Home || Ciencia y tecnología || Eliminación del concepto de conciencia y neurofilosofía

Eliminación del concepto de conciencia y neurofilosofía

mente y cuerpo

José Luis Díaz Gómez


Mente y Cuerpo

Imagen: feldenkraisymas.com

sábado 1 de diciembre de 2018

Los esposos Patricia y Paul Churchland, de la Universidad de California en San Diego, se denominan y se conocen como filósofos materialistas y “eliminativistas” porque niegan que “conciencia” sea un concepto coherente de tipo científico y sostienen que es un término de la psicología popular destinado a desaparecer conforme la neurociencia vaya explicando cada una de las propiedades de la mente consciente. Se puede decir que el materialismo eliminativo de los Churchland, por un lado, mantiene que los conceptos vernáculos de la mente de la psicología popular son esencialmente falsos y, por otro, que serán reducidos a las ciencias, en particular las ciencias del cerebro. Esto implica que la neurociencia dará cuenta completa y cabal de aquello que de manera poco definida se denomina conciencia.

neurofilosofía

Los esposos Paul y Patricia Churchland, filósofos “eliminativistas” de la Universidad de California en San Diego en una foto tomada de un artículo sobre ellos del ‘New Yorker’: https://www.newyorker.com/magazine/2007/02/12/two-heads

En su libro de 1986 titulado Neurophilosophy (Neurofilosofía) Patricia Churchland, nacida en 1943, hace una recia defensa del reduccionismo científico, la práctica usual de explorar y entender un objeto o un problema disecándolo en sus partes constituyentes y explicando sus propiedades con base en las de estos componentes y de sus interacciones. Aunque la reducción teórica es factible y útil en las ciencias, como la herencia que se comprende mejor a la luz de la biología molecular y de las funciones del ADN, una explicación reductiva no elimina a la totalidad, como sucede con las moléculas químicas que se explican en buena medida por las de los átomos que las constituyen, sin que esto haga que la química desaparezca como una parte de la física. De esta forma, aún asumiendo que se llegara a establecer un convincente correlato cerebral de la conciencia, algo que como hemos visto tiene un escollo muy duro de resolver, esto no eliminaría la investigación de las actividades mentales, ni las escuelas y facultades de psicología serían absorbidas y sustituidas por otras de neurociencias.

libros y ciencia

Portadas de los libros ‘Materia y conciencia’ de Paul Churchland (1988) y ‘Neurofilosofía. Hacia una ciencia unificada de Mente Cerebro’ de Patricia Churchland (1986), que defienden la reducción de la conciencia a la neurociencia.

Daniel Dennett (nacido en 1942), prolífico y erudito filósofo de la mente en la Universidad de Tufts, especifica en su libro Consciousness Explained (1993) que el asunto problemático de la conciencia no es el término en sí, sino el de las supuestas cualidades subjetivas que son características en particular de las sensaciones. Como ya hemos revisado, estas cualidades son denominadas qualia y corresponden a qué se siente ver un determinado color, escuchar el timbre de un instrumento, sentir una determinada emoción o comprender el significado de un concepto. Esta propiedad subjetiva de la mente ha sido señalada por diversos filósofos contemporáneos como la más propia o peculiar de la conciencia y que no se presta a una explicación o reducción en términos neurofisiológicos. Este escollo es el que David Chalmers denomina el problema duro de la conciencia. Hemos repasado que esta característica fue inicialmente elaborada por Leibniz y desde finales del siglo XX ha sido objeto de un polémico y fascinante debate que parece inclinarse a favor de quienes consideran que, en efecto, la cualidad subjetiva es una propiedad esencial de la experiencia consciente. La posición de Dennett es que si bien la conciencia es un fenómeno real que requiere de una explicación filosófica y científica, no existen los qualia, de tal forma que la descripción exhaustiva de una percepción, de una emoción o de un concepto no dejaría nada fuera de la información y la representación mentales. Parta Dennett no hay un problema duro y con los métodos científicos será posible acceder a la totalidad de las experiencias conscientes mediante las ciencias cognitivas, las ciencias de la conducta o las neurociencias. Propone en consecuencia un método de acceso a la mente consciente que denomina hetero-fenomenología: el análisis de los informes en primera persona sobre lo que un sujeto experimental expresa verbalmente en relación con lo que ocurre en su mente por varios analistas expertos.

científico filósofo

Daniel Dennett hacia 1990 y la portada de su libro ‘La conciencia explicada’.

En referencia a la pretendida eliminación del concepto de conciencia, se ha apuntado que el término no surgió para explicar fenómenos objetivos, como el flogisto de la física, una supuesta sustancia invocada para explicar la combustión y que fue sustituida y eliminada con el descubrimiento del oxígeno. La “conciencia” es un término del léxico popular que fue adoptado por la ciencia, en especial a partir de William James, pues se refiere a las propiedades mentales que una criatura experimenta o siente y que el ser humano detecta y reporta. La mayor parte de los investigadores y pensadores actuales ven necesario el concepto de conciencia para señalar y estudiar la propiedad mental más patente o característica y estudiar sus bases o fundamentos cerebrales, corporales y sociales. Es así que, el concepto, se utiliza ampliamente en las ciencias físicas, biológicas, psicológicas, sociales y humanas. Más aún: una definición satisfactoria que hiciera transparente su relación con la materia física, en especial con la materia nerviosa de los seres sintientes, constituiría una posible solución del problema mente-cuerpo. Pero tal definición no haría que el término desapareciera, sino, por el contrario, que cobrara mayor sentido y relevancia.

De esta manera, aunque es posible discrepar de la eliminación del concepto de conciencia, conviene valorar la propuesta de Patricia Churchland de una audaz interdisciplina llamada neurofilosofía, pues ésta resulta interesante y atractiva, aunque no deja de tener dificultades. Entremos en el planteamiento: ella arguye con buenas razones que nada puede ser más relevante a la filosofía de la mente que los resultados empíricos de la neurociencia y que es necesaria una coevolución de las dos materias con la pérdida progresiva de sus fronteras. Concibe a la neurofilosofía como una interdisciplina capaz de ser cultivada por personas expertas en las dos áreas y capaces de elaborar argumentos y teorías empleando tanto recursos teóricos lógicos como evidencias empíricas. Parece claro que este programa rebasa al materialismo eliminativo para sugerir un incitante campo de investigación que tendría como objetivo utilizar resultados y evidencias empíricas de la neurociencia para desarrollar temas como los procesos de la percepción, el pensamiento, la imaginación, la emoción, la moralidad, los sueños, la creatividad y tantos otros que hasta hace poco eran provincia casi exclusiva de la filosofía. Podemos poner como ejemplo relevante el hecho de que hoy en día se enriquecen los temas referentes al deseo, el placer y la felicidad al incorporar en su tratamiento a los sistemas de recompensa del cerebro y el papel de la dopamina en ellos.

guía práctica

El tema de la neurofilosofía ha impactado el pensamiento de filósofos de nuestra lengua, como es el caso de esta colección de estudios editados por profesores de la Universidad de Sevilla en 2008 (izquierda) y otra por la Universidad de Valencia (derecha).

Ahora bien, la pretensión y el reto de la neurofilosofía no sólo es empalmar los discursos provenientes de la neurociencia y la filosofía de la mente, sino buscar un lenguaje común que de lograrse sería el esperanto para el problema mente-cuerpo. Este formidable desafío de casar trayectorias disímbolas y métodos muy distintos de indagación hace de la neurofilosofía una hoja de ruta más que una interdiciplina ya formada y boyante. Sin embargo, el proyecto ya tiene nombre al menos en el Centro de Investigación en Neurofilosofía y Ética de las Neurociencias en la Universidad de Múnich y en un Programa de Neurofilosofía en la Universidad de Milán. En mi curso de neurociencia cognitiva del posgrado de Filosofía de la Ciencia de la UNAM, y en esta serie de ensayos, trato de incorporar tanto las propuestas y accesos de los filósofos como los hallazgos de las ciencias del cerebro y la conducta a temas como la percepción, la emoción, el pensamiento, la imaginación, la memoria, la voluntad, la acción, la cognición social, la inteligencia, la creatividad, la atención o la conciencia. En ese sentido, constituyen un curso y un proyecto de neurofilosofía.

Los contenidos de la columna Mente y Cuerpo forman parte del próximo libro del autor.

Copyright © (Todos los Derechos Reservados).

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

5 comentarios

  1. Raúl Maldonado Rodriguera

    • Respecto a Dennett y la “Conciencia Explicada” recuerdo haber leído un comentario a su libro, que el título debería ser más bien la “Conciencia Eliminada”.
    Muy afín al eliminativismo de los Churland.
    Le agradecería estimadoDr Díaz, me pudiera sacar de una duda: en el libro de Dennett “La Libertad de Accion” ,(1984), en la penúltima página, la 194, dice:
    “Se que la posición naturalista a la que adhiero, la que nos alienta a imaginarnos como robots orgánicos, o como partes diseñadas de el universo, resulta odiosa para muchos humanistas.”
    Es correcta la traducción? Porque es intragable efectivamente. Quizá sea un error de traducción.
    Pero Yo no veo como se puede escapar de esa conclusión desde el naturalismo o materialismo.
    • Respecto a los Churland y su eliminaríamos, y su crítica a la “psicología popular”, “folk psicólogy” en inglés, quizá quieran decir malamente psicología de los ignorantes, Yo creo que es el lenguaje universal, el de laVida Diaria. el de la Literatura. Qué hay una correspondencia irrenunciable entre la Persona y la palabra Yo que hace referencia a una Realidad indiscutible. Muy alejado infinitamente a ser “robots orgánicos “.

    Los modelos teóricos se deben apegar a la Realidad,
    y no la Realidad a los modelos teóricos.

    Hay Vivencias, experiencias profundas a las que no podemos renunciar en aras de modelos teóricos que nos piden que creamos que el Yo, la capacidad de elegir y la Ética son ilusiones.
    Parafraseando a Goethe, chapapote es el eliminativismo materialismo y verde es el árbol dorado de la vida.

    AUNQUE HAY UNA CRUELDAD INENARRABLE EN LA VIDA, NO PODEMOS CLAUDICAR EN NUESTRA CREENCIA DE QUE QUIZÁ SI HAY UN SIGNIFICADO EN EL HORROR E INJUSTICIAS QUE NOS ENVUELVEN. QUIEN VIVE DE PLACER EN PLACER, NO PUEDE ENTENDER LO ANTERIOR.
    LO QUE NOS ALIENTA A MUCHOS ES LA POSIBILIDAD DE PODER LLEGAR A CAMBIARNOS A NOSOTROS MISMOS Y AL HACERLO, TRANSFORMAR LA TRISTE REALIDAD. NO PODEMOS ABANDONAR ESTE CAMPO DE BATALLA Y ENTREGARLE EL MUNDO AL MAL. SE HARÍA MAS ESPANTOSO EL MUNDO.
    SI A LA LUCHA POR HACERNOS CORAZÓN NUEVO Y ESPÍRITU NUEVO, Y ASÍ PODER CONSTRUIR UN CIELO NUEVO Y UNA TIERRA NUEVA.

  2. Raúl Maldonado Rodriguera

    Jeremías no se cansó de reprocharle a Dios por el estado del Mundo.
    Jeremías 12:1-4; 14:9; 15:18; 20:14-18.
    Pero aguantó hasta el final de su vida.
    La gran virtud de el Materialismo, es que algunos se hacen a la idea de que es mejor dejar de oponerse y si se tiene suerte. gozar de la vida. La ATARAXIA.
    Hay quienes no nos podemos conformar con la realidad y decidimos luchar por transformarla.

  3. Raúl Maldonado Rodriguera

    La “solución” que vamos dando al Problema Mente-Cuerpo, incide en la COSMOVISION que construimos..
    Cuando se afirma que el nuestra vivencia o experiencia interior de ser Personas, Yoes, libre albedrío, nuestra capacidad de tomar decisiones éticas, solidaridad es solo cuestión de impulsos eléctricos, potenciales de acción, entonces todo lo anterior es ilusorio. Sería una ilusión la experiencia de ser Persona etc. Esto es una “solución “ Materialista monista de sustancia a como yo entiendo y dicho en forma muy breve. Dan lugar a políticas públicas de insolidaridad, racistas . de selección natural, Darwinismo social. Xenofobia.
    Muy distinta es una “solución “ Dualista de sustancia afín a los espiritualismos milenarios y conceptualizados con más rigor por Platón, San Agustín,Descartes, Leibniz, Wallace, Eccles. y muchos más.
    Todos ellos han buscado construir su sistema filosófico considerando reales y fundamentales la vivencia de ser Personas, agentes, lo que se engloba en las palabras espíritu, alma, libre albedrío, Ética. . Dan lugar a la solidaridad, a la posibilidad de :
    • Trabajar para circuncidarnos el corazón “ Jeremías 4:4. De “Hacernos corazón nuevo y espíritu nuevo “
    • AMAR A LOS INMIGRANTES, Deuteronomio 10:16-19.
    • SER LUZ DEL MUNDO. Mateo 5:14
    • SER COLABORADORES DE DIOS PARA LIBERAR A LA CREACIÓN QUE GIME COMO CON DOLORES DE PARTO EN ESPERA DE LA MANIFESTACIÓN DE LOS HIJOS DE DIOS. Romanos 8:17-21.
    • SER DE BENDICIÓN A TODAS LAS NACIONES
    Gen 12:3; Jer 4:1,2 y si no,llegan los destructores de ciudades y países: Jeremías 4:5 -31.

    • Se ve con claridad que es mucho mejor tomar en cuenta la razón, los sentidos, los sentimientos, la fe, la esperanza que la pura razón.
    •El gran problema de muchas universidades es el trabajar por especialidades sin una GRAN VISIÓN QUE LAS INTEGRE. Y LO PEOR ES QUE EN MUCHAS UNIVERSIDADES BUSCAN RIDICULIZAR O VER CÓMO CADUCAS O ILUSORIAS A LAS COSMOVISIONES DUALISTAS DE SUSTANCIA.
    • SI con acento en la I, al la ciencia y alas neurociencias y a La Neurofilosofía, pero en diálogo con las Reñigiones. AMBOS LADOS SE ENRRIQUECEN.

    DEBE HABER EN LAS UNIVERSIDADES COMO MATERIA OBLIGATORIA EL PROBLEMA MENTE-CUERPO Y LA MATERIA EL DISLOGO CIENCIA Y RELIGIÓN. ASÍ ESTAREMOS CAPACITADOS PARA ENFRENTAR MUCHO MEJOR LOS GRAVES PROBLEMAS QUE TENEMOS DESDE HACE MILENIOS.

    ES INHUMANO EL ELIMINACIONIONISMO.

    SE TRATA DE INTEGRAR TODOS LOS DATOS DE EXPERIENCIA Y LOS DATOS EXPERIMENTALES PARA ELABORAR UN MODELO DE LA REALIDAD INTEGRAL QUE NOS LLEVE A SER DE BENDICIÓN DE TODOS LOS INDIVIDUOS, PUEBLOS Y NACIONES Y DE LA NATURALEZA.

  4. Raúl Maldonado Rodriguera

    Estimado Dr Díaz Gómez, llevó años tratando de que me escuchen los académicos. Entiendo que al no tener el título de Ing Civil , y ningún libro dificulta el ser escuchado. Pero debería haber más flexibilidad.
    He levantado mi voz en coloquios en la UNAM Y EN EL COLEGIO DE MEXICO PERO NO ME TOMAN EN CUENTA.
    Hace como dos meses la persona propuesta para ser Directora de Conacyt, declaró que se le va a pedir a las Universidades que se comprometan para ayudar a solucionar los problemas del País. Es un buen augurio.
    Siempre he estado dispuesto a diálogos en persona.
    Le agradezco que hace unas semanas me ofreció esa posibilidad. Estoy esperando el lugar y fecha.
    Una vez más, le agradezco por este espacio de diálogo.
    Saludos cordiales.

  5. Raúl Maldonado Rodriguera

    Es necesario preguntarnos si nuestro Modelo de la Realidad funciona o no. Cuando la URSS fue atacada por Alemania en la II GM, Estalin no comió en Tres días ni habló. Estaba anonadado.
    Entonces tomó la resolución de hablar con su pueblo en cadena nacional.
    Empezó diciendo Hermanos, Hermanas…
    No dijo camaradas como de costumbre utilizando terminología del marxismo.
    Utilizó palabras cristianas.
    Como sería un discurso materialista eliminativista para animar a miles de millones de personas al ser atacados por una potencia extranjera sin escrúpulos?

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre José Luis Díaz Gómez

José Luis Díaz Gómez
Se graduó de médico cirujano en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1967 con una tesis dirigida por el Prof. Dionisio Nieto quien fue su principal maestro. En esta misma universidad y año emprendió una carrera académica como investigador de tiempo completo que continúa. A principios de los años 70 amplió su entrenamiento como investigador asociado en los Laboratorios de Investigación Psiquiátrica de la Universidad de Harvard y del Hospital General de Massachusetts en Boston, E.U.A a cargo del Prof. Seymour S. Kety. Se ha dedicado a la psicobiología y la neurociencia cognitiva. Sus estudios han incluido la interdisciplinariedad: la neuroquímica, la psicofarmacología, el problema mente-cuerpo, la naturaleza de la conciencia, las emociones y la epistemología. Es investigador titular “C” en el Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina de la Facultad de Medicina de la UNAM. Pertenece a la Academia Mexicana de la Lengua, electo desde el 2013, para ocupar la silla VI.