Home || Colaboradores || Calificaciones y calificadoras para López Obrador

Calificaciones y calificadoras para López Obrador

Calificadoras.

Guillermo Knochenhauer


Contracorriente

Imagen: CELAG.

viernes 9 de agosto de 2019

Las calificaciones extranjeras del desempeño político y económico de los gobiernos tienen gran influencia, hasta excesiva; el de López Obrador no podía quedar al margen de tales opiniones.

El encuentro que tuvo AMLO el martes pasado con John E. Waldron, presidente y director de operaciones de Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y de valores más grande del mundo, era necesario.

Se tomaron la foto muy sonrientes los dos para enviar el mensaje de que las inversiones en bonos y deuda soberana en México están seguras; era necesario porque mientras los miles de millones de dólares de fondos extranjeros, invertidos en CETES y otros instrumentos de deuda se mantengan, la paridad peso/dólar podrá sostenerse en los rangos actuales.

El mensaje era necesario también porque algunos de los bancos están alentando a sus clientes a comprar dólares en previsión (o provocación) de una corrida especulativa y eventual devaluación del peso.

AMLO y John E. Waldron.

El presidente de la República Andrés Manuel López Obrador con John E. Waldron (Fotografía: MiMorelia.com).

Su argumento es que el bajo crecimiento económico repercutirá en crisis fiscal, acentuada por el empeño del presidente en distraer recursos para una nueva refinería, un tren maya y el rescate de Pemex. No hay que olvidar que detrás de esos argumentos, también está el gran negocio bancario que es la especulación cambiaria.

Una brusca devaluación cambiaria ocurriría si las calificadoras internacionales –que son Standard and Poor’s, Moody’s Investors Services y Fitch Ratings– opinaran que hay un mayor riesgo en las inversiones en títulos de deuda mexicanos.

La relaciones del gobierno de López Obrador con las tres empresas calificadoras no ha sido buena. Ante la muy cuestionable consulta popular que resultó en favor del aeropuerto en Santa Lucía y que llevaría a la cancelación del NAIM, la agencia Fitch cambió la perspectiva para la calificación de México de estable a negativa, lo que desplomó la paridad del peso y el índice S&P/BMV IPC de la Bolsa Mexicana de Valores a fines del año pasado.

Calificadoras.

Imagen: El Heraldo.

Los cambios en la política energética que ha decidido López Obrador, como la suspensión de las licitaciones de concesiones de explotación petrolera a empresas y la decisión de sanear financieramente a Pemex, llevaron a Moody’s a advertir que podrían bajar la perspectiva crediticia de la petrolera, a lo que el presidente respondió llamando “hipócritas” a las calificadoras.

El caso es que en el sistema financiero del país se está creando un clima propiciatorio de una fuga de capitales, que no corresponde a la tendencia de las inversiones productivas que, como ayer argumentaba Enrique Quintana, no tiene nada de extraordinario para un primer año de gobierno. Todos han empezado con muy bajas inversiones y crecimiento.

Ojalá que la foto de López Obrador con Waldron en Palacio Nacional atempere el ánimo especulativo que de generalizarse, sería causa directa de mayor inflación y menor crecimiento y entonces sí, baja en la calificación crediticia del país, alza de las tasas de interés, todo en un círculo vicioso.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. A loa analistas de las calificadoras también les llega la desinformación de los comentócratas que siguen recibiendo chayote: De los especuladores en bienes raíces de Texcoco los que insisten en el NAIM. De las empresas importadoras de gasolina los que atacan 2 Bocas. De los monopolios transportistas de la peninsula de Yucatan los que atacan el Tren Maya. De los intereses del Canal de Panama los que atacan el corredor del Itsmo.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Guillermo Knochenhauer

Guillermo Knochenhauer
Licenciado en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Egresado del Programa Avanzado en Dirección de Entidades Públicas, Instituto Nacional de Administración Pública. Miembro del Consejo Ciudadano para el Desarrollo Social del Estado de Morelos, e integrante del Comité Técnico para la evaluación de programas sociales. Escribe en el periódico El Financiero desde el 2002. En el sector público fue Director General de Comunicación Social del Sistema Alimentario Mexicano (1980-1982); Coordinador de Asesores del Subsecretario de Asuntos Multilaterales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (1983-1984); Director de Planeación del Sistema de Distribuidoras Conasupo y Director de Empresas Industriales y Comerciales de Conasupo (1988-1991); Coordinador de Asesores de la Dirección General de Banrural (1991-1994); y Coordinador de Asesores del Subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la SEMARNAT (2001-2003). Fue productor y conductor del programa radiofónico “Sembrando Juntos en XEX” de Radiópolis/Televisa y de su réplica a través del Sistema Morelense de Radio y Televisión. Dirigió la revista Análisis XXI, mensuario de economía/política. Autor del libro Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes y co-autor de diversos libros, entre los que destacan: México Hoy, Por una Nueva Política Alimentaria, y El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis. También ha escrito decenas de ensayos, publicados en revistas como Comercio Exterior, Nexos, Este País, Quorum, Revista Mexicana de Ciencia Política.