Home || Colaboradores || Empresas y Derechos Humanos

Empresas y Derechos Humanos

Derecho ambiental.

Gerardo Gil Valdivia


Pensar el futuro

Imagen: Universidad del Rosario.

martes 6 de agosto de 2019

El tema de las empresas y los Derechos Humanos toma cada vez más relevancia en los foros internacionales multilaterales, en particular en el seno de la Naciones Unidas, así como en las legislaciones de numerosos países desarrollados y de economías emergentes. El concepto de “empresas y derechos humanos” constituye una fase de cómo ha evolucionado la noción tradicional del tema. Para ubicarlo con precisión en tal contexto, es importante recordar algunos elementos de esta evolución.

La idea de la protección y promoción de los derechos humanos está asociada a la del respeto a la dignidad de la persona. Esta noción ética puede ubicarse en numerosas tradiciones filosóficas, religiosas y políticas. Así, buena parte de la historia política mundial está vinculada al respeto de los derechos y las libertades fundamentales. De igual forma, hay numerosos textos políticos que han marcado esta tradición en particular en la historia de Occidente como la Carta Magna, La Declaración de Independencia de los Estados Unidos y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789.

Declaración de los Derechos del Hombre.

Fragmento de la Representación de la Declaración de los Derechos del Hombre, Jean Jacques François Le Barbier, (1789).

Pero el concepto contemporáneo de los Derechos Humanos deriva en buena medida de la Declaración Universal de los Derechos Humanos aprobada por la Asamblea General de la Naciones Unidas de 1948. A partir de ese momento se inicia una importante labor de aprobación de numerosos tratados e instrumentos internacionales, como el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, así como el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales y posteriormente se ha establecido abundante normatividad sobre diversos temas, en particular para la protección de grupos vulnerables.

Existen numerosas clasificaciones sobre la evolución de los Derechos Humanos, entre ellos la preservación de la naturaleza y el medio ambiente, así como el derecho al desarrollo.

La tradición internacional en la materia se suma a la trayectoria mexicana de defensa de los derechos y las libertades fundamentales, que se expresa en la creación de instituciones como el Juicio de Amparo en el siglo XIX, o bien en la Constitución de 1957 y en la de 1917.

Un momento determinante de esta evolución se ve reflejada en la reforma constitucional de junio de 2011, una de las más importantes que se han hecho a la norma fundamental mexicana, que establece la protección y promoción de los Derechos Humanos como el fin último del sistema jurídico mexicano. El artículo 1° determina que en México todas las personas gozarán de los Derechos Humanos “reconocidos” por la Constitución y los tratados internacionales de los que el Estado mexicano sea parte, favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia. Agrega que todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los Derechos Humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.

Constitución de 1857.

Ilustración: Pinterest.

Al ser la empresa el agente fundamental de la vida económica, la sociedad civil y la academia desarrollan cada vez más reclamos y señalamientos por su conducta. Así queda claro que corresponde al Estado promover, proteger y garantizar el respeto a los Derechos Humanos, pero las empresas deben respetarlos.

Los marcos normativos internacionales y las legislaciones nacionales comienzan a establecer reglas que responsabilizan a las empresas por sus acciones. En este sentido, toman forma instrumentos para combatir la corrupción y la impunidad, la pobreza y la desigualdad; el cuidado del medio ambiente, entre otros temas.

Los reclamos contra las acciones empresariales van desde el uso del trabajo esclavo en la Alemania nazi, o la explotación laboral durante la época de la apartheid en Sudáfrica, la explotación del trabajo infantil en Asia y en América Latina, la represión violenta de las protestas de trabajadores en numerosos países en distintas regiones en el mundo.

Así, observamos cómo evoluciona de los principios de la Responsabilidad Social Empresarial hasta en la actualidad, una tendencia regulatoria internacional en materia de Empresas y Derechos Humanos.

A partir de 2011, la ONU adoptó un documento de carácter recomendatorio denominado “Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos”. Actualmente, se discute un Tratado Internacional con este tema, en forma vinculante. En suma, la civilización contemporánea, reflejo del vertiginoso progreso científico y tecnológico, ha sido altamente destructor de la naturaleza. Se han rebasado o se está a punto de hacerlo los nueve límites naturales del planeta, en algunos casos más allá del punto de no retorno.

Justicia y Medio Ambiente.

Ilustración: UGTCyL Medio Ambiente.

El cambio climático es uno de ellos. Más allá de las legislaciones nacionales, que en materia de la protección del medio ambiente, presentan avances y retrocesos, es fundamental que las empresas tomen conciencia de la gravedad del problema. Está en juego la viabilidad del planeta, nuestra casa común, y en consecuencia el futuro de la humanidad.

Uno de los temas más trascendentes en este campo es el Combate al Cambio Climático, que es probablemente la mayor amenaza colectiva global.

El crecimiento demográfico aunado a la creciente destrucción de la naturaleza de origen antropocéntrico, plantea a la humanidad enormes retos para su supervivencia. El Acuerdo de París en 2015 está rebasado por la realidad. El aumento de la temperatura debido principalmente a la emisión de gases de efecto invernadero, derivados del uso de combustibles fósiles, altera todos los aspectos planetarios que han permitido la vida humana y su desarrollo social en el planeta.

Por tanto, es fundamental articular un Plan Global de Emergencia en materia de cambio climático. Cada día que pasa el problema se agrava. En este sentido la adecuada regulación a la vida empresarial es fundamental.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Gerardo Gil Valdivia

Gerardo Gil Valdivia
Gerardo Gil Valdivia es abogado egresado de la UNAM. Realizó estudios de postgrado en la Universidad de Harvard, (International Tax Program). Ha sido Investigador de Tiempo Completo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, y profesor en varias Universidades en México y en el extranjero.Colaboró como funcionario de Nacional Financiera, fue Presidente de Latinequip, S.A.; Director General de Mexpetrol, S.A. de C.V. Es autor de varios libros y artículos sobre Derecho Público, asuntos internacionales, y energía y sustentabilidad entre otros temas. Es Presidente del Club de Roma (México), Vicepresidente de la Fundación Javier Barros Sierra y miembro del COMEXI.