Home || Colaboradores || Se retira del toreo Nacho Garibay

Se retira del toreo Nacho Garibay

Ignacio Garibay

Luis Ramón Carazo


Ocio y Negocio

Toreo mexicano, Ignacio Garibay Zepeda, despidiéndose de los ruedos (Fotografía: El Universal).

lunes 6 de mayo de 2019

Uno de los mejores artistas del toreo con el capote, Ignacio Garibay, decidió que la tarde del 5 de mayo de 2019 fuera el colofón de su carrera de los ruedos.

Nacho” inició su trayectoria de novillero en la plaza de Arroyo de nuestra capital mexicana y luego pasó por la Academia de Pastejé en el Estado de México –donde su maestro fue David Silveti–, y su alternativa la recibió el 3 de octubre de 1999 en Torrejón de Ardoz, en España, con el toro “Rohetillo” de Antonio San Román; fue su padrino: Vicente Barrera y el testigo: Miguel Abellán.

Durante su carrera había tenido como apoderados, entre otros, a Pablo Labastida, Antonio Corbacho, Chacho Vázquez y ahora, en este tramo final, se apoyó con el buen subalterno, “Lupillo”.

Desde el 1º de mayo en Aguascalientes, hubo corridas de toros en la Feria de San Marcos, ese día Antonio Ferrera y Leo Valadez con toros de Los Encinos, lograron buenas faenas que les valieron para obtener dos trofeos al español, y uno de cada uno al de Aguascalientes, quien en su aún incipiente carrera avanza con fuerza, los dos salieron en hombros.

Antonio Ferrera

Torero español José Antonio Ferrera San Marcos (Fotografía: Blog deltoroalinfinito).

Al día siguiente 2 de mayo, Diego Sánchez con un toro de Corlomé y otro destacadamente bueno por codicioso y noble en sus embestidas de Claudio Huerta, obtuvo un trofeo en el primero, y en el segundo (por la defectuosa ejecución de la suerte suprema) sólo alcanzó como premio una vuelta al ruedo clamorosa, pegando un toque de atención hacia el torero quien necesita más rodaje, es claro que el aguascalentense bien apunta el cante.

El día 3, el torero madrileño López Simón, se inspiró con los toros de Fernando de la Mora logrando impactar por su buen trazo al público, quien le coreó por momentos con el consagratorio grito de ¡torero, torero!, calando fuerte en el ánimo de la afición que lo sacó en hombros al culminar la corrida.

El que deslumbró con el temple que atesora fue Juan Pablo Sánchez con un toro de Xajay que, si bien era débil, tenía una embestida fija y cadenciosa que fue muy bien entendida de quien, hoy por hoy, es el que mejor interpreta el llamado estilo mexicano del toreo, y resalto, ejecutó dos series de naturales que nos impregnaron la retina por el trazo impoluto con el que fueron ejecutados.

Un triunfo sin trofeos por fallar en la suerte suprema fue el resultado del festejo para Miguel Ángel Perera,  con un toro de regalo por parte de Reyes Huerta bordó el toreo –dada las cualidades de fijeza y recorrido del astado–, en una faena en la que prevaleció el buen gusto del torero extremeño.

En el cartel de la despedida de Nacho se lidiaron toros de Barralva y actúo al lado de Sebastián Castella, quien desde novillero coincidió con el torero capitalino y ahora le acompañó en su última tarde en activo.

Garibay y Castella

Izquierda: Sébastien Turzack Castella, torero francés. Derecha: Ignacio Garibay Zepeda, toreo mexicano (Fotografía: FeriaTV).

El día 5 de mayo, se lidiaron toros de Barralva y el francés logró dos trofeos para su espuerta. Sergio Flores con gran disposición recibió un trofeo del primero que en la suerte suprema lo arropó; tuvo el coraje Sergio de actuar en su segundo a pesar de haber quedado maltrecho, y al final se fue al sanatorio, para ser revisado por los médicos de plaza.

Nacho se despidió con un toro de regalo, “Incondicional” de Montecristo, toreando con el capote con la clase que atesora, y con la muleta brilló intensamente en las buenas embestidas del toro que le valió para que subiera de tono la emoción en La Monumental, sonando primero la “Pelea de Gallos” y luego las melancólicas “Golondrinas”.

Nacho, con lágrimas en los ojos, dijo adiós a una carrera brillante y se llevó dos trofeos en la postrera actuación ante un gran toro de Montecristo. Salió en hombros con el francés después de que, un momento antes, su padre emocionado le cortó el añadido que lo ungía matador de toros en activo.

Día melancólico, por cierto, al enterarnos antes del festejo de la despedida, el que se nos adelantaron en el paseíllo de la vida dos personas entrañables en el ambiente de los toros; uno novillero en sus años mozos y posteriormente gran  fotógrafo Mario Torres Mayito, y el matador de toros en retiro José de Jesús, quien tomó la alternativa en Villahermosa, Tabasco, el 29 de febrero de 1980, de manos de Manolo Martínez, y ante el testimonio de Gabriel de la Casa, con toros de Acapangueo.

Su confirmación de alternativa en La México tuvo lugar el 28 de agosto de 1983, siendo su padrino Curro Leal, y César Pastor, con ejemplares de Campo Alegre.

A los dos últimos les vamos a extrañar. A Nacho le deseamos que su vida en el retiro le sea próspera, se lo merece.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. En 1994 Nacho me pidió permiso para ir a entrenar y faltar a clase. Era el Director de la prepa y no le creí que él realmente quería ser torero. Hoy sé que me equivoque rotundamente. Nacho ha sido una figura.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Luis Ramón Carazo

Luis Ramón Carazo
Hijo del inolvidable cronista taurino José Luis Carazo “Arenero”, de quien heredó su pasión por la tauromaquia, convirtiéndose en cronista de toros y periodista de diversos medios impresos, radiofónicos y electrónicos como TDN (Televisa Deportes Network) y el Diario Reforma (Sección Negocios). Además de ser experto en Negocios Deportivos, es consultor y Consejero de Empresas. Actualmente también se desempeña como profesor de asignatura del ITAM en sus programas de Maestría de Negocios y Sistemas.