Home || Ciencia y tecnología || Por favor unan fuerzas

Por favor unan fuerzas

anticonceptivo

viernes 13 de abril de 2018

Vivimos en una sociedad muy conservadora. Por fin las mujeres están buscando anticoncepción segura y de largo plazo, de manera abierta, sin tener que dar explicaciones. Pero, seamos realistas, a la mayoría de los hombres les cuesta trabajo someterse a una vasectomía.

Por otro lado, México es un país con serios problemas de contaminación y degradación del medio ambiente; por lo pronto, entre más humanos seamos, habrá más basura y eliminación irreparable de la naturaleza. Tal vez, a futuro podremos aprender a crecer sin destruir, pero ahora no es el caso. Por eso es importante que las mujeres en todo el país cuenten con la posibilidad de usar implantes subcutáneos anticonceptivos, si así lo desean.

Anticonceptivo

Figura. El implante subcutáneo se aplica bajo la piel, con anestesia local. El procedimiento toma unos 15 minutos, ¡y el efecto anticonceptivo es de 5 años!

Para explicarme, describo dos situaciones: tengo una amiga, con marido desempleado, trabajadora doméstica, que está cursando la prepa abierta, ya tiene más de 40 años y no quiere más familia; acudió a tres centros de salud en la CDMX, para solicitar un implante subcutáneo y se lo negaron “porque es muy caro”. La otra situación es la de un par de primas oaxaqueñas que viven en el campo, ambas solicitaron este dispositivo en la clínica más cercana a su localidad, y sólo había uno. Después de reflexionar, decidieron que el anticonceptivo sería para la chica que está casada con un hombre que se dedica a pasar ilegales a Estados Unidos; cada vez que emprende el viaje no hay certeza sobre su retorno. (En estos dos casos no hubo problema, ambas mujeres ya tienen su anticonceptivo subcutáneo; siempre hay gente buena que ayuda a quien menos tiene.)

En mi opinión, el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), el Consejo Nacional de Población (CONAPO), la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA) y la Secretaría de Salud (SSA) deberían unir esfuerzos para adquirir suficientes implantes subcutáneos anticonceptivos. Son caros, sí; pero más caros son los tratamientos del trauma de los embarazos no deseados; en particular, los infantiles; los costos de un aborto, tanto emocional como económico; la lata de tomarse la pastilla diaria, y el pánico que te da si tiene uno diarrea mientras las usa; la incomodidad por hemorragias y cólicos de los dispositivos intrauterinos, etc. (Perdón, Lorena, Pepe y Señores Secretarios. Esta nota no critica su gestión, me imagino la cantidad de problemas que deben tener por la falta de recursos y otros motivos).

Imagínense la tranquilidad que tendría una madre, quien sospecha que su hija de segundo de secundaria tiene un amigo con derechos, saber que gracias al implante su niña podrá concluir la educación básica sin tener un embarazo no deseado.

Incluso, pienso que la propia Secretaría de Turismo debería unirse a este esfuerzo. Además de vender mariguana de manera legal en ciudades muy visitadas, se podría fortalecer el turismo médico, ofreciendo implantes a bajo costo a través de compras consolidadas con las demás Secretarías.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Julieta Fierro Gossman

Julieta Fierro Gossman
La doctora Julieta Fierro es Investigadora Titular del Instituto de Astronomía de la UNAM y Profesora de la Facultad de Ciencias. Ocupa la Silla XXV de la Academia Mexicana de la Lengua y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores en el máximo nivel. Se dedica a la divulgación de la ciencia. Ha trabajado para exposiciones en museos, cuenta con varios libros y artículos publicados, participa en programas de radio y televisión, diseña talleres de ciencia y dicta conferencias. Ha recibido numerosos galardones nacionales e internacionales incluido el Premio Kalinga que es la máxima distinción a la divulgación de la ciencia. Sociedades astronómicas, laboratorios, bibliotecas y cinco escuelas llevan su nombre.