Home || Colaboradores || Para los amigos justicia y gracia

Para los amigos justicia y gracia

Justicia para los amigos.

Héctor Mendoza


La pluma ecléctica

Imagen: Richardson Oliver.

lunes 13 de mayo de 2019

Ciertamente que el mundo está lleno de absurdos, pero todos los días podemos ver la aparición de uno nuevo, uno que nunca se nos habría ocurrido que existiera y que sin embargo existe.

Es increíble cómo la propia autoridad puede distorsionar el contenido del derecho para “sancionar” discrecionalmente a quien desea hacerlo, como lo decía Juan Domingo Perón, “al amigo, todo; al enemigo, ni justicia”.

Así, las autoridades de Tucson, Arizona, están demandando a un profesor universitario, Scott Warren, quien es, además de activista, pro-derechos humanos y cuyo “grave delito” fue dejar galones con agua en el desierto de Arizona, desierto que cabe señalar, año con año cobra infinidad de víctimas de “indocumentados” que pretendiendo llegar al sueño americano arriesgan sus vidas y en muchos de los casos las pierden al intentar cruzarlo.

Scott Warren

Foto: theintercept.com.

Warren junto con otros activistas de la organización “No más muertes”, empezaron a ser citados por las autoridades migratorias en 2017, para iniciarles procesos judiciales. El delito, de acuerdo a las autoridades norteamericanas, es haber quebrantado las regulaciones establecidas para el Refugio Nacional de Vida Salvaje del desierto Cabeza Prieta, las que prohíben el uso de automóviles en ciertas regiones del desierto, y sancionan también el hecho de dejar basura en el parque.

Bajo estos dos argumentos, las autoridades consideraron que dejar galones de plástico conteniendo agua, era el equivalente a “dejar basura” en el parque, por lo que iniciaron, como ya se adelantó, un procedimiento judicial en contra de Warren y otros.

Vemos en este caso el uso absurdo y discrecional de la aplicación de la ley. El ejemplo, situado en Estados Unidos puede extrapolarse a cualquier país. De hecho, el ejemplo me hace pensar en las recientes declaraciones de nuestro presidente López Obrador, para quien, desde su óptica, es más importante la justicia que la ley.

activistas pro derechos humanos

Foto: No More Deaths.

Cabe señalar que la justicia a secas no sirve, y menos cuando dicha justicia es solamente “la que diga o interprete el presidente”. Hace unos días, nuestro presidente dijo que, si tenía que optar entre justicia y ley, optaría sin dudarlo por la primera.

En ambos casos aquí planteados, se puede apreciar cómo es que ni un extremo ni el otro pueden ser aceptados, no es posible permitir la aplicación de la ley sin criterios de justicia, ni la aplicación de la justicia sin criterios de legalidad.

Palabras similares a las de Perón eran las que usaba Benito Juárez quien, por cierto, es referente de nuestro actual presidente; Juárez decía: “Para los amigos justicia y gracia, para los enemigos, la ley a secas”.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Héctor Mendoza

Héctor Mendoza
Doctor en Derecho, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, profesor investigador en temas bioéticos y biojurídicos, abogado postulante desde hace más de tres décadas, miembro del Colegio de Bioética, A.C., y de la Asociación Nacional de Profesores de Derecho Internacional Privado. Autor de libros, capítulos de libro y artículos arbitrados publicados en revistas de circulación nacional e internacional. Paracaidista y buzo certificado, motociclista, rapelista y amante de los deportes extremos. Conferencista en instituciones nacionales y extranjeras tales como: la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign en Estados Unidos, la Universidad de Montreal en Canadá, la Universidad Laval en Quebec, Canadá, la Universidad de Burdeos 1 en Francia, la Universidad de Palermo en Argentina, la Universidad Autónoma de Madrid, la UNAM, el ITESM, el Colegio de Bioética, A.C., la Barra Mexicana de Abogados, A.C., el Centro Internacional de Ciencias, A.C., el Colegio Mexicano de Ingenieros Bioquímicos, A.C., el Tribunal Superior de Justicia, la Comisión de Derechos Humanos, el Centro de Ciencias Genómicas, y la propia Universidad Autónoma de Nuevo León, entre otras.