Home || Colaboradores || Lula, el populista

Lula, el populista

lula

viernes 13 de abril de 2018

Luiz Inácio Lula da Silva competía en la elección presidencial de Brasil con todas las posibilidades de ganar; por eso está en la cárcel, no porque se le hubieran probado las acusaciones de corrupción pasiva que le armó la fiscalía y que le bastaron al juez Moro para sentenciar “por convicción”.

Está en la cárcel porque intentó volver a gobernar con su política populista, según la cual, para que la economía crezca hay que distribuir y darle a los pobres acceso al crédito para comprar una casa, para tener energía eléctrica, agua potable y mejores niveles educativos.

Para ganar las elecciones de 2002 (en el cuarto intento como candidato), Lula tuvo que convencer a las élites brasileñas de que no representaba una amenaza para sus intereses (como AMLO está tratando de hacer en México) y de que su programa incluyente, distributivo de la riqueza, sería beneficioso para todos en el país.

Durante sus ocho años de gobierno —del 1 de enero de 2003 al 1 de enero de 2011— lo cumplió: pobres y ricos ganaron. Como ha documentado Pablo Gentili, secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, durante ese periodo, los sectores de altos ingresos ganaron 23% más, pero los pobres tuvieron 84% más de ingresos.

Lula

21/09/2016
Foto: Ricardo Stuckert

Es cierto, durante los dos periodos que gobernó Lula, Brasil se benefició de ingresos extraordinarios por el alza de precios internacionales que alcanzaron las materias primas; México, con Calderón en la presidencia, también recibía ingresos sin precedente por la venta de petróleo, arriba de 100 dólares cada barril, recursos que no tuvieron utilidad económica ni social alguna.

A partir de 2012, bajaron los precios de las materias primas y, con ello, los ingresos extraordinarios de Brasil, lo que metió en problemas fiscales al gobierno de Dilma Russeff, a los que se sumaron acusaciones de corrupción nunca comprobadas y razones políticas que llevaron a su destitución.

“¿Por qué el juez Moro encarcela a Lula sin otra prueba que su propia convicción?”, pregunta Gentili, y responde: “Porque ha sido la estrategia que el poder financiero (…), el gran monopolio comunicacional que es la Red Globo, y sectores políticos conservadores han encontrado para acabar con lo que creen ser un antecedente inaceptable”, es decir, el de un gobierno con sentido populista y resultados que le dan fuerza social.

El gobierno de Michel Temer, que asumió tras la destitución de Russeff, se parece a los que han sucedido a otros gobiernos populistas, como el de Argentina con Mauricio Macri: no tienen pretensiones totalitarias, sino más bien las de desarticular a la sociedad apabullada por problemas de inseguridad en todos los órdenes.

Temer y Macri son presidentes sin carisma, torpes, repetidores de frases hechas por asesores de imagen pensando en proyectar la de alguien bien preparado, “moderno”, que piensa globalmente y es grato para Estados Unidos.

http://estadoysociedad.com

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Guillermo Knochenhauer

Guillermo Knochenhauer
Licenciado en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Egresado del Programa Avanzado en Dirección de Entidades Públicas, Instituto Nacional de Administración Pública. Miembro del Consejo Ciudadano para el Desarrollo Social del Estado de Morelos, e integrante del Comité Técnico para la evaluación de programas sociales. Escribe en el periódico El Financiero desde el 2002. En el sector público fue Director General de Comunicación Social del Sistema Alimentario Mexicano (1980-1982); Coordinador de Asesores del Subsecretario de Asuntos Multilaterales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (1983-1984); Director de Planeación del Sistema de Distribuidoras Conasupo y Director de Empresas Industriales y Comerciales de Conasupo (1988-1991); Coordinador de Asesores de la Dirección General de Banrural (1991-1994); y Coordinador de Asesores del Subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la SEMARNAT (2001-2003). Fue productor y conductor del programa radiofónico “Sembrando Juntos en XEX” de Radiópolis/Televisa y de su réplica a través del Sistema Morelense de Radio y Televisión. Dirigió la revista Análisis XXI, mensuario de economía/política. Autor del libro Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes y co-autor de diversos libros, entre los que destacan: México Hoy, Por una Nueva Política Alimentaria, y El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis. También ha escrito decenas de ensayos, publicados en revistas como Comercio Exterior, Nexos, Este País, Quorum, Revista Mexicana de Ciencia Política.