Home || Ciencia y tecnología || Diez razones de peso para no vacunar a tus hijos

Diez razones de peso para no vacunar a tus hijos

Antivacunas.

Héctor Mendoza


La pluma ecléctica

Imagen: Enzo Rodríguez Suárez.

lunes 24 de junio de 2019

Si te has preguntado alguna vez si debes o no vacunar a tus hijos, aquí te dejo diez razones inobjetables para que no lo hagas.

1.- Te consideras una persona responsable, pero reprimida por el sistema

Es probable que te presentes al mundo como una persona sumamente responsable, pero en un acto de revancha y para confirmar que todo el mundo está mal, no vacunas a tus hijos. El argumento es: si se enferman o fallecen, siempre será responsabilidad de los médicos o del fifí sistema de salud; para ti, todo es producto del país neoliberal que nos heredaron.

2.- Como gran lector que eres, estás convencido que las vacunas producen autismo

Como buen internauta, leíste en San Google la publicación de 1998 de Andrew Wakefield, publicada en la prestigiosa revista científica “The Lancet”, en la que se afirmaba que las vacunas producían autismo. Sin embargo (como buen propagador de las fake news), no buscaste confirmar la nota y por ende no leíste que, una década después, la misma revista se retractó de dicho estudio, afirmando que las conclusiones del mismo eran «totalmente falsas».

3.- Eres neoyorquino, pero nadie lo sabe

Cierto, quizá te presentas como un mexicano común y corriente, pero en el fondo eres un judío neoyorkino del barrio de Brooklyn, que crees que tus hijos no deben ser vacunados porque las vacunas contienen ADN de cerdo (el cual, por cierto, consumes con singular alegría en los tacos de carnitas domingueros).

Antivacunas.

Imagen: Alef.

4.- Eres un pedofóbico de closet

Otro posible argumento para no vacunar a tus hijos podría ser el que seas (aún sin saberlo) pedofóbico, es decir, eres una persona que tiene pavor hacia los menores, particularmente los bebés. No vacunarlos es entonces una consecuencia necesaria de tus fobias y no un acto de irresponsabilidad.

5.- Quieres contribuir a la extinción de la humanidad

Quizá, ya después de haber tenido a tus hijos, te diste cuenta que el planeta ya no soporta más individuos de la especie humana, por lo que no vacunarlos es tu forma –bastante razonable‒ de contribuir a la extinción de la humanidad.

6.- Así como los davidianos o cualquier otra secta, te identificas como Tetyanano

En efecto, aunque nadie lo sabe, eres fiel seguidor de la Dra. Tetyana Obukhanych, quien tiene un amplio tratado biológico, en el que a lo largo de 53 “extensas páginas”, explica (y ya te convenció) sobre los motivos “científicos” para no vacunar a tus hijos. Tratado médico que adquiriste en Amazon (Vaccine Illusion) en su edición Kindle por tan sólo 6.57 dólares.

7.- Eres un meapilas de cualquier religión predominante en México, pero en el fondo te sabes musulmán

Así es, como un gran estudioso del Corán, has llegado a la conclusión que tal y como lo mandata el libro divino: Dios “Os ha prohibido sólo la carne mortecina, la sangre, la carne de cerdo y la de todo animal sobre el que se haya invocado un nombre diferente del de Dios” (Qur. 2:173, 5:3, 6:145, 16:115), y habiendo encontrado este pasaje en una página de internet, has decidido que no debes vacunar a tus hijos, a riesgo de que mueran, para estar bien con Alá.

Mamá antivacuna.

Imagen: El Big Data.

8.- Estás en contra del neoliberalismo, representado por la industria farmacéutica

Tu principal argumento para no vacunar a tus hijos es el hecho de que las vacunas son el mejor y más rentable negocio de la industria farmacéutica. Y como un buen Robin Hood (millennial), deseas contribuir a la quiebra de tan abominable industria, sin importar que para ello debas poner en riesgo a tus hijos.

9.- Estás convencido que los niños no vacunados son más sanos y más felices

Como buen millennial y ferviente seguidor de Facebook y San Google, has leído muchos “post” en los que se afirma que: “diversos estudios científicos” (obviamente sin ninguna fuente), confirman que es mucho más riesgoso vacunar que no hacerlo, ya que “se ha demostrado científicamente” y mediante estudios longitudinales, que los niños que no son vacunados viven más años e incluso “son más felices”.

10.- Te consideras un naturalista de primera

Eres de los que consumen productos orgánicos y estás convencido que la mejor vacuna para tus hijos es que se expongan “de manera natural” a la enfermedad, ya que también leíste en Google que: “numerosos estudios” efectuados por “múltiples universidades del mundo” han demostrado que la mejor manera para desarrollar inmunidad de por vida, es vivir tu vida como lo harías normalmente, es decir sin la necesidad (de esa absurda idea) de inocular virus muertos o atenuados, en el cuerpo humano.

Si te identificas con cualquiera de los anteriores argumentos, ¡felicidades!, no vacunar a tus hijos parece ser la mejor de las alternativas. Hazlo así y platicamos en unos años más.

Corolario

No obstante los argumentos de peso dados con anterioridad, existen otros que son totalmente absurdos e irracionales y que podemos resumir de la siguiente manera:

  • Según la “desprestigiada” Organización Mundial de la Salud, entre el 2000 y 2017 la vacunación en contra del sarampión evitó la muerte de al menos 21 millones de niños en el mundo.
  • México, a lo largo de su historia contemporánea, se convirtió en un referente regional en el tema de vacunación. Hacia 1990 logramos ser uno de los siete países del mundo autosuficientes en la elaboración de vacunas, es por ello que, (también absurdamente) algunos consideramos que el programa Universal de Vacunación con el que cuenta nuestro país, debería de ser un orgullo para nosotros los mexicanos.
  • A partir de la introducción en 1991 del (desatinado) Programa de Vacunación Universal mexicano, hemos logrado altas tasas de cobertura en términos de vacunación, podríamos decir que erradicamos (o casi) diferentes enfermedades como la poliomielitis, la difteria, el sarampión o el tétanos, y de igual manera el país ha logrado tener un eficiente control de la tos ferina y de algunas graves formas de tuberculosis ‒sin embargo, los datos anteriores siempre podríamos ponerlos en duda‒.
El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. Con tu articulo Borraste todas las investigaciones que de han realizado para buscar una defensa efectiva contra muchas enfermadades , acaso no te das cuenta que a mucha gente le diste cuerda para no vacunarse? Si pensaste que toda la gente que lee este articulo, lo termina de leer, estas tonto

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Héctor Mendoza

Héctor Mendoza
Doctor en Derecho, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, profesor investigador en temas bioéticos y biojurídicos, abogado postulante desde hace más de tres décadas, miembro del Colegio de Bioética, A.C., y de la Asociación Nacional de Profesores de Derecho Internacional Privado. Autor de libros, capítulos de libro y artículos arbitrados publicados en revistas de circulación nacional e internacional. Paracaidista y buzo certificado, motociclista, rapelista y amante de los deportes extremos. Conferencista en instituciones nacionales y extranjeras tales como: la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign en Estados Unidos, la Universidad de Montreal en Canadá, la Universidad Laval en Quebec, Canadá, la Universidad de Burdeos 1 en Francia, la Universidad de Palermo en Argentina, la Universidad Autónoma de Madrid, la UNAM, el ITESM, el Colegio de Bioética, A.C., la Barra Mexicana de Abogados, A.C., el Centro Internacional de Ciencias, A.C., el Colegio Mexicano de Ingenieros Bioquímicos, A.C., el Tribunal Superior de Justicia, la Comisión de Derechos Humanos, el Centro de Ciencias Genómicas, y la propia Universidad Autónoma de Nuevo León, entre otras.