Home || Colaboradores || La magia del poder (a un año)

La magia del poder (a un año)

José Elías Sahab

jueves 26 de julio de 2018

#MagiaDelPoder

Hace un año escribí un artículo llamado “La magia del Poder” (aquí tienen el enlace para pronta referencia si lo quisieran releer: http://bit.ly/MagiaDelPoder). En él abordé la relación que tiene el ser humano con el poder y hablaba de que, quien lo detenta, lleva invariablemente aparejada una responsabilidad.

En México, a inicios de este mes, se definieron por medio de la votación libre y secreta, a las mujeres y hombres quienes –en algunos casos por los próximos tres años (diputados, congresos locales en los Estados y alcaldes) y en otros por seis años (presidente de la República, gobernadores y senadores)– detentarán el poder político. Estos personajes, todos los que resultaron ganadores en las elecciones, tendrán que entender que si el poder no es ejercido con responsabilidad, todo puede desmoronarse.

El partido que tendrá que ser el más responsable es Morena. Sin duda es el que ganó el mayor número de curules en el Congreso de la Unión, el mayor número de gubernaturas (de las que estuvieron en juego) y la Presidencia de la República. Estará a prueba la virtuosidad de sus actores. Esa que Thomas Macaulay refería en su frase La prueba suprema de virtud consiste en tener un poder ilimitado sin abusar de él. Qué prueba tan importante tiene el próximo presidente de México y todos los ganadores de su partido. Sin que efectivamente su poder sea “ilimitado”, la realidad es que hay muy pocos contrapesos y sí puede sentirse que el poder de nuestros nuevos gobernantes es casi absoluto.

Los absolutistas de la Francia del siglo XVIII dilapidaron su poder, ese sí ilimitado, y acabaron presos y ejecutados. Francia tuvo su revolución y se terminó la monarquía que le había servido al país como forma de gobierno por poco más de mil años. Abusaron de su poder y todo acabó muy mal para ellos, pero afortunadamente no para el país que allí se reinventó y nació la República que ahora vemos en versiones modernas por todo el planeta.

Dicen que el poder corrompe y que el poder absoluto corrompe absolutamente. En México, paradójicamente, el grupo que ganó el poder lo hizo pregonando que la corrupción era el mayor de los males que aquejaban al país y que si ellos llegaban al poder, terminarían de una vez por todas con este mal. Hoy los ganadores tienen un poder equivalente a aquellos de Francia en la Monarquía, pero en un mundo donde todo pasa muy rápido. Mientras que en aquellos tiempos cualquier persona podría saber de unas tres o cuatro noticias internacionales en toda su vida (cuando mucho), hoy tenemos millones de datos e información que, incluso, es imposible digerir. ¿A qué voy con todo esto? Que el poder que ejercerá el nuevo grupo gobernante tiene puestas las miradas y los oídos de millones de personas, no sólo en México sino también del resto del mundo; que hoy las expectativas que se tienen del nuevo gobierno son altísimas y la desilusión si no se cumplen también serán de la misma magnitud. Por eso la necesidad de ser responsables y virtuosos en el manejo del poder.

Hoy no habrá ningún pretexto que valga para no poder gobernar y hacer las cosas que se prometieron en campaña. El poder se concentró en el plano político, en una sola persona, en Andrés Manuel López Obrador, y el éxito debe estar en la generación de valor que logre para la mayoría de las personas. Tiene una responsabilidad enorme porque deja de ser oposición, deja de ser candidato y asume el mayor cargo político al que se puede aspirar en este país. No podemos más que desearle lo mejor y apoyar todos con nuestro granito de arena a que el país mejore día con día, a que sea un país más justo, más tolerante, más rico y próspero y que se refleje en todos los niveles socioeconómicos y en todas las latitudes de nuestra gran nación.

A todos quienes llegaron al poder, es importante recordarles la frase de Séneca que apunté en mi artículo de hace un año y donde, creo yo, radica la magia del poder: El hombre más poderoso es aquel que es dueño de sí mismo.

Dejen atrás campañas, enconos y resentimientos y aduéñense de ustedes mismos, actúen con responsabilidad y sean virtuosos en el ejercicio del poder. Muchos millones que apostaron por este grupo para que gobernara y ejerciera el poder, querrán ver cumplidas sus expectativas, muchos millones más, estarán a la expectativa de ver si ejercen el poder de manera adecuada.

Los que ganaron, tienen la oportunidad de oro de ejercer el poder de tal forma que trascienda positivamente su actuar y tengamos un mejor país cuando acabe el sexenio.

La suerte está echada y el ejercicio del poder definido. Buen futuro para México.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. martha Noemì Zapata

    Creoque ud. interpreta cabalmente mis sentimientos al respecto de como se debe e jercer el poder en estas circunstancias tan favorables para AMLO. Ojalà que piense como le escuchè en una plàtica a Lula D’silva cuando ganò lapresidencia despuès de 3 intentos (coincidencia), su mas cercano colaborador le dijo: ahora es nuestro turno de “fregar a estos ricos tales por cuales”y Lula le contestò que el tiempo que le tomò llegar, le habia enseñado lo contrario. Y agregò ¡ que bueno que no fuì presidente a la primera.!
    Ya he vivido, visto y experimentado mucho en los mas de 80 años que he vivido,y ya no espero maravillas,
    pero con solo que se sienten las bases de lo que debe ser un buen gobierno para nuestro Paìs, y que no se quiera eternizar èl mismo o sus seguidores ahora que se ha dado la alternancia por segunda vez y que es tan sana para saber como gobiernan en un primer intento los que no habian tenido oportunidad.
    AMLO tiene la o portunidad ùnica de pasar a la historia con gloria, tiene la oportunidad de ser un Juàrez, y eso se dà solo a uno en millones. Saludos.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre José Elías Sahab Jaik

José Elías Sahab Jaik
Soy José Elías Sahab Jaik, orgullosamente chilango, de origen libanés. Abogado de la UNAM y maestro en Derecho de UTexas en Austin. Tengo la convicción de que las empresas son el motor de la economía y, ahora que tengo el orgullo y oportunidad de trabajar en un conglomerado regiomontano que tiene varias empresas (entre otras, Minera Autlán), cada día trabajo para mejorar al Grupo y así beneficiar más al país. Mientras veamos más empresas sanas y productivas, que permanezcan a lo largo de los años en todos los estados de la República, vamos a tener un desarrollo más homogéneo como país. Soy un ferviente creyente del desarrollo regional, del Club América (aunque pierda lectores) y de que los humanos somos buena energía, aunque a veces nos falte alineación y balanceo. Positivo por naturaleza, apasionado por México y su gente, enamorado de mis tres hijos y mi país. Seamos felices, que cuesta lo mismo.