Home || Colaboradores || La lucha contra la corrupción

La lucha contra la corrupción

combate

Julio Ioseph May


El mundo que yo veo

Imagen: ShutterStock.

martes 8 de enero de 2019

En días recientes leí en El Semanario un encabezado que decía: (1) Gobierno de AMLO prepara la batalla contra corrupción y evasión fiscal.

A esto, solo recordemos que es un gobierno de izquierda el que comenzó a dirigir al país norteamericano, el segundo en tamaño de América Latina.

En Brasil, por su parte, el mayor de esta misma región y uno de los grandes países del mundo, asumió la presidencia un candidato de la derecha, Jair Bolsonaro, y en su discurso manifestó, entre otras cosas, lo siguiente:

“Convoco a cada uno de los congresistas a ayudarme en la misión de restaurar y volver a erguir nuestra patria, liberándola definitivamente del yugo de la corrupción, la criminalidad, de la irresponsabilidad económica y la sumisión ideológica”. (2)

Podemos apreciar en los discursos de los nuevos presidentes que ambos deben combatir la corrupción y la evasión fiscal. Me pregunto si lo lograrán. La historia de América Latina, y no sólo la corta historia de los gobiernos de este siglo, nos describe ampliamente que somos un continente corrupto, que la inmensa riqueza se divide entre unos pocos y que, en los últimos años, gracias a la propaganda y la mentira institucionalizada, los gobiernos se cambian con los votos, cuando antes los cambiaban con las botas.

países latinoamericanos

Imagen: BID Invest.

No es la primera vez que manifiesto mi opinión condenando la corrupción; en la práctica, desde mi niñez me encuentro con ella, pero, en la misma medida, puedo decir, con pesar, que tampoco me he enfrentado a ella. Supongo que tengo cerca de una centena de notas acerca del tema, algunas publicadas en los medios de los que soy colaborador (3) (4) y otras en mi propio blog. Allí se encuentra algo que se relaciona con mi propia historia (5), sobre la vida del kibutz, supuestamente igualitaria. A continuación dejo un extracto:

No tengo suficiente información para determinar que en ese marco podían tomarse medidas que favorecieran más a unos que a otros, pero intuitivamente tiendo a pensar que, por naturaleza, los focos de poder tienen su influencia preferible. Me permito suponer que olfateé la crisis que se venía y que salió a luz con toda intensidad, después que la derecha ganara las elecciones en el año 1977 yo ya no estaba ahí

(…) A eso debo agregar que yo me sentía bastante acorralado, desde hacía 13 años, la mitad de mi vida, yo más o menos disponía de mí mismo y allí todo estaba enmarcado en leyes que no me cuadraban y que no tenían a mis ojos nada de socialistas, ni de sionistas, sino que intentaban mantener una grisácea igualdad.

Lo descrito anteriormente sucedió en Israel en los años 70, y la corrupción sólo fue profundizando sus raíces en la sociedad. En estos días de mucha inseguridad y volatilidad en los mercados bursátiles encontré una nota en la que se menciona que la única posibilidad de lograr una estabilidad está en África, pero el autor agrega que es un continente demasiado corrupto para poder conducir el proceso de saneamiento.

¿Y entonces? ¿Qué nos queda? No tengo ninguna receta, salvo mencionar que por suerte jamás he confiado en ningún político y siempre he tratado de salvarme a mí mismo. Creo que lo he logrado, pero estoy insatisfecho de no haber visto cambiar nuestro mundo.

Eric Hobsbawm en su obra Historia del Siglo XX comienza el capítulo II, La revolución mundial, mencionando a Bertolt Brecht. Lo transcribo: Qué terrible resulta la lectura del poema de Shelley (por no hablar de las canciones campesinas egipcias de hace tres mil años) denunciando la opresión y la explotación. Quienes lo lean en un futuro todavía dominado por la opresión y la explotación afirmarán: “Ya en aquel tiempo…”

historiador

Eric Hobsbawm (1917 – 2012) (Foto: Loff.it).

Shelley escribió su poema hace casi doscientos años y su versión en castellano (6) finaliza así:

Alzaos cual leones tras un breve sueño

Y en tal abundancia que sea invencible.

Librad a la tierra de vuestras cadenas,

De ese rocío que anoche os cayera.

Vosotros sois muchos y pocos son ellos. 

Vale la pena leer todo el poema, así sabremos que en realidad mucho de lo que pasa en el mundo ya está escrito y es poco lo que podemos renovar.

En ese sentido, me sentí obligado a compartir algunas citas aleccionadoras, con la intención de que reflexionemos y el cambio, verdaderamente, llegue en el 2019.

Referencias:

  1. https://elsemanario.com/economia/298799/gobierno-amlo-prepara-batalla-contra-corrupcion-evasion-fiscal/
  2. https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-46736623
  3. https://elsemanario.com/colaboradores/julio-ioseph-may/298106/foro-sao-paulo-out-grupo-lima-in/
  4.  https://diariojudio.com/opinion/corrupcion-historia-y-actualidad/276499/
  5. https://yossimay1949.wordpress.com/2010/10/24/mi-sionismo-y-yo-capitulos-10-11-12/
  6. http://escombrosconhoguera.blogspot.com/2013/08/la-mascara-de-la-anarquia-percy-bysshe.html
El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. Gracias por publicar y ratifico mi deseo que haya cambios para el bienestar de los pueblos.
    Les deseo que tengan un excelente año con muchos lectores, muchos colaboradores y por supuesto patrocinadores

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Julio Ioseph May

Julio Ioseph May
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Colonia Avigdor, Provincia de Entre Ríos, Argentina. Desde 1973 vivió en el estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. Comparte publicaciones de cinco antologías (en las que se incluyen poemas y relatos): "De Paz y De Guerras" y "Lazos Umbilicales" publicadas en Israel en 2007, "Primer antología de Muestrario de Palabras" (2007) y "Libro del Haiku", Ediciones Artesanales Santoamor (2008), ambas en Buenos Aires. Participa activamente en variados grupos literarios de internet. Su preferencia es la narrativa y al haber sido auditor suele enfocar los temas desde una perspectiva crítica.