Home || Colaboradores || Estado débil en nuestro país

Estado débil en nuestro país

Estado débil.

Guillermo Knochenhauer


Contracorriente

Fotografía: México desde Aquí.

viernes 3 de mayo de 2019

La 4T, como cualquier proyecto de gobierno que hubiera ganado la presidencia, necesita con urgencia recuperar capacidades institucionales que el Estado ha perdido, y que son cruciales para la gobernabilidad del país.

Los avances del gobierno de López Obrador en esa dirección los aplauden sus bases, pero los ven con gran desconfianza quienes se consideran los protagonistas o beneficiarios de la transición política hacia mayores libertades democráticas.

Debería ser preocupación de todos, sin distinciones políticas, que en México haya regiones del territorio y sectores de la sociedad en las que esas libertades son fantasías imposibles de realizar; son muchas las zonas del territorio nacional sobre las que los poderes Judicial, Legislativo y Ejecutivo del Estado han perdido presencia y autoridad.

Es indiscutible la necesidad y urgencia de que el Ejecutivo gobierne en todo el territorio. Dos medidas del gobierno de López Obrador que tienen ese propósito son, por ejemplo, los superdelegados en las entidades federales y la guardia nacional, ambas criticadas como atentatorios contra el pacto federal.

Los términos del pacto tienen que cambiar con aquellas entidades en las que las autoridades locales ‒gobernadores y/o alcaldes‒ se coludieron con la delincuencia, y con aquellas con las que pueda haber una coordinación para fortalecer la capacidad legítima de coacción del Estado para mantener la seguridad pública y el orden social conforme a la ley.

La cuarta transformación

Fotografía: T13.

Aunque restablecer la seguridad pública es una prioridad del gobierno, a nadie escapa ¡y debería estar presente en la conciencia de todos!, que no tiene, por lo pronto, los medios para someter a la delincuencia.

Y no se crea que la delincuencia es la única que se aprovecha de la debilidad del Estado; también lo desafían poderosas corporaciones, como las que forman el sistema bancario, al que el Banco de México no se ha atrevido a aplicarle las medidas regulatorias que le permiten sus atribuciones y al que el presidente se limitó a pedirle a los mayores bancos que compitan entre sí para disolver su extrema concentración del mercado.

El ámbito en el que sea cuantificable la fragilidad institucional, es la precariedad fiscal de la federación; es de sobra conocido que el cobro de impuestos en México es de los más bajos de América Latina, ya no digamos en comparación con la OCDE.

Si AMLO ofreció no elevar ni crear ningún impuesto y necesita urgentemente mayores ingresos para gasto social e inversiones, y si cumple con mantener la disciplina fiscal, no le queda más que cerrar las vías de evasión y elusión en el pago de obligaciones fiscales de las grandes corporaciones.

Todo indica que, por lo pronto, tampoco tiene la capacidad política, e institucional para aplicar la ley en ese aspecto.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Guillermo Knochenhauer

Guillermo Knochenhauer
Licenciado en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Egresado del Programa Avanzado en Dirección de Entidades Públicas, Instituto Nacional de Administración Pública. Miembro del Consejo Ciudadano para el Desarrollo Social del Estado de Morelos, e integrante del Comité Técnico para la evaluación de programas sociales. Escribe en el periódico El Financiero desde el 2002. En el sector público fue Director General de Comunicación Social del Sistema Alimentario Mexicano (1980-1982); Coordinador de Asesores del Subsecretario de Asuntos Multilaterales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (1983-1984); Director de Planeación del Sistema de Distribuidoras Conasupo y Director de Empresas Industriales y Comerciales de Conasupo (1988-1991); Coordinador de Asesores de la Dirección General de Banrural (1991-1994); y Coordinador de Asesores del Subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la SEMARNAT (2001-2003). Fue productor y conductor del programa radiofónico “Sembrando Juntos en XEX” de Radiópolis/Televisa y de su réplica a través del Sistema Morelense de Radio y Televisión. Dirigió la revista Análisis XXI, mensuario de economía/política. Autor del libro Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes y co-autor de diversos libros, entre los que destacan: México Hoy, Por una Nueva Política Alimentaria, y El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis. También ha escrito decenas de ensayos, publicados en revistas como Comercio Exterior, Nexos, Este País, Quorum, Revista Mexicana de Ciencia Política.