nuevas ideas en las que participan nuevos viejos funcionarios que no han tenido un récord de resultados y eficacia.

Algunos de los nombrados gozan de la confianza del presidente electo, del secretario designado o del director general entrante, pero no cuentan, sin embargo, con el récord de transformación sustantiva en las administraciones en que de alguna manera han podido participar para la gobernanza regional, local o federal.

La oportunidad de construir una ejemplaridad mexicana se está dando con base en dos condiciones, por una parte, la de un mundo donde la geopolítica está particularmente descompuesta y buscando volver a entender sus propias prioridades y, por la otra, la complexión de las búsquedas ideológicas en el país, que legan la necesidad de un espacio de sentido, de inclusión de decisiones fuertes, racionales, creativas, basadas en buenas prácticas y con la visión clara de un porvenir cuyo imaginario debe aún pasar por mejores y más claras narrativas.  Esto sólo puede darse en un marco de extraordinaria disciplina, con equifinalidad del trabajo de las administraciones, el compromiso de profesionalización institucional, la absoluta renuncia a la corrupción, el uso franco y desafectado del poder para servir y en una acción de funcionarios menos nombrados por cuotas o compromisos que por su conocimiento temático administrativo, su eficacidad operativa, su enjundia, honorabilidad, cuidado de su capital de reputación, capacidad de trabajo en equipo e ingenio para saberse responsable de algunos nodos en una red de sentido.

Francia, Alemania e Inglaterra están entretenidas mirándose el ombligo o atendiendo su propio tablero de ajedrez.  Hay actualmente una singular efervescencia por el cambio en el gobierno francés, la reciente designación del Ministro interior, equivalente a nuestra Secretaría de gobernación, despierta la argumentada sospecha de nuevos cambios. La ley Blanquer, en materia de educación, ha hecho correr mucha tinta y dado pie a especulaciones sobre su posible ascenso en el gabinete de Macron. Ángela Merkel está perdiendo aceleradamente la dominación regional de su partido. Los resultados electorales en Baviera son una advertencia para Berlín. Los escándalos ecológicos de sus más emblemáticas compañías automotrices, independientemente de la ola fascista creciente en Austria, Italia y los Países Bajos, la tienen ante un dilema histórico. La señora May, por su parte baila al ritmo de ABBA para levantar consensos fundamentales de un Brexit que pueda ser un buen corolario de 10 años de crisis económica.

consulta

Protestas que solicitan una segunda votación para el Brexit, Londres, Inglaterra, octubre 2018 (Foto: Simon Dawson/Reuters).

En Europa están en juego aspectos migratorios, posiciones frente al Brexit, la gobernanza europea, el complejo tablero de los intereses en el medio oriente, la posición frente a la poderosa Federación Rusa en Crimea y la dependencia del abasto de gas, la creciente ola antisemita de la poco se habla en los medios y mucho se vive en la cotidianidad y las frágiles economías de la Europa periférica.

China sigue practicando un inteligente juego-de-Go en su escenario global: ampliación del mercado interno, política monetaria global, estrategia comercial agresiva con la reapertura de su ruta de la seda en sentido contrario al de Marco Polo, territorialización de sus intereses en puertos estratégicos en África y una política energética dual en Latinoamérica,  ensuciando el Amazonas con la financiación de las explotaciones venezolanas y ecuatorianas, y limpiando el aire con energías amigables en Chile y Argentina.

Estados Unidos está desuniéndose más que nunca con un presidente entretenido en sus tweets, ofreciendo a los sauditas el beneficio de la duda, en el ya evidente asesinato del periodista Jamal Khashogghi. La política interna con la elección de noviembre será difícil para los republicanos, por decir lo menos, pues aunque ganen el Senado, el Congreso y varios estados pasarán probablemente a manos de los demócratas. Está en juego en unas cuantas semanas el más importante referéndum sobre la carrera del presidente Trump.

En México, la ola migratoria cobra proporciones globales. Es tiempo de tomar posición clara al respecto, tenemos el ejemplo de Merkel quien buscó la aceptación de un millón de refugiados a un costo político enorme. La Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) intenta inteligentemente mitigar con acciones estratégicas la migración, pero es tarde quizá para esta administración.

La respuesta contundente, clara, inteligente, debe venir del gobierno entrante ya que son ellos quienes heredarán el problema. Mas allá de las prometidas visas de trabajo se necesita ampliar el plan de inclusión de jóvenes al sistema productivo. Basta una mirada a las imágenes de la caravana para entender que los problemas que se avecinan están en la educación y el empleo y no en la economía.

Qué dicen ‒no los escuchamos aún‒ Esteban Moctezuma, Solís, los Guevara, Maldonado; qué dice Luisa María Alcalde y su equipo. Es tiempo de existir. Las ventanas de oportunidad son también espacios de topología variable, se abren y se cierran.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Gastón Melo

Gastón Melo
Gastón Tadeo Melo Medina ha dedicado su vida profesional al quehacer comunicacional. Doctor en Psicología Social y de las Comunicaciones por la Universidad Louis Pasteur, Estrasburgo, Francia, (1981). Concibió y produjo hasta 2005 “Cumbre Tajín” Fórmula para el encuentro entre altas y bajas identidades. Concibió produjo y animó “Espacio Vanguardia” (EVAC), seminarios, conferencias y actividades para reconocer la perspectiva joven sobre la agenda nacional y global y una plataforma de encuentro y diálogo entre el mundo de las universidades y el de las empresas, habiendo creado redes presentes en 22 países de Iberoamérica (1997/2013). En su función de Productor y Director en diversos medios, ha ganado premios en Cinematografía con la película “Talpa”, adaptando la obra de Juan Rulfo y en televisión con diversos documentales de investigación etnológica, arqueológica y científica. Redactor en Noticieros de Televisa en 1974, corresponsal en Francia hasta 1980. Director de la oficina de la presidencia del Grupo Televisa y vicepresidente de Grupo hasta el 2001; asesor de su Presidente, hasta el 2013. Gastón Melo es socio Director del Sistema de Información Logística (SILOG) desde 1993. Concibió y es rector del Colegio de la Globalización, seminario permanente de formación de cuadros de negociadores con instituciones multilaterales. Asesor de varias empresas y gobiernos y colaborador de la revista Semanario sin Límite desde 2015, Gastón es también, medalla al Mérito Universitario por la Universidad Anáhuac de México y Officier de l’Ordre des Arts et des Lettres, condecorado por el Gobierno de Francia (1998).