Home || Colaboradores || ¿Cómo nos ven?

¿Cómo nos ven?

crecimiento

Manuel Guzmán Moreno


Contraste Económico

Foto: Síntesis.

lunes 28 de enero de 2019

Hace unos días comentábamos lo complicado que se ve el panorama para el crecimiento de nuestro país. Señalamos que habría de reconocerse que después de la devaluación de finales de 1994, México tuvo la capacidad de mantener los equilibrios macroeconómicos, y esta cualidad permitió que el país pudiera afrontar con mayor fortaleza los efectos de la crisis hipotecaria estadounidense de 2008.

A la luz del magro crecimiento de los últimos años se puede concluir que la estabilidad macroeconómica es una condición necesaria pero no suficiente para crecer. Hacía falta algo más. Durante 2012 y 2013, se aprobaron diversas reformas estructurales que sentaron las bases para un mayor crecimiento económico en el largo plazo; desafortunadamente, estas reformas tardaron mucho en llegar y cuando lo hicieron el mundo se encontraba haciendo esfuerzos importantes para salir de la recesión que ocasionó la crisis subprime en Estados Unidos. Esto limitó el impacto positivo de las reformas estructurales e impidió que el país lograra mayores tasas de crecimiento.

De esta forma, la tasa de crecimiento promedio de México en la administración anterior fue cercano a 2.3%, similar al promedio de los últimos 25 años, lo que en sí es una muy mala noticia si se considera que en el mismo lapso el bloque de países emergentes se expandió 4.5% y China y la India 8.3%.

Desafortunadamente, se avizora una gran cantidad de nubarrones en la esfera del crecimiento económico tanto en el presente año como para el 2020, que harán que esta historia de crecimiento aletargado no sólo no mejore, sino que se profundice. El impacto de la decisión de cancelar los trabajos del aeropuerto en Texcoco, el hostigamiento frontal al sector bancario, entre otros eventos, han mermado la confianza de los inversionistas y esto se traducirá en un menor crecimiento y en una menor generación de empleos.

economía

Foto: Ciudad y Poder.

A la pérdida de confianza habrá que sumarle algunos elementos externos que podrían limitar aún más el avance de la economía mexicana. Uno de los más importantes es la franca desaceleración de la economía estadounidense, con un crecimiento esperado de 2.6% en este 2019, frente a la expansión cercana a 3% de 2018 y de tan sólo 1.8% en 2020. Siendo aún nuestro principal socio comercial, es claro que su desaceleración tendrá un impacto importante en la actividad productiva de nuestro país.

De hecho, el menor crecimiento económico ya se empieza a manifestar en los indicadores de empleo. De acuerdo con el INEGI, la tasa de desempleo en México avanzó hasta 3.6% en diciembre de 2018, cifra superior al 3.3% del mes anterior y el mayor registro de los dos últimos años, lo que augura una disminución en el consumo, así, los dos motores de la economía, el externo y el interno, tendrán un comportamiento flojo.

La tendencia alcista en las tasas de interés en todo el mundo, las tensiones comerciales a nivel global que ya empiezan a tener un impacto significativo en el volumen de comercio internacional, las tensiones geopolíticas, el impacto del shutdown decretado por el presidente Trump, se suman a la cadena de factores que anticipan un escenario externo que poco contribuirá al crecimiento de México.

En la última encuesta de Citibanamex, formada por 24 analistas, se observa un crecimiento esperado para el PIB de México de 1.8% para 2019 con un rango de entre 1.0 y 2.1%, y 2.0% para 2020 con un rango que va de entre 0.8 y 2.4%. Pero no sólo los analistas locales tienen proyecciones desalentadoras para la economía mexicana, desde afuera también nos ven con rigideces que impedirán, de acuerdo con su perspectiva, la expansión económica de México, en los próximos años.

el crecimiento de nuestro país

Foto: Más Noticias.

La semana pasada, el Banco Mundial (BM) revisó a la baja las estimaciones de crecimiento para México en 2019 y 2020, como resultado de la incertidumbre en torno a las políticas que imperan en nuestro país. De acuerdo con el BM, la economía mexicana crecerá 2.0% en 2019 desde una predicción de 2.5% que se tenía anteriormente, mientras que para 2020 también se observó una reducción en el crecimiento del PIB de 2.7 a 2.5%.

Con respecto al presente año, el organismo internacional destacó que se prevé que la incertidumbre en materia de políticas públicas y la perspectiva de una inversión aún escasa, mantengan el crecimiento económico en una tasa moderada a pesar de las menores dudas comerciales tras el anuncio de los acuerdos alcanzados en torno al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá.

Más recientemente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) también ajustó a la baja sus expectativas de crecimiento para el mundo y para nuestro país, tanto para 2019 como para 2020. Para el año en curso, el FMI recortó el pronóstico de 2.5 a 2.1% debido a la expectativa de una menor inversión privada como resultado de las políticas que está implementando la actual administración.

Para 2020, las previsiones son igualmente conservadoras toda vez que se observa una disminución de un nivel de 2.7% que se tenía en octubre a 2.2% en su última actualización. El argumento detrás de una menor expectativa de crecimiento económico de México es que prevalecerá, de acuerdo con el FMI, un ambiente incierto para la inversión.

Uno de los aspectos más relevantes para impulsar el crecimiento económico es la inversión privada, local y extranjera, y ésta se materializa o no en función de la rentabilidad de los proyectos y de la confianza que se genere en torno al funcionamiento de los mismos. Hoy se tiene como gran reto seducir a los inversionistas para que canalicen muchos más recursos a nuestro país, de manera tal que se catapulte el crecimiento económico y la generación de empleos.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Guzmán Moreno

Manuel Guzmán Moreno
Es un financiero con más de 30 años de experiencia en el sector bancario y bursátil de México. Durante 10 años se desempeñó como Director General de Inversiones y Chief Economist en Grupo Financiero Banorte-Ixe, teniendo a su cargo las áreas de Fondos de Inversión, Afore Ixe, Administración de Activos y Análisis y Estrategia Económica. Ha ocupado posiciones importantes en Intercam Grupo Financiero y Monex Grupo Financiero, en donde tuvo bajo su responsabilidad el diseño de las estrategias de inversión, operación de inversionistas institucionales y fondos de inversión. Actualmente se desempeña como Director General de Novastone Capital de México. Es Licenciado en Economía por la UAM y cuenta con una Maestría en Economía por el ITESM. En el plano académico, ha impartido clases de Economía y Finanzas en varias universidades. Es comentarista del noticiero “En los tiempos de la radio”, columnista y miembro del Comité Editorial del periódico El Economista, con más de 500 artículos publicados, y colaborador en diversas revistas especializadas. Es autor del libro “México Frente a la Crisis” y conferencista exclusivo de LID Conferenciantes, miembro de la International Association of Speakers Bureaus. Fue miembro del Consejo de Administración de Bansud en Buenos Aires, Argentina. En 2001 fue elegido como miembro del “Leadership Club” de SEI Investments en Filadelfia, EEUU. En 2010, LID Editorial lo nombró “Rookie of the Year” por las altas ventas de su libro “México Frente a la Crisis”. En 2013 fue reconocido por la Revista Forbes como uno de los 10 economistas más influyentes de México. En 2017, la Rectoría General de la UAM le otorgó el Reconocimiento Honorífico “Egresado Distinguido UAM” por sus méritos en los ámbitos académico, cultural y humanístico, así como por su contribución al desarrollo de la Universidad y del país.