Home || Colaboradores || ¿Habrá guerra entre Irán e Israel?

¿Habrá guerra entre Irán e Israel?

guerra

Julio Ioseph May


El mundo que yo veo

Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, muestra en Múnich un trozo de un dron abatido (Foto: AP).

viernes 12 de octubre de 2018

No me alegré esta mañana al leer los diarios. El siguiente titular puede sacar el sueño a cualquiera y seguramente más a mí, que ya tengo breve experiencia en el entorno militar israelí.

Israel’s War with Iran Is Inevitable, by Efrain Inbar (4 de octubre, 2018): https://www.meforum.org/articles/2018/israel-s-war-with-iran-is-inevitable

No leí la nota, me es suficiente el encabezado. ¿Habrá guerra o no habrá guerra? Ésa es la pregunta. La respuesta sólo la saben los profetas y los idiotas. Con idiotas me refiero a los que manejan Irán e Israel, por eso las posibilidades de un conflicto bélico son más que reales.

La historia nos llena de ejemplos de guerras innecesarias que no resolvieron nada. Como ejemplo, la Guerra de las Malvinas, que fue el último intento de la dictadura militar para sostenerse (1). Una derrota vergonzosa, escrita desde antes de comenzar, y no hablemos de las pérdidas humanas. En ese mismo año, 1982, Israel invadió por 48 horas al vecino Líbano para mantener un poco de orden. Israel se mantuvo 18 años hasta que salió. Tampoco menciono aquí  las vidas humanas. Cada evento citado ya tiene miles de notas a las que no necesito agregar nada. Menájem Beguín, quien fuera Primer Ministro de Israel, terminó deprimido y renunció en 1983 a su cargo (2).

ministro israelí

Menájem Beguín (1913 – 1992) (Foto: Anajnu).

Seguir con guerras u operaciones militares me parece inútil, cada quien, al leer esta nota, si ya me conoce, sabrá que puede leer textos míos que se refieren a guerras posteriores. El siguiente enlace (3) resume bastante bien mi propia historia y mi propia frustración.

Los dirigentes de estos dos países tienen suficientes motivos para desviar la atención pública a guerras inútiles y cuentan, lamentablemente, con un amplio público enceguecido y bullanguero que los aplaudirá. Seguramente, este público no es que el irá a la guerra.

Irán me preocupa mucho e Israel me preocupa aún más, no lo desmentiré, ya en el año 2006 Irán me inspiró para un cuento que opto por copiar aquí:

Les quiero contar el susto que me pegué el lunes a las 4 de la tarde

cuando llegué al parque y estaba vacío y silencioso, ni siquiera

se oían los loros que suelen anidar en los eucaliptos.

 

Pero vamos por orden. Después de los 50 comencé a prestar

atención a todo lo que dicen los médicos, todo tipo de médicos

de la medicina ortodoxa y de la medicina alternativa. Toooooodo,

no vaya a ser que yo me sienta mal y ni siquiera me dé cuenta.

 

El gastroenterólogo me mandó a hacer la colonoscopia para que no

vaya a encontrarse algo más “grave”, yo no quiero mencionar que

es algo más grave, no vaya a ser que lo despierte.

 

El oftalmólogo me dijo que tengo unas leves cataratas en los ojos, no

el Iguazú, que eso no tiene cura, que controle que no haya

repentino agravamiento de la visión, mientras que me acostumbre

a poner y sacar los anteojos buscando el punto óptimo de vista.

El cardiólogo, después que me hizo la egometría, perdón la ergometría

(egometría se mide en el consultorio del psicólogo), me recomendó

 caminar mucho pues tiene muchas ventajas, para el estado físico,

baja de peso, colesterol, bahh…. todas esas porquerías que se nos

van acumulando sin haber hecho nada, nada para tenerlas. Pero lo que más

 me movió a salir a caminar es que se despiertan, según él,

las endorfinas, o algo así, que son los que nos ponen contentos.

 

Cuando camino, corro (al trote por supuesto) estoy feliz, significa

que tengo esas endorfinas o algo así y como me canso, siempre

a las 4 de la tarde llego al parque a descansar un rato, mirando

los chicos jugar, las parejitas besuquearse, los perros corriendo

sobre el césped y los loros en las alturas canturreando.

 

Este lunes… todo silencio, desolado y me asusté pensando que

Irán ya tiró su bomba atómica y el silencio es su consecuencia.

 

Sólo cuando salí del parque volviendo a correr me doy cuenta

que este silencio se debe a que exactamente a las 16 horas (de aquí)

¡¡¡comienza el primer partido del día en el mundial de futbol!!!

Yossi May 13.06.06 (martes 13)

guerra

Soldados israelíes durante la Segunda Guerra del Líbano (Foto: WSI Mag).

Este texto está incluido en una nota larga que también dejo para que puedan consultarla (4). Un mes después comenzó la Segunda Guerra de El Líbano (5). Obviamente, un conflicto que no era necesario salvo para que el Primer Ministro y el Ministro de Defensa tuvieran su propia guerra, fue especialmente importante el primer gobierno donde, en las dos funciones, no hubo un general.

Referencias:

  1. https://www.sciencespo.fr/mass-violence-war-massacre-resistance/en/node/2943
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Men%C3%A1jem_Begu%C3%ADn
  3. https://yossimay1949.wordpress.com/2015/10/28/un-poco-de-proporcion/
  4. https://yossimay1949.wordpress.com/2015/10/28/un-poco-de-proporcion/
  5. https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_del_L%C3%ADbano_de_2006
El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Julio Ioseph May

Julio Ioseph May
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Colonia Avigdor, Provincia de Entre Ríos, Argentina. Desde 1973 vivió en el estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. Comparte publicaciones de cinco antologías (en las que se incluyen poemas y relatos): "De Paz y De Guerras" y "Lazos Umbilicales" publicadas en Israel en 2007, "Primer antología de Muestrario de Palabras" (2007) y "Libro del Haiku", Ediciones Artesanales Santoamor (2008), ambas en Buenos Aires. Participa activamente en variados grupos literarios de internet. Su preferencia es la narrativa y al haber sido auditor suele enfocar los temas desde una perspectiva crítica.