Home || Ciencia y tecnología || Educación a distancia

Educación a distancia

educación a distancia

Julieta Fierro Gossman


Ciencia bajo demanda

Imagen: Universia.

viernes 4 de enero de 2019

Pienso que es el momento de comenzar a atender la demanda de la educación superior para todos los mexicanos. Es imposible que las grandes universidades aumenten su matrícula para dar cabida al medio millón de personas que rechazan. La única solución para satisfacer la demanda es ofrecer educación de calidad a distancia.

El primer paso para lograr esto es la instalación de internet de alta velocidad en todas las ciudades mexicanas y equipar numerosas aulas virtuales; con personas entrenadas en educación a distancia para ayudar a los nuevos usuarios a usar las plataformas existentes.

Una universidad debe enseñar conocimiento universal, de allí su nombre. Debe ofrecer una gama amplia de carreras y realizar investigación: generar nuevo conocimiento, y difundir la cultura. Una universidad que ofrece unas cuantas carreras no es en realidad una universidad, sino una escuela.

Algo que se podría hacer para que aun las escuelas pequeñas tuvieran acceso a una diversidad de disciplinas es integrar a un grupo de especialistas pertenecientes a las grandes instituciones académicas, para elegir y diseñar cursos a distancia que no sólo se puedan cursar para fortalecer las nuevas universidades que se piensan construir, sino las existentes y sobre todo para entrenar a cualquier persona que desee cursar educación superior. Sólo mediante cursos a distancia se podrá masificar la enseñanza. Los cursos estarían a cargo de grupos multidisciplinarios que incluyan a los grandes maestros de las universidades más prestigiadas acompañados de especialistas en educación y evaluación en línea. Para masificar la educación de ser posible habría que combinar la educación presencial y remota, donde las materias técnicas se aprendieran en las empresas.

educación a distancia

En mi opinión, habría que comenzar impartiendo clases de español, el uso correcto de la lengua es imprescindible para entender y comunicar. También habría que ofrecer cursos de historia, inteligencia artificial, ética, así como materias de distintas carreras, en particular las técnicas. Que durante los primeros años de educación a distancia se recibiera una educación universal combinada con materias de especialidad.

Considero que es fundamental enseñar inglés; el dominio de esta lengua abriría las puertas de la educación a distancia que ofrecen las universidades norteamericanas mejor calificadas, los MOOCs: Massive Open Online Courses. En general muy pocos alumnos certifican estos cursos porque su manejo del inglés es insuficiente, y sobre todo porque la formación que recibieron en el bachillerato no cubre los conocimientos necesarios para comprender los MOOCs, pues son de alto nivel. Así que si hubiese cursos en línea de distintos niveles de inglés, más cursos básicos, en modalidad a distancia se podrían formar lo suficiente bien a los alumnos para que pudiesen aprobar los MOOCs. Aun sin obtener los certificados de las universidades norteamericanas, los alumnos aprenderían qué es de lo que se trata y, más tarde, por medio de exámenes las universidades locales podrían ofrecer la certificación. Es decir, lo importante es aprender, de preferencia en las mejores universidades posibles, y para eso se necesitan fundamentos fuertes que se podrían adquirir por educación en línea.

Si las universidades mexicanas colaboran, impartiendo cada una algunos cursos a distancia, siempre de gran calidad, poco a poco se iría construyendo una base educativa para consolidar la formación de las nuevas universidades.

educación a distancia

Foto: Luis Sevillano.

Es evidente que no todas las carreras se pueden aprender en línea, pues en ocasiones se requiere de realizar prácticas. Así que sólo unas clases y unas cuantas carreras se podrían cursar de manera remota. Sin embargo, si un chico tomó cursos técnicos a distancia, se puede incorporar a las industrias, donde complementaría su formación con prácticas laborales, y de esta manera, ingresaría a trabajar con mejores bases para entrenarse y prosperar.

Es difícil tomar cursos en línea. En general, pertenecer a un grupo escolar es estimulante, se puede estudiar y trabajar en equipo ‒que es la manera moderna de funcionar‒, haciéndole preguntas en tiempo real al docente. No obstante, para el medio millón de mexicanos que quieren aprender ya la formación remota es la única solución. Por cierto, así como los habitantes de todo el mundo se benefician de los MOOC’s norteamericanos, los de habla hispana se beneficiarían de los mexicanos.

¿Cómo se financiaría este proyecto? Si las grandes universidades se asociaran con la SEP, ésta construiría las aulas virtuales, dotándolas con equipo y personal, y a cambio las instituciones académicas generarían cursos de actualización a distancia, que tantos profesores demandan para mejorar sus prácticas docentes.

Si a largo plazo contamos con centenares de buenos cursos en línea, cada quien va a poder aprender lo que quiera cuando quiera.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Julieta Fierro Gossman

Julieta Fierro Gossman
La doctora Julieta Fierro es Investigadora Titular del Instituto de Astronomía de la UNAM y Profesora de la Facultad de Ciencias. Ocupa la Silla XXV de la Academia Mexicana de la Lengua y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores en el máximo nivel. Se dedica a la divulgación de la ciencia. Ha trabajado para exposiciones en museos, cuenta con varios libros y artículos publicados, participa en programas de radio y televisión, diseña talleres de ciencia y dicta conferencias. Ha recibido numerosos galardones nacionales e internacionales incluido el Premio Kalinga que es la máxima distinción a la divulgación de la ciencia. Sociedades astronómicas, laboratorios, bibliotecas y cinco escuelas llevan su nombre.