Home || Colaboradores || 35 regalos

35 regalos

recibir 35 regalos

martes 29 de enero de 2019

#35Regalos

Si a usted, mi lector, le dijeran que hoy recibirá 35 regalos, seguro se sentiría emocionado. 35 regalos son muchos. Imaginemos por un momento que envolvemos 35 regalos para dárselos a una sola persona. Estoy seguro, sin temor a equivocarme, que ninguno de nosotros hemos dado 35 regalos a una sola persona, en un solo día. El simple hecho de recibir un regalo, a mí, siempre me emociona. El problema está en que hemos desvirtuado el sentido de lo que es un regalo y damos por hecho muchas cosas que nos pasan durante el día. Por eso se me hizo interesante escribir este artículo sobre, aproximadamente, 35 regalos que recibimos al día. Por lo menos los que recibo yo, y estoy seguro que muchos de mis lectores también. Otros, probablemente, reciben menos; unos incluso muy pocos y otros, probablemente, reciben más.

Lo que sí estoy seguro es que todos, absolutamente todos los seres humanos, recibimos, aunque sea, un regalo diario; el más importante y el que más damos por hecho. Éste es el primero de mi lista y lo pongo como número uno. A partir del segundo, se trata de regalos que yo he recibido, y quiero que conste que hablo por mí, pero estoy seguro que muchos de ellos coincidirán con los de ustedes. Es claro que muchos seres humanos no los reciben y ahí radica la importancia de detenerse a entender que, al final, nuestros regalos son muy valiosos y la mayoría de las veces no les damos su justo valor.

Entonces, queridos lectores, he aquí mi lista de 35 regalos que recibo todos los días:

1.- La vida. Todos los que están leyendo este artículo hoy, ya empezaron con un regalo que otros ya no tuvieron: vivir. El mejor regalo para mí, sin duda.

2.- Estoy sano. La salud es tan importante como la vida misma.

3.- Tengo dos piernas para caminar.

4.- Tengo dos brazos.

5.- Puedo ver.

6.- Puedo oír.

7.- Amanecí bajo un techo.

8.- Encima de una cama y cubierto para no sentir frío.

9.- Tengo agua para beber.

10.- Tengo comida y todos los electrodomésticos necesarios para conservarla, almacenarla, cocinarla y servirla.

11.- Tengo un baño propio.

12.- Tengo agua caliente para bañarme y todo lo necesario para estar limpio.

13.- Me funciona el cerebro (tengo la posibilidad de analizar, discernir, tomar decisiones de forma independiente y entender lo que pasa en mi entorno). Todo lo que tiene que ver con el buen funcionamiento del cerebro son regalos que bien podrían separarse por unidades, pero aquí los integraré como uno porque si no mi lista se haría interminable.

14.- Tengo ropa para ponerme (para todas las épocas del año).

15.- Tengo zapatos para ponerme en toda ocasión.

16.- Tengo amor propio.

17.- Tengo una mujer a quien amo. El amor es un regalo muy poderoso así que, si aman y se sienten amados, ya tienen regalos a manos llenas.

18.- Tengo tres hijos a quienes amo. Cada uno es un inmenso regalo, pero para no hacer la lista más grande, los concentro como un regalo.

19.- Cuento con mis padres, hermanas y sobrinos. La familia es un regalo que es un lujo tener.

20.- Tengo mi trabajo. Ese regalo es muy valioso. Sentirse útil, productivo, creativo y, sobre todo, que uno construye valor, es algo incomparable y son muchos regalos en uno. Además, te da los medios para tener muchos regalos en la lista.

21.- Tengo un coche para transportarme.

22.- Tengo un teléfono para comunicarme.

23.- Vivo en un lugar seguro.

24.- Tengo medicinas y médicos para estar bien.

25.- Tengo a mis amistades.

25.- Cuento con gente que me asiste en mi casa, en mi trabajo y en el día a día en general (aquí me refiero a quienes atienden una tienda, farmacia, gasolinera, restaurante, etc.). Todos ellos son regalos diarios.

26.- Tengo una televisión.

27.- Tengo internet.

28.- Tengo luz.

29.- Tengo gas.

30.- Tengo libros para leer.

31.- Tengo una computadora para trabajar (y todos los accesorios y consumibles necesarios).

32.- Cuento con calentadores en casa y oficina para no padecer frío.

33.- Puedo hacer ejercicio en un lugar destinado para eso.

34.- Tengo un jardín para poder salir y caminar con los pies descalzos.

35.- Tengo una iPad, donde escribo mis artículos, artículos como éste que ustedes están leyendo.

En fin. Sin duda son 35 regalos, y podrían ser muchos más; estos que enlisté son simplemente los que muchas veces pasan inadvertidos y no nos damos cuenta lo afortunados que somos de tener tanto, y por lo mismo, muchísimo que agradecer.

Aprovechar el inicio del año para hacer un alto en el camino, ver qué tenemos y darnos cuenta de cuán afortunados somos, nos brinda la oportunidad de tomar la vida con mucho más entusiasmo, pasión por vivir, por aprender más, lograr más, ayudar más y crecer más.

Entre más le sumemos a esa lista, más responsabilidades tenemos para con nosotros mismos y para con los demás. Usemos nuestros regalos como bendiciones que nos dan mayores oportunidades de hacer cosas buenas, de ser gente buena y de trascender de esa forma con los demás.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

2 comentarios

  1. Adriana vergara

    Me pareció muy bueno, No valoramos todo los regalos que tenemos hasta que lo perdemos, el factor tiempo es lo que debemos organizar mejor, tiempo para el cuerpo, para la familia y para los amigos.

    Saludos.

  2. Letty Arrevillaga

    Acabo de toparme con un par de artículos tuyos, José Elias (que no los únicos que leeré, seguro!) y primero, me gustó tu estílo y luego, lograste hacerme un nudo en la garganta por el simple hecho de expresar exactamente tu sentir, así, sin pena, tal y como llegó a tus dedos en tu ipad, desde tu corazón. Tienes ya, una ávida lectora más en tus filas. Gracias!

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre José Elías Sahab Jaik

José Elías Sahab Jaik
Soy José Elías Sahab Jaik, orgullosamente chilango, de origen libanés. Abogado de la UNAM y maestro en Derecho de UTexas en Austin. Tengo la convicción de que las empresas son el motor de la economía y, ahora que tengo el orgullo y oportunidad de trabajar en un conglomerado regiomontano que tiene varias empresas (entre otras, Minera Autlán), cada día trabajo para mejorar al Grupo y así beneficiar más al país. Mientras veamos más empresas sanas y productivas, que permanezcan a lo largo de los años en todos los estados de la República, vamos a tener un desarrollo más homogéneo como país. Soy un ferviente creyente del desarrollo regional, del Club América (aunque pierda lectores) y de que los humanos somos buena energía, aunque a veces nos falte alineación y balanceo. Positivo por naturaleza, apasionado por México y su gente, enamorado de mis tres hijos y mi país. Seamos felices, que cuesta lo mismo.