Home || Colaboradores || Pensarle

Pensarle


Miércoles 11 de Enero de 2017

Una de las tantas cosas para reflexionar de cara al futuro es qué tanto están dispuestos los que jalan del carro del toreo, léase las llamadas figuras, para darle variedad a los encierros a los que se enfrentan en las plazas de todo el mundo, los cuatro o cinco toreros taquilleros se guardan la reserva de las ganaderías light en cada país, y van propiciando que salvo ganaderos como Victorino en España prevalezca su criterio y los demás procuren inclinarse por la bravura en el extremo de la nobleza y olvidar la pujanza que molesta a los que imponen al toro artista, de carita torera.

En camino a la segunda parte de la temporada en los carteles estrella de La México, salvo una sorpresa agradable para quienes disfrutamos del trapío y del equilibrio hacia la bravura pujante, como hubiera sido ver la reaparición de San Miguel de Mimiahuapám o Begoña o lo que si veremos, como será el encierro de Jaral de Peñas, Barralva y  Los Encinos, sabemos cuáles son las preferencias entre otros de Juli, Enrique Ponce y Morante de la Puebla, que para eso  parten el bacalao, entre sus veedores y ellos mismos  han venido al campo mexicano, para seleccionar sus encierros.

¿Qué sugiero? Precisamente reflexionar si no en la monotonía de los encierros que prefieren, se pudiera dar parte de la respuesta de la falta de entusiasmo de los aficionados por ir a los toros de manera más frecuente, o bien para no ser drástico, cierto perfil de aficionado que preferiríamos ver la maestría imponerse a la bravura con pujanza y no sólo el toreo estético, con el sobado abandono.

Es decir ver faenas para no ir más lejos como aquella de Enrique Ponce al toro Notario de San José que redundó en una faena memorable de orejas y rabo, en la que la nobleza y la acometividad fueron templadas con la magistral cabeza del de Chiva, para cerrar con unas emotivas Poncinas;  claro, sin dejar de tener en la retina la mágica faena de Morante de la Puebla al toro de Teófilo Gómez de nombre Peregrino que era de un comportamiento más dulce y de un estilo muy distinto al de San José.

Por otro lado reflexionar como taurinos, que tan necesario en nuestros espacios, darle revuelo al tan lamentable suceso del caballo de Emiliano Gamero que por reprobable que es, creo que se pierde de vista que se le da pasto a los que pretenden darle marcha atrás a nuestra querida tradición y nos pone los dedos contra la puerta.

Las redes sociales así funcionan y nada se puede hacer, pero salir a comentarlo en los espacios taurinos con tanta profusión para fustigar a Gamero, no creo que se contribuya positivamente y desde luego les damos elementos para aquellos que tanto nos atacan, en fin, es para reflexionarse, no soy dueño nunca de la última palabra, es sólo mi opinión.

Para cerrar me parece muy positivo el anuncio de la empresa en tanto que regresan a los domingos, salvo las fechas del aniversario 71 de La México con unos cartelazos en los que esperamos, lo que consigné líneas arriba en cuanto al ganado en comportamiento, pero también cierto es, que salvo uno o dos astados en la parte inicial de la Temporada Grande, en cuanto al trapío, no hay motivo de queja.

El cambio de precios en los boletos y en el horario son bienvenidos y oportunos.

En los carteles me parece que omitieron a Fermín Rivera después de dos muy buenas actuaciones y desde luego que en tan pocos puestos, a muchos otros toreros mexicanos como Nacho Garibay que venían de triunfar la temporada pasada y tendrán que esperar una oportunidad posterior.

Sin embargo la oferta del 22 de enero al 19 de febrero de 2017 en La México, es muy atractiva y pudiera ser lo que necesitaba el público para retratarse en taquilla que eso sería corresponder como taurinos a los tiempos que vivimos de cuestionamiento.

Ya se nos queman las habas que llegue el 22 de enero para ver el reinicio de la Temporada Grande a las 4.30 con Miguel Ángel Perera. Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti, con toros de Montecristo del que esperamos un toro como el recordado Trojano y otros más que den motivo para una tarde grande.

¡Buenos augurios y suerte para todos!

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Sobre Luis Ramón Carazo

Luis Ramón Carazo
Hijo del inolvidable cronista taurino José Luis Carazo “Arenero”, de quien heredó su pasión por la tauromaquia, convirtiéndose en cronista de toros y periodista de diversos medios impresos, radiofónicos y electrónicos como TDN (Televisa Deportes Network) y el Diario Reforma (Sección Negocios). Además de ser experto en Negocios Deportivos, es consultor y Consejero de Empresas. Actualmente también se desempeña como profesor de asignatura del ITAM en sus programas de Maestría de Negocios y Sistemas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

x

Check Also

El problema mente cuerpo, un enigma recalcitrante

¿Cómo se integra la parte física del cuerpo con la porción anímica hecha de percepciones, emociones, pensamientos, recuerdos, deseos, sueños o decisiones? La cuestión tiene una importancia existencial inmensa y aún trágica, pues de ella depende si la persona termina con la muerte, de si la locura es una enfermedad física o anímica, o de si la mente puede enfermar o sanar al cuerpo.

Newsletter