Home || Ciencia y tecnología || La mente, supuesta realidad emergente del cerebro

La mente, supuesta realidad emergente del cerebro

mente y cuerpo

José Luis Díaz Gómez


Mente y Cuerpo

Imagen: http://elquintogruposafa.blogspot.com

sábado 11 de agosto de 2018

Vamos ahora a examinar si es verosímil admitir que la mente emerge de la función cerebral, una idea incitante y muy debatida en la segunda parte del siglo pasado. El término “emergencia” fue usado en el siglo XIX por Lloyd Morgan y por Romanes para designar la generación de novedades cada vez más complejas durante la evolución de las especies biológicas. Otro evolucionista de la época, Thomas Huxley, acuñó el término de epifenómeno para proponer que el cerebro produce mente, pero que ésta carece de efectos causales, lo cual relegaría a las actividades mentales como productos colaterales y sin consecuencia (y a los humanos como incautos robots orgánicos). El filósofo británico C. D. Broad (1887-1971) concibió al mundo como una realidad estratificada donde en cada nivel superior ocurren novedades inexplicables por los elementos subyacentes. Convencido de la existencia de varios fenómenos parapsicológicos, consideró a las actividades mentales como emergentes.

Como hemos apuntado hace poco, la propuesta moderna se perfila en 1949 con la Teoría de los Sistemas Generales de Bertalanffy y su noción de que las propiedades características de los sistemas surgen o emergen por las interacciones de sus componentes y no se presentan en ellos. Los conceptos de “vida”, “mente” o “cultura” indicarían propiedades emergentes de las células, del sistema nervioso, o de sociedades humanas, respectivamente, y designan conjuntos de elementos, sus formas de acoplamiento y flujos de información que, en alguna medida, pueden ser analizados. La idea sistemista de que la mente emerge de la función cerebral parecía solucionar la fatigada controversia sobre si las neuronas, sus mitocondrias, proteínas o átomos son conscientes, porque sería el producto de una función más global del cerebro, aunque no necesariamente todo el órgano necesite estar activo para que ocurra. En la emergencia hay un patente dualismo de propiedades, pues la mente y la conciencia alcanzan de esa forma un carácter propio y distinto que requiere ser analizado por la psicología, la ciencia cognitiva o la fenomenología.

Uno de los problemas iniciales de la emergencia implicó al principio de reducción de la ciencia en general y la biología en particular, según el cual las propiedades emergentes pueden comprenderse mejor, o inculso completamente, al dilucidar los elementos, estructuras y funciones que las sostienen. De esta forma, los fenómenos propios de la vida pueden y deben ser explicados o deducidos por leyes físicas y químicas, lo cual se cumple en alguna medida, por ejemplo con el descubrimiento del DNA y su papel en la herencia. Si se postula a la mente como propiedad emergente del cerebro, ¿podrá ser comprendida en términos de la biología del cerebro, como lo dispone el principio de reducción? Uno de los trabajos iniciales sobre la emergencia mental desde un punto de vista materialista fue realizado en 1977 por el célebre físico y filósofo de la ciencia argentino Mario Bunge (nacido en 1919), quien propuso a la mente como una propiedad de la materia organizada del cerebro, que podrá ser crecientemente comprendida con el avance de la neurociencia. Pero, ¿es verosímil que pueda ser comprendida completamente? Se puede distinguir una emergencia mental irreducible que no admite entender el emergente por sus componentes, y una emergencia mental reducible si se considera factible el lograrlo.

científico

El filósofo de la ciencia Mario Bunge (nacido en 1919 y aún activo en la Universidad de McGill) y su libro sobre el problema mente-cerebro, donde argumenta a favor de una emergencia de la mente en términos de sistemas materiales. Durante su estancia sabática en la UNAM en 1976, tuve un seminario con él durante el que me inició en las teorías filosóficas del momento sobre el problema mente-cuerpo.

El neurobiólogo de Stanford, Roger Sperry (1913-1994) premio Nobel de 1981 por sus admirables estudios sobre las funciones diferenciales de los hemisferios cerebrales, publicó en1980 el trabajo teórico Mind-Brain Interaction: Mentalism, Yes; Dualism, No. Recapituló allí que las capacidades cognitivas y la unidad de la conciencia persistían en pacientes cuyos hemisferios cerebrales habían sido separados quirúrgicamente para tratar una epilepsia resistente al tratamiento. Deduce entonces que emerge una función distinta de la función nerviosa y la concibe como “algo más que” la suma de las partes que la producen y además le confiere el poder de afectar a los procesos subyacentes. Habría una determinación causal recíproca entre los niveles de organización del cerebro que obra tanto “hacia arriba” (de los niveles más básicos o neuronales a los emergentes o mentales), como “hacia abajo” (de los mentales a los neuronales). Sin embargo, según detallaremos más tarde, no es convincente ubicar a la conciencia como un nivel de la jararquía organizada de la materia cerebral y tampoco quedan claros los mecanismos de la interacción, en especial los que operarían “hacia abajo.”

científico

Roger Sperry hacia 1975.

John Searle, el sagaz filósofo de Berkeley nacido en 1932, expuso de manera persuasiva en The Rediscovery of Mind (1992) que la emergencia es un suceso usual y extendido en la naturaleza. Por ejemplo, las propiedades físicas y fenomenológicas del agua surgen de la concurrencia masiva de moléculas de H20, que por sí mismas no tienen fluidez. De una forma, en principio análoga, la conciencia sería una propiedad natural, emergente y causalmente eficaz del cerebro. Sin embargo, Searle razona que las cualidades subjetivas de la conciencia no pueden deducirse de la estructura y actividad de las redes de neuronas; es decir, niega la reducción o entendimiento del emergente por el análisis de sus componentes. Si esto fuera cierto, los conceptos de mente y de conciencia permanecerán opacos. Para Searle el cerebro sin duda produce conciencia, pero no se sabe cómo, ni tampoco como la conciencia puede afectar la función cerebral. Ahora bien: no desecha que este nudo ahora tan apretado pueda llegar a deshacerse en el futuro.

científico

John Searle en 2015.

Varios filósofos de la mente han propuesto el término de superveniencia para significar que la mente consciente sobreviene a la actividad cerebral en el sentido que se efectúa y verifica en ella. El filósofo coreano-estadounidense Jaegwon Kim (nacido en 1934), uno de los principales analistas de la emergencia y la superveniencia, postuló en 1993 una relación entre las partes y el todo según la cual las propiedades mentales son propiedades de las personas o de organismos completos, determinadas por el carácter y organización de todos sus subsistemas relevantes. Esta propuesta es atractiva para emplazar a la mente no sólo como una función emergente del cerebro, sino como una función corporal.

filósofo coreano

Jaewon Kim hacia 1985.

Para retomar de ahora en adelante a la emergencia, conviene recapitular sus dos principales obstáculos y ponderar las respuestas a ellos. La primera dificultad ha sido muy estudiada por Kim y se refiere a la causalidad, es decir a la secuencia de causas y efectos entre una mente emergente y el sustrato neuronal. La propuesta emergentista afirma que la actividad cerebral causa a la actividad mental y, para evitar la inutilidad de un epifenómeno, implica necesariamente que el emergente mental modifica la actividad cerebral. Esto es inescapable, pues el pensamiento, la decisión, la intención o el deseo deben tener efectos neurales si queremos preservar la noción de la persona humana como sujeto y agente que se expresa en el mundo, lo transforma según sus designios y es moralmente responsable de sus actos (¡y ciertamente queremos esto!).

libro

Portada de “La Mente, una breve introducción” del fílósofo de la mente John Searle.

La segunda dificultad es ontológica y se refiere a la naturaleza del emergente: ¿qué surge de la actividad cerebral?, si es algo físico de mayor complejidad, ¿en qué consiste y donde se ubica?, si es un proceso psíquico no material, ¿cómo afecta al cerebro?, si es un tipo peculiar de información, ¿cómo se concibe? Y así, gentil lector, volvemos a plantear las preguntas sobre qué son exactamente la mente y la conciencia, pero desde un mirador más elevado y más ancho, porque en el sendero emergente hemos encontrado nociones y criterios muy útiles para mejor visualizar, valorar y comentar el problema que nos atañe.

Los contenidos de la columna Mente y Cuerpo forman parte del próximo libro del autor. Copyright © (Todos los Derechos Reservados).

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

8 comentarios

  1. Raúl Maldonado Rodriguera

    Cuanta Belleza en esta visión panorámica desde encima del denso bosque de la discusión ESPIRITU – MATERIA y de una de sus fascetas, el Problema
    MENTE-CUERPO! Con mayúsculas pues CUANTA MARAVILLA Y CUÁN FUNDAMENTALES SON EL ESPÍRITU, LA MADRE MATERIA, LA MENTE Y EL CUERPO!
    Gracias estimado Dr Díaz.

    Un breve comentario. Consideró relevantes para la fascinante Historia de el Problema Mente – Cuerp

  2. Raúl Maldonado Rodriguera

    Una disculpa por dejar pendiente el comentario.

  3. Raúl Maldonado Rodriguera

    Trataré de concluir el comentario arriba iniciado.
    Pero antes, es justo y necesario recordar el marco en que nos ha situado el Dr José Luis Díaz Gómez.:
    HAMBRE Y SED DE LA VERDAD PROFUNDA DE QUIEN O QUE SOMOS.
    UN ACERCAMIENTO A LA VERDAD DESDE EL MARCO DE LA HISTORIA DE LAS RELIGIONES Y DE LA FILOSOFÍA. CON MIRADA AMPLIA Y PROFUNDA.UNIVERSALIDAD.
    CON PROFUNDO RESPETO.

    GRACIAS DR DÍAZ . HA SIDO UNA EXPERIENCIA SAGRADA LEER SUS PRIMEROS 5,6,7 ENSAYOS. TODO UN VIAJE A TRAVEZ DE LA LUZ.
    TAMBIEN ES JUSTO PONER COMO MARCO DE REFERENCIA EL ASESINATO EN LA HOGUERA 🔥 Y SACRIFICIO DE GIORDANO BRUNO Y DE MIGUEL SERVET AL NO ARREPENTIRSE DE SU BÚSQUEDA DE LA VERDAD.

    Retomo el inicio de mi comentario .
    Considero relevante para la historia de el Problema Mente Cuerpo, la vida de ALFRED RUSELL WALLACE (1823-1913). Coodescubridor independientemente de Darwin, de la Teoría de la Evolución por Selección Natural de las mutaciones al azar de la herencia. Vale la pena enterarse de su vida.. En internet hay muchísimo sobre el. Una Universidad creo que en Malasia, preserva y tiene a la disposición de todos, su vasta obra escrita. Libros y cartas.
    Pero es desconocida su vida para casi todos.
    El motivo?
    Que después de que se dio a conocer la Teoría de la Evolución en una sección pública en junio de 1858, tanto por obra de Darwin como de Wallace, y que injustamente se le dio casi el crédito absoluto a Darwin, no obstante de que Darwin por escrito reconoció que prácticamente era lo mismo lo desarrollado por Wallace. Este último siguió con sus cavilaciones y se convenció de que las facultades superiores del Hombre no se explicaban por la Selección Natural. Sucedió que se enteró por medio de su hermana en 1864, de las sesiones espiritistas en las que supuestamente había comunicación con el alma de los muertos físicamente, pero que su alma sobrevivía. Entonces. a contracorriente del tsunami materialista ya reinante en ese tiempo, y que la publicación de el “Origen de las Especies” incremento, se atrevió a participar en las sesiones para buscar demostrar experimentalmente la existencia del alma no obstante de que se decía que eran fraudulentas.
    Entonces el establishment científico de esa época y del presente, lo condenó al ostracismo. Desde su niñez vivió en la pobreza. En contraste con Darwin que siempre vivió en la riqueza.
    Wallace se convirtió en hereje de la Ciencia. Lo convirtieron en hereje de la Ciencia.. COMO SI CIENTÍFICAMENTE YA HUBIERAN DEMOSTRADO QUE EL ALMA, LA MENTE, O NUESTRO ESPÍRITU SEA UNA ILUSIÓN .
    Wallace no se retractó de su creencia en el alma.
    Afortunadamente ya no era 1560 o 1600 cuando el establishment religioso quemaron vivos a SERVET y a Bruno. A duras penas, almas caritativas lograron que se le diera una mínima pensión para que no estuviera tan en la pobreza. Nunca se le concedió el premio Nobel aunque murió en 1913 y ya estaba establecido dicho premio.
    Hasta la fecha es mal visto en las universidades que un científico confiese su creencia en el alma, aunque Santiago Ramón y Cajal lo afirmara y ya era premio Nobel. O que John Eccles escribiera libros en los que defendiera la existencia del alma. Alguien , con tono burlón le respondió con un ensayo titulado “A Ecclesiastical Visión”. Está en internet.
    En la UNAM surgió un movimiento hace años que buscaba o busca cambiar su lema porque hace alusión al Espíritu. No obstante que genios de la Filosofía y de la Ciencia han creído en una realidad que trasciende lo material, y que es el soporte de nuestra vida ética y base de los Derechos Humanos. Léase el prólogo de la declaración de los Derechos Humanos de los revolucionarios franceses o de Edtafos Unidos.
    Hasta en un párrafo de la declaración de los Derechos del Hombre se hace referencia a la fe.

    No obstante a que aunque los científicos y filósofos y amateurs, nos “topamos una y otra vez con pared” como nos explica el Dr Díaz Gómez, al tratar de esclarecer el Problema Mente Cuerpo, nadie que pida una beca para avanzar en este tema TAN VITALMENTE IMPORTANTE logrará una beca de Conacit.
    Sufrimos y nos quejamos por la violencia y la pobreza, pero se defiende la interpretación puramente mecanicista de la Selección Natural y de el postulado de Adam Smith de olvidarnos de la solidaridad. A puro darwinismo social, de palabra se afirma ser cristiano, pero en la práctica se es darwiniano o seguidor de Adam Smith.
    Wallace era de ideas socialistas, sería otro motivo por el que fue relegado?
    No pierdo la esperanza de que pronto, quienes han luchado para sostener la creencia en el alma estrecha ellos Wallace , sea reivindicado.
    Durante el Coloquio sobre “Laicidad, Conocimiento y Educación “ , organizado por el Instituto de Investigaciones Juridicas de la UNAM, El ColMex y el Colegio Nacional en marzo de 2017, supliqué que me dieran aunque sea cinco minutos para expresar mi cosmovision, relevante para el tema del Coloquio. No me los concedieron. Una nueva inquisicion?
    Hay que seguir perseverando. Está en juego el destino de la Humanidad.
    Durante el Coloquio “Los Acosos de la Civilización “ en la UNAM, en noviembre del año pasado, una y otra vez, escribí en los papelitos para comentarios, que el principal acoso para la civilización era la difusión creciente de la creencia supuestamente científica de que “el Yo y el libre albedrío son ilusiones creadas por el cerebro 🧠 “. Si somos una ilusión, si la responsabilidad y la ética una ilusión, la Humanidad desaparecerá. Es claro para mi que no podemos demostrar que no seamos una ilusión .
    Es de Fe, Razón y Vivencia , experiencia interior que somos humanos. Que somos “ a imagen y semejanza de Dios “ Pero debemos , en la práctica, actuar como humanos, ser solidarios. “Luchar para hacernos corazón nuevo y espíritu nuevo “ Ez 18:31. Solo así podremos transformar este infierno en un Paraíso.

  4. Raúl Maldonado Rodriguera

    Mi comentario anterior, tiene como antecedente estructural, orgánico, mis comentarios a los ensayos
    “Tres Filosofas del medio siglo “ y “Teoría de la identidad “. De hace tres y dos semanas..

  5. Raúl Maldonado Rodriguera

    Un dato esperanzador sobre Wallace.
    Tuve la dicha de que el Dr Flavio Cocho Gil me recibiera para compartir conocimientos en febrero de 1997. Se había construido una Cultura Universal Vasta.
    Ingeniero, Dr en Física. Escribía extensos artículos en el Excélsior sobre la necesidad de construir una nueva civilización, un Nuevo Mundo, sobre las Utopías. Sobre Filosofía, Religiones (aunque era mínimo agnóstico), Historia, Biología, Psicología, etc.
    Me hizo el favor de contactarme con el Dr Miguel de Icaza Herrera en el Instituto de Física. Yo andaba proponiendo una derivación de la teoría de la relatividad, es algo que propuse un año antes que se descubriera la aceleración de las galaxias y de lo que yo propongo, el Dr de Icaza dedujo que era una fuerza repulsiva. Un año después se dedujo que la aceleración de las galaxias se debe a una fuerza de repulsión. Lo opuesto a la gravedad. Ya no le di seguimiento a mi propuesta. Pero tengo esperanza de que si sea relevante. También puede tener relevancia para visualizar mejor el problema Mente Cuerpo.
    Y me mando con el Dr De Icaza porque sabe latín y griego y sabe mucho de Biblia, quien me dijo: “Pues yo soy ateo gracias a Dios y se rió “.Hemos platicado tres veces. Y el Dr de Icaza me mando con el Dr Germinal Cocho Gil, porque se ha especializado en Física de partículas y que el me podría orientar mejor.Tambien maneja la Teoría de la complejidad , el tema de el origen de la vida y otros temas.
    Y ahí voy de inmediato con el Dr Germinal.En puro enfrente de su cubículo.
    Me dijo que el me ayudaba con las ecuaciones de mi propuesta. El es médico pero le gusto más la Física y se doctoró en Física.
    Me recibio tres veces más , una vez en su casa. La última vez el año pasado en el Instituto de Física.
    Me acompañaba el Dr Marco Aurelio Macias.
    Me dio un consejo: “No tenga temor de ser Hereje”.
    Entonces le pregunté que si conocía la vida Alfred Wallace por lo de hereje de la Ciencia.
    Claro! Ahí tengo su fotografía en la puerta dando al pasillo.
    Ah!que bueno! No lo reconocí!
    Si me había dado cuenta de tres fotografías. Solo había identificado a Darwin. El segundo era Wallace y el tercero un Físico. Olvide su nombre.
    Me dio mucho gusto! De tiempo en tiempo me resuenan sus palabras: “No tenga miedo de ser hereje”

  6. Gracias de nuevo por sus amplios comentarios. No conozco a fondo la obra de Wallace, aunque se le acredita como el co-descubridor de la teoría de la selección natural en la evolución. Revisaré su posición en referencia al problema mente-cuerpo.

  7. rafael ocrospoma cruz

    El artículp del Dr. amplia nuestros conocimientos. Pero creo que nada tiene que ver con es un espiritu que es una entidad religiosa. Ningún neurociientífico serio habla del espiritu, por que es un concepto estrictamente religiosa. Lo que se investiga es cerebro y mente y para comprender por lo menos en parte creo que es necesario saber que cuando el cerebro deja de funcionar completamente desaparece la mente en todos sus niveles o cuando deja de funcionar la corteza visual la visión se afecta.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre José Luis Díaz Gómez

José Luis Díaz Gómez
Se graduó de médico cirujano en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1967 con una tesis dirigida por el Prof. Dionisio Nieto quien fue su principal maestro. En esta misma universidad y año emprendió una carrera académica como investigador de tiempo completo que continúa. A principios de los años 70 amplió su entrenamiento como investigador asociado en los Laboratorios de Investigación Psiquiátrica de la Universidad de Harvard y del Hospital General de Massachusetts en Boston, E.U.A a cargo del Prof. Seymour S. Kety. Se ha dedicado a la psicobiología y la neurociencia cognitiva. Sus estudios han incluido la interdisciplinariedad: la neuroquímica, la psicofarmacología, el problema mente-cuerpo, la naturaleza de la conciencia, las emociones y la epistemología. Es investigador titular “C” en el Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina de la Facultad de Medicina de la UNAM. Pertenece a la Academia Mexicana de la Lengua, electo desde el 2013, para ocupar la silla VI.