Home || Colaboradores || AMLO y el cambio

AMLO y el cambio

coalición Juntos Haremos Historia
Alberto Anaya, PT; Andrés Manuel López Obrador y Hugo Érick Flores, PES. Foto: Carlos Ramos Mamahua.

sábado 7 de julio de 2018

Este primero de julio México ha celebrado las elecciones generales, en las que resultó ganador, en el nivel presidencial, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), impulsado por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) que lo promovió como candidato de la alianza “Juntos haremos historia”, a la que se sumaron el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES),  rompiendo de esa manera una larga hegemonía priísta y panista en la administración de la república mexicana. Estas votaciones para el sexenio 2018-2024, a la cual fueron convocados unos 89 millones de electores de la potencia latinoamericana, y a la espera de la declaratoria oficial, -la cual se planea que sea hecha pública el 8 de julio- arroja un aproximado del 53% de los votos a favor de AMLO, convirtiéndose así en el primer candidato de izquierda en ganar, y, además, por vez primera un mandatario es electo con más del 50% de los sufragios.

Creo que la mayúscula victoria de López Obrador es un síntoma de cierto hartazgo político de los ciudadanos con los políticos tradicionales y deja entrever la necesidad de reformar los cuadros políticos a fin de abrir los filtros que posibiliten el ascenso de nuevas y renovadas figuras a la arena electoral.

A mi parecer, así como AMLO supo desmarcarse de la vieja tradición política del Partido de la Revolución Democrática (PRD), también debería mantener la distancia de ciertas formas de gobierno radicales como la venezolana, pues conducen a la implementación de políticas tendientes a la estatización de la producción en todos sus niveles, las cuales, en mi opinión, generan tensión e impiden innovar para permitir el crecimiento requerido que contribuya a reducir la desigualdad entre los mexicanos, la cual, de acuerdo a datos recientes de Oxfam México, es tal que “diez millonarios concentran tanta riqueza como el 50% más pobre de la población del país”.

Bajo mi punto de vista, es acertada la reciente frase de AMLO, en el sentido de que no apostará por una “dictadura abierta ni encubierta”, lo cual debe conducir, sin lugar a duda, a un diálogo nacional robusto que permita el reencuentro para encauzar la ruta mexicana en la lucha contra la corrupción, la impunidad y el crimen organizado, que han afectado la convivencia ciudadana así como la paz y la tranquilidad, permeando sistemas democráticos en casi todas las naciones latinoamericanas.

presidente de Estados Unidos

Donald Trump.

En otro orden de ideas, AMLO tiene como misión inmediata relanzar las relaciones con Estados Unidos que se han visto afectadas por la desbocada retórica ultraconservadora y xenófoba, inyectada en el imaginario popular por el mandatario Donald Trump. Es importante entonces que la unilateralidad (en la manera de ver las cosas) den paso a la bilateralidad en el proceso de gestión de sociedades prósperas (basados en la tolerancia mutua), fortaleciendo la cooperación bilateral en temas tan elementales para las dos naciones como lo son: la migración; el libre comercio y la seguridad entre países. Lo anterior, retomando la política de la “buena vecindad”, impulsada por el expresidente Roosevelt, en relación con los latinoamericanos.

En síntesis, la elección de López Obrador fortalece la democracia mexicana, debido a la transparencia denotada y al alto grado de civismo ciudadano, precisamente en momentos en donde ha predominado la desconfianza ciudadana en la clase política tradicional; a la vez, puede decirse, que es un mandato claro al presidente electo de trabajar por las clases marginadas del sistema. AMLO es, entonces, desde ahora una antítesis al régimen político que ha predominado en la institucionalidad mexicana, pues es percibido como una verdadera alternativa de cambio en medio de un clima creciente de descontento popular que el dirigente tabasqueño está en la obligación de desactivar para “hacer historia”.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

5 comentarios

  1. A mi ver, es otro titere político que nos impuso el PRI, del cual podremos reirnos tanto por sus ocurrencias como lo hicimos con Peña, al final de cuentas es lo que le gusta a México, tener solo el hasme-reir sin gobernar, sólo ha sido para calmar a la sociedad fingiendo tener democracia en las votaciones, pues detras de él solo estan expriistas disfrazados de morenistas… otra vez México nos la dejaron caer y feo!! Espero que con hechos me pueda callar la boca…

    • Es muy triste que haya personas que empiezan a descalificar sin siquiera darles el beneficio de la duda, de estos tipos como Rox, que ni siquiera tiene el valor civil de dar la cara para denostar, hay muchos que nada mas critrican sin aportar nada, yo creo que AMLO, si va a transformar a México, muchos que votaron en contra, van a ser los primeros en extender la mano cuando se empiezen a recibir los beneficios.

    • Rox: en tu opinión, ¿quien debería haber ganado las elecciones? Y que de acuerdo a tu ver («a mi ver») ¿la mayoría de los mexicanos nos equivocamos?

  2. ANSURIO SALDAÑA CASTAÑEDA

    Un gran triunfo para todos los mexicanos. Hicieron valer su poder y mandaron un mensaje muy claro al gobernante elegido «el pueblo manda» no se te olvide.

  3. La realidad que hoy nos ocupa fueron varios factores 1.- El abuso de poder en todos los niveles., 2.- El saqueo a la Nación no solo por los políticos, también de los lideres sindicales, y así podría señalar muchos factores: sin embargo hoy podemos enderezar el barco si todos cambiamos. Deja de tirar la basura en la calle, no tires el chicel ni lo pegues en el metro, respeta a tu vecino, al policía, limpia tu calle, son esas pequeñas cosas que enriquecen a una nación.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manfredo Martínez

Manfredo Martínez
Maestro en Comunicación por la Universidad Iberoamericana (UIA) y Licenciado en Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en donde es profesor de Periodismo. Miembro Directivo (Secretario) de la Asociación de Egresados del Posgrado en Comunicación de la Ibero (ASEPEC UIA), Periodo 2017-2019. Ex encargado de la Comunicación y visibilidad del Programa de Apoyo a los Derechos Humanos (PADH) de la Unión Europea en Honduras. Ha sido colaborador de medios informativos como: Revista C+Ibero (UIA) y Blog “Factor Tiempo” (ambos en Ciudad de México); Diario el Heraldo; semanario “Honduras This Week”; periódico digital “hondudiario.com”; Televisión Hondured; Radio Reloj; Mundo TV (en Tegucigalpa, Honduras). Asimismo, ha colaborado con organizaciones promotoras de los Derechos Humanos: Programa de Voluntario de las Naciones Unidas (VNU-onusida); Asociación Colaboración y Esfuerzo (ACOES); y Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR).