Home || Colaboradores || ¿Hacia dónde, presidente?

¿Hacia dónde, presidente?

Rumbo de México.

Guillermo Knochenhauer


Contracorriente

Imagen: Celag.

viernes 2 de agosto de 2019

Me refiero al comentario de Vicente Arredondo sobre mi artículo publicado en este espacio la semana pasada; comparto su dicho de que las fallas en las relaciones entre personas, grupos y empresas con el gobierno tienen como fondo problemas de dinero. “No hay sentido alguno de auténtico interés nacional. Cada quien ve por lo suyo, y lo suyo significa dinero y bienestar personal, grupal o empresarial”.

El comentario apunta a que no hay claridad en que la intención declarada por el presidente, de imponer el interés general al de los económicamente poderosos, avance con la necesaria motivación social y congruencia política del gobierno.

El verdadero desarrollo, el que ofrece certezas en seguridad económica, social y personal a todos, tiene como primer requisito una idea de progreso que sea significativa para la mayoría y aceptada como la dirección que el Estado sigue o debe seguir.

El segundo requisito, inseparable del primero, es que diversos intereses particulares –con sus excepciones– reconozcan en el diseño y ejecución de las políticas económica, financiera, fiscal y social un balance favorable entre costos y beneficios.

Desarrollo de México.

Imagen: García, Terán & Torres, Asociados SC.

El bono político con que inició el gobierno de López Obrador se está desgastando sin que haya logrado motivar y reunir a las fuerzas económicas necesarias para avanzar en la idea de que “por el bien de todos, los pobres primero” (de incuestionable significado social); tal avance requiere una plataforma de crecimiento material que está por crearse, no existe, venimos de más de tres décadas de crecimiento per cápita nulo o negativo, con un sistema financiero extranjerizado que no financia actividades productivas y un fisco que recauda apenas la tercera parte de lo que, en promedio, cobran los gobiernos integrantes de la OCDE.

El lunes, el secretario de Hacienda anunció que se destinarán desde ya, 485 mil millones de pesos para impulsar, no el consumo con medidas asistenciales, sino inversiones productivas en infraestructura, además de créditos y garantías a micro, pequeñas y medianas empresas y algo muy relevante, que Enrique Quintana apuntó antier: finalmente se echa a andar a la banca de desarrollo.

Es un primer paso, pero su repercusión requiere medidas que van contra declaraciones del presidente; a manera de ejemplo, el crecimiento supone la contribución del sistema financiero privado, al que se le ha ofrecido la libertad para autorregularse y el compromiso de que no se aplicarán normas vigentes para hacerles bajar las excesivas comisiones y tasas de interés que cobra en nuestro país.

Soluciones.

Ilustración: Nexos.

Las inversiones del sector público son el más importante instrumento de fomento económico con que cuenta el Estado y, sin embargo, lo que proyecta el gobierno para todo el sexenio es su disminución, igual que durante el periodo neoliberal al que se le declaró la muerte; y no puede ser de otra manera si aumenta el gasto social y se eleva el rubro de pensiones, pero no se crean nuevos impuestos ni aumentan los vigentes conforme a parámetros internacionales, según se ha comprometido el presidente.

Son dos entre muchos ejemplos de incongruencias que no dejan ver que cuadren el rumbo social declarado de la 4T y la activación de recursos materiales para soportarla; es una fuente de incertidumbre en las decisiones empresariales de inversión y de confusión en las redes sociales.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. …no toma en cuenta el presupuesto. Tampoco increpa a los actores económicos y a las mafias económicas. Su entrega es pobre.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Guillermo Knochenhauer

Guillermo Knochenhauer
Licenciado en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Egresado del Programa Avanzado en Dirección de Entidades Públicas, Instituto Nacional de Administración Pública. Miembro del Consejo Ciudadano para el Desarrollo Social del Estado de Morelos, e integrante del Comité Técnico para la evaluación de programas sociales. Escribe en el periódico El Financiero desde el 2002. En el sector público fue Director General de Comunicación Social del Sistema Alimentario Mexicano (1980-1982); Coordinador de Asesores del Subsecretario de Asuntos Multilaterales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (1983-1984); Director de Planeación del Sistema de Distribuidoras Conasupo y Director de Empresas Industriales y Comerciales de Conasupo (1988-1991); Coordinador de Asesores de la Dirección General de Banrural (1991-1994); y Coordinador de Asesores del Subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la SEMARNAT (2001-2003). Fue productor y conductor del programa radiofónico “Sembrando Juntos en XEX” de Radiópolis/Televisa y de su réplica a través del Sistema Morelense de Radio y Televisión. Dirigió la revista Análisis XXI, mensuario de economía/política. Autor del libro Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes y co-autor de diversos libros, entre los que destacan: México Hoy, Por una Nueva Política Alimentaria, y El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis. También ha escrito decenas de ensayos, publicados en revistas como Comercio Exterior, Nexos, Este País, Quorum, Revista Mexicana de Ciencia Política.