Home || Colaboradores || Qué vamos a hacer si el “oseltamivir” no sirve

Qué vamos a hacer si el “oseltamivir” no sirve

Virus-Influenza

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral

Virus de la Influenza.

miércoles 30 de agosto de 2017

Después de graves sospechas, los expertos han confirmado que el oseltamivir, el medicamento antiviral específico para el tratamiento de la influenza, no es útil o cuando menos no tan útil como se había supuesto. Derivado de nuevos análisis, los expertos del sistema Cochrane han establecido varias cosas:1,2

  • Si se administra oportunamente disminuye las molestias sólo unas horas frente a los enfermos que no lo toman.
  • No disminuye los días que un enfermo permanece hospitalizado en caso de requerirlo.
  • No mejora el pronóstico en los casos complicados con neumonía.
  • Hay dudas acerca de si disminuye o no las complicaciones de otitis media en los niños.
  • No mejora la mortalidad.
  • Tiene considerables efectos secundarios tanto en niños como en adultos.
virus

Virus de la Influenza (H1N1).

Se ha establecido una polémica acerca de si se ocultó información por parte de la industria farmacéutica. Desde 2014 había publicaciones que hacían notar lo que ahora parece firmemente establecido.3,4 El caso es que ahora la OMS ha establecido que no es un medicamento indispensable y lo ha sacado de su lista de los 300 medicamentos fundamentales.5

En este caso creo que se juntaron el hambre y las ganas de comer. Por una parte, la necesidad de los enfermos, de los médicos y de los sistemas de salud de contar con un medicamento para tratar una enfermedad emergente que tiene una morbilidad muy grande y una mortalidad alarmante ‒todo agravado por el antecedente histórico de pandemias que han azotado a la humanidad en otras épocas, entre ellas la gripe española‒ Por otra, la oportunidad de negocio para la industria de ofrecer un producto que satisficiera la demanda. El oseltamivir fue bienvenido e incluso llegó a fundamentar la eficiencia del sistema de salud de algunos países dependiendo de si contaba con reservas suficientes del medicamento. En México, todavía hace unos meses, una aparente escasez del producto original y sus genéricos, cuando menos en el medio privado, desencadenó una alarma que hizo que las autoridades sanitarias, los fabricantes, los distribuidores y las farmacias salieran en los medios a hacer declaraciones.

En medicina sucede con cierta frecuencia que algunos remedios que considerábamos útiles e incluso infalibles resulté que no lo son; también sucede el caso inverso, que algunos dejados como no eficientes al cabo del tiempo son recuperados al demostrarse su eficiencia. El caso del oseltamivir, que nos ocupa ahora, parece corresponder a la primera situación. Independientemente de que los primeros resultados hayan deslumbrado a muchos de los médicos encargados de tratar a los enfermos –yo incluido‒ y que se haya desencadenado la necesidad absoluta de contar con él; y/o de que la industria haya manipulado los resultados de tal manera que hasta ahora parecía indispensable contar con grandes cantidades del producto para poder atender la necesidad de un gran número de enfermos; el caso es que la esperanza era infundada porque el medicamento en términos generales no modifica el curso de la enfermedad y, no lo había yo enunciado, pero tampoco sirve para evitar su transmisión. Esto último lo menciono porque se llegó a usar para proteger al personal de los servicios médicos expuestos al contacto de enfermos con influenza.

Ha habido algunas notas periodísticas al respecto, críticas, pero poco propositivas.6 Hasta hoy y hasta donde he podido revisar, las organizaciones académicas mexicanas no han emitido una opinión y las autoridades sanitarias no han establecido una posición, en algunos otros países ya lo han hecho.7

El caso es que sólo dentro de unos meses estaremos en la época en la que la influenza es más frecuente y no sabemos qué tan severamente atacará.

En una encuesta rápida, evidentemente sin valor estadístico, he comentado con varios médicos encargados de servicios médicos que atendieron a los pacientes en las pasadas crisis de influenza; las respuestas se decantan en dos, una: te lo dije, un fraude más, y dos: pues en mi servicio disminuyó la mortalidad en cuanto empezamos a usar osaltamivir. Lo que más que un análisis, más bien refleja una posición, un estado de ánimo y un enfoque subjetivo del problema.

Grave problema al que nos enfrentamos en mi opinión con dos dilemas claros. ¿Las autoridades sanitarias deben comprar grandes lotes del antiviral? ¿Los médicos debemos prescribir individualmente el medicamento?

La primera pregunta requiere de un análisis y una decisión de política pública sanitaria difícil, muy difícil de enfrentar porque muchos de los pacientes lo demandarán y creo que con razón porque no tienen la obligación de leer el British Medical Journal y estar enterados de la polémica.

La segunda es un dilema ético individual, prescribir un medicamento a sabiendas de su poca o nula utilidad siempre es éticamente cuestionable y no debe hacerse, pero el paciente o los pacientes pensarán que es necesario sino es que indispensable.

El trabajo de difusión para informar de manera desapasionada, serena y bien fundamentada, tanto de los médicos individualmente como de las autoridades sanitarias y, por supuesto, de los medios de comunicación será indispensable. Si no, tendremos una crisis que no sé cómo se resolverá.

Lecturas recomendadas:

  1. Evidence of the Minimal Benefit of Oseltamivir (Tamiflu) is Now 18 Years Old. http://www.bmj.com/content/357/bmj.j2841/rr
  2. Ebell MH. WHO downgrades status of oseltamivir. 2017 Jul 12; 358: j3266. doi: 10.1136/bmj.j3266
  3. Jefferson T, Jones MA, Doshi P, Del Mar CB, Hama R, Thompson MJ, Spencer EA, Onakpoya I, Mahtani KR, Nunan D, Howick J, Heneghan CJ. Neuraminidase inhibitors for preventing and treating influenza in healthy adults and children. 2014 Apr 10;(4): CD008965. doi: 10.1002/14651858.CD008965.pub4
  4. Jefferson T, Jones M, Doshi P, Spencer EA, Onakpoya I, Heneghan CJ. Oseltamivir for influenza in adults and children: systematic review of clinical study reports and summary of regulatory comments. 2014 Apr 9;348: g2545. doi: 10.1136/bmj.g2545.
  5. Kmietowicz Z. WHO downgrades oseltamivir on drugs list after reviewing evidence. BMJ 2017; 357: j2841 doi: 10.1136/bmj.j2841 (Published 2017 June 12).
  6. Ana Cristina Laurell. OMS retira oseltamivir: un triunfo para la ciencia. http://www.jornada.unam.mx/2017/08/10/ciencias/a03a1cie
  7. La OMS retira el oseltamivir: un triunfo para la ciencia. http://www.pediatriabasadaenpruebas.com/2017/08/la-oms-retira-el-oseltamivir-un-triunfo.html
El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

5 comentarios

  1. Dra. Fátima Ximenez Garcia

    En mi opinión , es tiempo de hablar claro e informar , si de acuerdo a los estudios , no hay un balance positivo, debemos informar, evitar la politización .

  2. Jesus Franco Martínez

    Qué bueno que las farmacéuticas que lo producen no son mexicanas, sino además de vendernos agua de colores, los tendríamos que rescatar si al no comprarles, caen en una debacle financiera.

  3. Niels H. Wacher

    Es difícil hacer un comentario propositivo. La verdad es que la información que recibimos la revisan legiones de graduados en ciencias políticas y en mercadotecnia. Al final del día, si no tenemos cuidado, son esos profesionales los que “hacen” las prescripciones (con sus campañas de publicidad y propaganda) y no los médicos. Esas campañas de publicidad ya son de lo más sofisticadas e incluyen contratar “expertos” que publiquen artículos en revistas científicas. En un caso, ya no tan reciente, pescaron a la empresa que vendía un fármaco para la diabetes (Rosiglitazona) por que había “escondido” información relacionada con el riesgo de infarto. Se les impuso una multa histórica (por el número de millones de dólares que implicaba); pero, en un análisis más desapasionado, resulta que esa multa no sobrepasaba una quinta parte de las ganancias que aquella empresa obtuvo con las ventas de ese mismo fármaco ¡en los 10 años anteriores!.

    Los médicos somos responsables de lo que prescribimos. Debemos mantener una sana distancia de la industria farmacéutica. Es nuestra obligación estar pendientes de lo que se publica y de evaluarlo de manera crítica. No somos adivinos, somos humanos; pero, si las cosas no parecen corresponder con la propaganda, tenemos la obligación de notificarlo a la comunidad.

  4. Ricardo juarez ocaña

    Realmente lamentable
    Y muy complicado determinar ante estos problemas emergentes si el fármaco es eficiente, definitivamente pareciera que estamos indefensos ante el enorme poder económico de la industria farmacéutica
    Ahora bien ante la nueva evidencia solo nos queda no indicar el fármaco y advertirle al familiar y el enfermo

  5. José Luis Sandoval Gutiérrez

    El oseltamivir tiene una acción primordial, en el paciente con influenza complicada, o sea la que requiere hospitalización y/o terapia intensiva.

    La información disponible y sometida al análisis, habla de casos no complicados, de manejo ambulato
    rio.
    Es necesario que la evidencia enfoque los futuros proyectos en este tipo de pacientes.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro H. Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UNAM miembro de la generación 1963-1968. Realizó la especialización en Medicina Interna en el Centro Hospitalario “20 de Noviembre” del ISSSTE, trabajó en el Hospital 1° de Octubre del mismo ISSSTE donde fue médico adscrito, jefe de servicio, subdirector médico y director. Después estuvo un breve tiempo en la Secretaría de Salud, fue director de la Clínica Londres y actualmente trabaja en la Coordinación de Educación en Salud del IMSS. Ha sido profesor de diversas escuelas y facultades de medicina desde hace más de 40 años. Es editor de diferentes revistas médicas desde hace más de 30 años. Ha publicado varios artículos en diversas revistas nacionales e internacionales. Es editor de un libro de su especialidad. Lector dedicado y desordenado; aficionado a varias cosas. Marido, padre y abuelo feliz.
x

Check Also

Shopenhauer de 71 años

José Luis Díaz Gómez


Mente y Cuerpo

El nudo del mundo, el yo y la naturaleza de la voluntad

El nudo de Schopenhauer amarra las dos dimensiones fundamentales del ser humano: su conciencia subjetiva y el mundo objetivo. En la perspectiva de este padre del pesimismo moderno es un nudo inextricable...

Newsletter