Home || Colaboradores || Fiestas latinoamericanas de independencia

Fiestas latinoamericanas de independencia

Independencia de México

Manfredo Martínez


Sociedades del Siglo XXI


sábado 15 de septiembre de 2018

Las “democracias” latinoamericanas recuerdan con una serie de actividades festivas en este mes de septiembre la liberación del yugo imperial que les oprimía y al que se encontraban sometidas hasta principios del siglo XIX. De norte a sur, desde México, con la conmemoración del “Grito de Dolores o de Independencia” -en las medianoches de cada 15 de septiembre -y que, con el mismo, dio inicio en 1810 la lucha independentista, pero consumada en 1821, aunque oficialmente sea celebrada cada 16 de septiembre-, pasando por los países centroamericanos que en 2021 celebran el bicentenario, hasta Chile, con sus festejos los días 18 de septiembre. Los países de la subregión latinoamericana celebran “a medias” pues, de acuerdo a un reciente informe liderado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y presentado a mediados de abril en el marco de la VIII Cumbre de las Américas, el 23% de los latinoamericanos vive por debajo del umbral de la pobreza.

En primer lugar, estas efemérides deben servir como puntos de inflexión para reflexionar sobre la vasta diversidad -humana, ecológica, cultural, etc.- en la zona y, por lo tanto, en la necesidad de trabajar más unidos con el propósito de construir una región que permita reconocerse en la diversidad y en donde las potencias latinoamericanas contribuyan a tender puentes para el intercambio de las mejores prácticas con los países más pequeños del istmo.

Las celebraciones deben ser un recordatorio “preciso” del llamado de los héroes independentistas desde sus orígenes a construir sociedades humanas liberadas de la opresión y del sometimiento a repúblicas extranjeras y construir lazos humanos en los que predominara la solidaridad y el respeto a los derechos de las personas a trabajar con libertad e independencia, ante los contantes abusos de los representantes de las monarquías españolas y portuguesas.

Creo que el hecho de que, en el caso particular mexicano, haya sido el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla -conocido a través de la historia reciente como “El Padre de la Patria”- quien haya impulsado una efervescente resistencia y sublevación contra los “intrusos” españoles, se convirtió en un referente central “inoculado” entre los líderes independentistas de Centroamérica para levantarse contra la tiranía extranjera; pero, además, sirvió como garantía de que históricamente no todo el clero católico legitima sistemas sociopolíticos que subyugan a la ciudadanía. Siempre ha habido líderes que se desmarcan del sistema y se reposicionan desde posiciones desventajosas para contribuir a reivindicar la lucha perenne y eterna por la justicia y la paz.

padre de la patria

Miguel Hidalgo y Costilla (Imagen: http://paginawebleon.mx).

Por otra parte, siendo Latinoamérica un subcontinente habitado por unos 630 millones de habitantes, debería transitar hacia un mayor y flexible flujo de personas interpaíses para repotenciar los vínculos socioculturales de una región que sufre los embates racista-discriminatorios del líder estadounidense Donald Trump, que, hasta la fecha, en el contexto de su gestión presidencial no ha realizado gira alguna por nuestra zona, quizás por una sobrecargada agenda doméstica que atender o demostrando a propósito -ya sea consciente o inconscientemente- una falta de cordura y “respeto”, reflejado en meses recientes con una incendiaria retórica antiinmigrante a países que históricamente han posibilitado su expansión cultural y comercial a costa de los pueblos originarios que se han visto imposibilitados para competir contra productos y producciones (tangibles e intangibles), sostenidas e impulsadas por técnicas y tecnologías digitales procedentes del horizonte anglosajón.

Para concluir, se podría decir que no hay independencia verdadera mientras no haya políticas públicas encargadas de redimensionar y rediseñar plataformas y prácticas prospectivas que permitan la construcción de escenarios aptos para la inventiva, lo cual implica mejorar los criterios de seguridad y lucha anticorrupción, además de acompañar a las comunidades con estrategias geoculturales para contribuir a la productividad, respetando los usos y costumbres de los habitantes de naciones pluri-étnicas.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manfredo Martínez

Manfredo Martínez
Maestro en Comunicación por la Universidad Iberoamericana (UIA) y Licenciado en Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en donde es profesor de Periodismo. Miembro Directivo (Secretario) de la Asociación de Egresados del Posgrado en Comunicación de la Ibero (ASEPEC UIA), Periodo 2017-2019. Ex encargado de la Comunicación y visibilidad del Programa de Apoyo a los Derechos Humanos (PADH) de la Unión Europea en Honduras. Ha sido colaborador de medios informativos como: Revista C+Ibero (UIA) y Blog “Factor Tiempo” (ambos en Ciudad de México); Diario el Heraldo; semanario “Honduras This Week”; periódico digital “hondudiario.com”; Televisión Hondured; Radio Reloj; Mundo TV (en Tegucigalpa, Honduras). Asimismo, ha colaborado con organizaciones promotoras de los Derechos Humanos: Programa de Voluntario de las Naciones Unidas (VNU-onusida); Asociación Colaboración y Esfuerzo (ACOES); y Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR).