Home || Colaboradores || Los puentes de Fernando, El Grande

Los puentes de Fernando, El Grande

José R. Castelazo


Visión de Estado


viernes 23 de noviembre de 2018

Toda novela es historia. En toda novela se puede aprender algo de la historia de una época.

Fernando del Paso.

Fernando del Paso es uno de los grandes de la literatura contemporánea. Sin duda, es un personaje emblemático de la cultura mexicana. Nos acerca a entender, entre otras cosas, que la historia sirve al propósito de la concordia; que nos relata y revela crudamente la realidad, si la queremos leer sin prejuicios, con el ánimo de transformarla.

Antaño los viajes eran dilatados, los antiguos buques consumían meses en cruzar el Atlántico. Así lo hizo la fragata “Novara”, que trajo a Maximiliano y Carlota en 1864 y regresó a casa el cadáver embalsamado del efímero Emperador en 1867. Escasos tres años de un absurdo que, sin embargo, fortaleció nuestra identidad y soberanía nacional. En aquella época y para este caso en particular las noticias pretendían tender un puente, al final intransitable, entre la Europa imperialista y un México todavía inmaduro, pletórico de discordancias.

Las noticias son fuente de entendimiento o de confusión. En estos nuestros días procelosos los puentes se multiplican y se entrelazan a través de la Internet. Conocemos los acontecimientos casi siempre en tiempo real. Las noticias fluyen a la velocidad de la luz, las buenas y las malas. Hoy sentimos la ausencia/presencia de Fernando del Paso.

Nacido en la Ciudad de México, Fernando pudo atestiguar la transformación vertiginosa de la capital y todas sus contradicciones. Reflejó su aguda capacidad de observación en su primera novela, “José Trigo”, que tiende puentes entre el pasado prehispánico y el tiempo que le tocó vivir. La trama del texto se desarrolla durante el movimiento ferrocarrilero ocurrido en México entre los años cincuenta y sesenta del siglo pasado. El escenario es Nonoalco-Tlatelolco, lugar marcado por un “sino”, basta recordar tres fechas: 1521, 1968 y 1985.

Del Paso describe los contrastes entre lo arcaico y la modernidad de entonces: la antigua estación del Ferrocarril Mexicano, demolida para dar lugar a la de Buenavista. Con habilidad de pintor, que también lo fue, traza un paisaje urbano caracterizado por la improvisación y la lucha cotidiana por la supervivencia.

El Puente de Nonoalco es recreado por la pluma de nuestro recordado escritor. En el margen oriente el templo de San Miguel Arcángel y los patios de maniobras ferroviarias. Al lado poniente, se sitúa la “ciudad perdida” con todas sus miserias, capturada por Luis Buñuel en “Los Olvidados”, donde se sobrevive en vagones desahuciados, desperdigados en torno a las vías muertas, carentes de servicios básicos, entre el polvo irritante alborotado pertinazmente por los vientos provenientes de Texcoco.

En “José Trigo” se reconoce su entrada al mundo de las Letras, con mayúscula. Recibe el Premio Xavier Villaurrutia en 1966. Es becado por la Fundación Ford para participar en el International Writing Program y, más adelante, la Beca Guggenheim le permite trasladarse y residir en Inglaterra, donde se desempeña como productor, escritor e incluso locutor en los programas radiofónicos de la BBC.

“Palinuro de México”, su segunda novela, retrata al Distrito Federal de los finales de los sesenta; el movimiento estudiantil, la Olimpiada y el ambiente prevalente en el ánimo popular: un puente, uno más, entre lo deseable y lo posible. La mordaz prosa de Palinuro recibe el Premio Rómulo Gallegos en 1982. Cinco años más tarde, una vez traducido al idioma de Víctor Hugo, le es atribuido el Premio al Mejor Libro Extranjero en Francia.

En 1985, el autor funge como agregado cultural de México en el país galo. En 1987 publica “Noticias del Imperio”, que le consagra como uno de los novelistas históricos más connotados de nuestro tiempo.

Mi lectura de esta obra es de índole política. Me revela las debilidades institucionales de nuestro país y la lucha por el poder entre dos visiones: la que se aferra al pasado y sus privilegios, sin cobrar conciencia de que son irrepetibles en un nuevo escenario; y la que se inscribe en una dinámica de cambio, indispensable para integrar una nación libre y autónoma. Juárez triunfa y marca un sendero. Maximiliano es la víctima de una ideología en decadencia.

En “Noticias del Imperio” fluye una prosa cuasi poética. El hilado de sus múltiples personajes, hechos y circunstancias otorga visibilidad a un momento histórico clave para comprender al México de nuestros días. Nos ayuda a explicar las causas y naturaleza de nuestro devenir que todavía se debate entre las dos visiones.

A su regreso a México, Del Paso es acogido por la Universidad de Guadalajara, en la cual dirige la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz”. Reside en esa ciudad hasta su fallecimiento el 14 de noviembre de 2018.

Fernando del Paso continuará tendiendo puentes entre los mexicanos y con la humanidad. Nuestros prosistas y poetas seguirán produciendo una copiosa literatura trascendente.

La fuente de inspiración son los escritores que, como Del Paso, les han precedido y con ese ejemplo son invitados a interpretar al México de hoy en todas sus dimensiones. Compartir la conciencia respecto de las disparidades profundas aún presentes en la sociedad mexicana; acceder a la confianza en potencialidad que tenemos para liberarnos de nuestros lastres. Sin complejos plantearnos nuevos horizontes en la globalidad.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre José R. Castelazo

José R. Castelazo
Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública, UNAM; Maestro en Gobierno, Universidad de Manchester; Diplomado en Liderazgo para el Cambio, Universidad de Harvard; Doctor en Derecho, UNAM. Profesor universitario en instituciones nacionales e internacionales. Articulista en publicaciones especializadas. Autor de trece libros, y coautor de cuatro más, entre los que están: “Administración Pública: Una visión de Estado”; “La Administración Pública en los Informes Presidenciales”; “Moving beyond the crisis: reclaiming and reaffirming our common administrative space”; “Democratic Governance, Public Administration and Poverty Alleviation”; “La Empresa Pública en México y América Latina: entre el Mercado y el Estado” y "Ejes Constitucionales de la Administración Pública en México”. Director General en áreas administrativas del Gobierno Federal. Delegado Político en Iztacalco, Diputado Federal, Embajador de México en Costa Rica. Presidente de organizaciones profesionales, la más reciente del Instituto Nacional de Administración Pública de México. Vicepresidente para América Latina del Instituto Internacional de Ciencias Administrativas; Miembro de la Junta Directiva de la Asociación Internacional de Escuelas e Institutos de Administración Pública; Fundador y Coordinador del Grupo Latinoamericano por la Administración Pública. Sucesivamente fue: Integrante, Vicepresidente y Presidente del Comité de Expertos en Administración Pública de la ONU. Actualmente preside la Consultoría “Sociedad y Gobierno”.