Home || Ciencia y tecnología || El pulsar de mayor masa

El pulsar de mayor masa

Hoyo Negro.

Julieta Fierro Gossman


Ciencia bajo demanda

Imagen: CDN.

viernes 27 de septiembre de 2019

Las estrellas brillan porque producen reacciones termonucleares en el núcleo. Esta radiación no sólo produce luz, sino presión suficiente para mantenerlas “infladas”. Cuando en las estrellas mucho más masivas que el Sol agotan el combustible, la estrella se apaga; y debido a que deja de producir presión suficiente para soportar la masa que rodea al núcleo se colapsa. Parte de la materia al caer hacia el centro rebota y sale volando al espacio, formando una envolvente. El resto de la materia se comprime a tal grado que los protones se fusionan con los electrones formando exclusivamente neutrones. El resultado de la “muerte” de la estrella es una estrella de neutrones rodeada de una envolvente en expansión, el proceso se llama explosión de supernova.

En ocasiones, la estrella de neutrones es tan masiva que la presión impide sostener a la materia común, a los neutrones como tales, y se forma un hoyo negro. En una estrella de neutrones una cucharadita de azúcar pesaría 100 millones de toneladas. Si una estrella de neutrones tiene un diámetro de 30 km y una masa mayor a 2.16 masas solares, se convertirá en un hoyo negro. Se llama J070+6620.

¡Se acaba de descubrir una estrella de neutrones de 2.14 masas solares, la más masiva que se conoce!

Las estrellas de neutrones que se pueden observar directamente son los pulsares. Son objetos que giran a alta velocidad, en este caso, 347 veces por segundo. Puesto que tienen campos magnéticos intensos, poseen auroras, es decir, secciones más brillantes. Conforme la estrella gira, su brillo varía. Midiendo la variación del brillo, como si se tratara de un faro, puede determinarse la frecuencia del giro.

Pulsares.

Figura 1. Los pulsares poseen zonas más brillantes en radio frecuencias, conforme giran producen pulsos de radiación detectables desde la tierra (Kevin Gill).

Para determinar la masa de esta estrella se hizo un análisis detallado de sus pulsos. Resulta que una estrella enana blanca está en órbita en torno de J070+6620. La enana blanca también es una estrella en las etapas finales de su evolución, es el núcleo de una antigua estrella como el Sol que perdió su atmósfera, ya no genera reacciones termonucleares; está en proceso de enfriamiento.

Sol y Tierra.

Figura 2. Tamaños relativos del Sol, la Tierra, una estrella enana blanca y una de neutrones (Alamy Stock Photo).

Los pulsos en radio frecuencias de J070+6620 se modifican ligeramente al pasar por la vecindad de la enana blanca de camino a la Tierra. Esto permite determinar no sólo la masa de la estrella de neutrones sino también la de la enana blanca.

Este tipo de descubrimientos es fundamental para dar certeza a los trabajos teóricos sobre la estructura de las estrellas de neutrones y la relatividad general.

Pulsos de neutrones.

Figura 3. Los pulsos generados por la estrella de neutrones modificaron su frecuencia al pasar en la vecindad de la enana blanca (BSaxon, NROA, AUI, NSF).

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Julieta Fierro Gossman

Julieta Fierro Gossman
La doctora Julieta Fierro es Investigadora Titular del Instituto de Astronomía de la UNAM y Profesora de la Facultad de Ciencias. Ocupa la Silla XXV de la Academia Mexicana de la Lengua y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores en el máximo nivel. Se dedica a la divulgación de la ciencia. Ha trabajado para exposiciones en museos, cuenta con varios libros y artículos publicados, participa en programas de radio y televisión, diseña talleres de ciencia y dicta conferencias. Ha recibido numerosos galardones nacionales e internacionales incluido el Premio Kalinga que es la máxima distinción a la divulgación de la ciencia. Sociedades astronómicas, laboratorios, bibliotecas y cinco escuelas llevan su nombre.