Home || Colaboradores || Leonardo Padura, Doctor Honoris Causa por la UNAM

Leonardo Padura, Doctor Honoris Causa por la UNAM

Doctores Honoris Causa 2017

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral

Doctores Honoris Causa 2017.

miércoles 15 de noviembre de 2017

El pasado 9 de noviembre la UNAM otorgó el grado de Doctor Honoris Causa a once distinguidos personajes de las Ciencias y las Artes. Nueve mexicanos: María Francisca Atlántida Coll Oliva, María de las Mercedes Guadalupe de la Garza y Camino, Luis Esteva Maraboto, Enrique González Pedrero, Jaime Mario Labastida Ochoa, Eduardo Matos Moctezuma, Ranulfo Romo Trujillo, Silvia Torres Castilleja y Josefina Zoraida Vázquez y Vera, un español: Víctor García de la Concha y un cubano: Leonardo Padura Fuentes. No hay ninguna duda en cada uno de los personajes, sobre los méritos que los hacen merecedores de la distinción más importante que nuestra universidad otorga. Cada uno ha destacado en la investigación y la docencia de manera muy brillante. Una curiosidad afortunada puede ser que al mismo tiempo sean galardonados el Presidente de la Real Academia Española de la Lengua, García de la Concha y el de la Academia Mexicana de la Lengua, Labastida Ochoa, lo que sólo resalta la importancia que nuestro lenguaje tiene para la universidad.

Voy a comentar sobre Leonardo Padura, de ninguna manera por qué cuestiones sus méritos, sino por particularidades que en mi opinión reúne su obra y que lo hacen con características muy particulares. Su obra siempre me ha parecido muy valiosa, no sólo por sus particularidades literarias sino por los valores y descripciones sociales, económicas  y sociológicas que reúne.

Leonardo Padura

Leonardo Padura.

En una revista médica yo hago recomendaciones sobre lecturas, médicas y no médicas. En una de éstas incluí una crónica, en la que recomendaba ampliamente la lectura de Herejes (entonces recién publicada), unos días antes o después apareció en Letras Libres una crítica devastadora de la obra hecha por un experto crítico literario, lo que me hizo sentirme muy mal, me consolé pronto porque poco después a Padura le fue concedido el Premio Príncipe o Princesa de Asturias, el Premio cambia de género según se vaya requiriendo, lo que me hizo pensar que quizá la obra se acercara más a mis comentarios que a los del crítico experto. Es posible que para que se le otorgase este premio influyera el hecho de la entonces reciente reanudación de las relaciones Estados Unidos-Cuba, así son los premios y sus premiaciones pero indudablemente la obra de Padura tiene enormes méritos literarios.

Su carrera podemos considerar que ha sido vertiginosa, aunque siempre se ha dedicado a la literatura y el periodismo; es apenas en el año 2000 que publica su primera novela que tiene como personaje a Mario Conde un policía que a lo largo de las siete que ya ha publicado, se retira y pasa a ser una especie de investigador privado. La primera se llama Pasado perfecto, lleva publicadas en la serie siete novelas. Esta serie además de sus grandes méritos como novela policiaca tiene en mi opinión uno más, describe a la sociedad cubana desalentada, depauperada, quizá deprimida, el mismo Conde, es uno de los miembros de la sociedad pero existen más ejemplos constantes, su amigo El Flaco, que ya para entonces es gordo, ex soldado de la guerra de Angola que vive tetrapléjico en la más absoluta pobreza y abandono y que si no fuera por su madre y Conde no podría sobrevivir, hay muchos otros personajes unos constantes y otros que entran y desparecen, pero muchos victimas y resultado de la ruindad social.

Padura pasa a ser considerado un autor de otra categoría en 2009, con la publicación de El Hombre que amaba a los perros. Una obra de enorme valor literario que trata la época en que el asesino de Trotsky vive y finalmente muere en La Habana, muere como Ramón Pavlovich López después de permanecer unos años en Cuba, había llegado después de vivir muchos años en Moscú, adonde había llegado procedente de México en donde había permanecido prisionero 20 años por el asesinato del líder ruso. Oficialmente nunca recupero su nombre Ramón Mercader. Había llegado a nuestro país como Frank Jacson, después se hizo pasar como Jacques Monrad, ciudadano belga nacido en Teheran, que fue como permaneció en México para cambiar en Rusia por Pavlovich López. El primero que demostró que en realidad era Ramón Mercader fue el Dr. Alfonso Quiroz Cuarón celebre criminólogo mexicano, en su libro José Ramón Garmabella lo describe espléndidamente, El grito de Trotsky puede resultar una magnifica lectura complementaria al libro de Padura, no tiene el mismo valor literario, está escrito de manera muy lineal y descriptiva, Garmabella era un reportero-periodista, pero contiene muchos datos de Trotsky y Mercader, el asesinato, su presidio en México y su exarcelación . El hombre que amaba a los perros ha sido traducido a múltiples lenguas y seguramente es el origen del encumbramiento literario de Padura.

Después han seguido otras grandes obras, Aquello estaba deseando ocurrir. El ya referido Herejes. Pero quiero referirme a una de sus últimas obras Regreso a Ítaca, publicada en 2016, que es un proyecto multifuncional culminado exitosamente en todas sus vertientes, es una novela, es un guión cinematográfico y una película realizada con Laurent Cantet. La película está filmada en la Habana, se obtiene libremente en YouTube, aunque parece que en Cuba no se puede ver. La obra escrita espléndidamente, tanto en su versión como novela, que es La novela de mi vida, y como guión cinematográfico y filmada extraordinariamente. Narra una tarde-noche en La Habana, con la vista de bahía de fondo, en la que se reúnen en una terraza cinco antiguos amigos con el pretexto del regreso de Amadeo, los cinco son amigos desde la infancia y a lo largo de muchos años, ella una oftalmóloga que no alcanza a sobrevivir con su salario y sólo lo hace con los envíos que le hacen sus hijos desde Miami, oftalmóloga experta con estudios en el extranjero, pero apenas sobrevive. Un ingeniero brillante transformado en reciclador de baterías para automóviles, actividad que por cierto realiza de manera oculta, el otro un pintor fracasado que sobrevive apenas de vender algunas obras a los turistas; el otro un exitoso empresario con ligas gubernamentales, a lo largo de las conversaciones se comenta que son fraudulentas, quien es el que surte de viandas la tertulia. El motivo de la reunión es el retorno de Amadeo después de 16 años de exilio, los reclamos van surgiendo: porqué abandono trabajo, esposa, no sé si hijos y amigos, la esposa muere sola de una larga enfermedad y los amigos se lo van recriminando, hasta que Amadeo explota y les cuenta los detalles, el era un escritor más o menos con éxito, que súbitamente desaparece, cuenta los periplos de su exilio, sin mucho éxito y mucha soledad, continúa y descubre el verdadero motivo, lo acusan de haber recibido 500 dólares de una colaboración, sin tener autorización para ello; lo cual era verdad. Una funcionaria le empieza a perseguir a acosar amenazándolo de prisión y desprestigio, hasta que él y su esposa deciden que huya. Ahora ha decidido regresar porqué vio a la funcionaria que lo amenazaba en el metro de Madrid. Confiesa que no ha podido escribir una sola línea y ha vivido de múltiples oficios y regresa como reto para poder escribir.

Una pregunta que me queda después de leer cada obra de Padura, es cómo puede describir con esa gran claridad y calidad los grandes problemas socioeconómicos de Cuba y seguir viviendo en la Isla. El día anterior de su investidura como Doctor Honoris Causa, dictó una conferencia: La Habana Ciudad de las Letras, comentó que la sociedad cubana es deshonesta, pero no tuvo un solo mal comentario al régimen castrista.

Por menos que eso, eran otras épocas, Cabrera Infante tuvo que salir, fueron devastados Lezama Lima y Heberto Padilla. Aunque ahora intentan reinventar a Cabrera Infante, comprando su obra y publicándola en Cuba. Su viuda se niega rotundamente a ello.

Cabrera Infante.

Lezama Lima.

Heberto Padilla.

Lecturas recomendadas:

http://www.gaceta.unam.mx/20171113

Manuel Ramiro H. Leonardo Padura. Herejes. Tusquets. México 2013.  Med Int Mex 2014.; 30(1) 114-117-

Enrique Macri Leonardo Padura Herejes Tusquets. México 2013. Letras Libres. No. 181. Enero 2014. México

Leonardo Padura. Pasado Perfecto. Tusquets Editores. España 2000.

Leonardo Padura. El hombre que amaba a los perros. Tusquets. México 2009

José Ramón Garmabella. El grito de Trotsky. Ramón Mercader el hombre que mato al líder revolucionario. Random House Mondadori. México 2006.

Leonardo Padura. Regreso a Ítaca. Tusquets. México 2016.

Leonardo Padura. La Novela de mi vida. Tusquets México. 2015.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. Patricia Morán Silva

    Después de leer los comentarios vertidos por el Dr Manuel Ramiro en relación al literato y periodista Leonardo Padura y la trascendencia de su pbra literaria, me parece es obligatorio conocer cualquiera de las obras comentadas.
    La pregunta es, la excelente y amena presentación del Dr Ramiro nos lleva a tener la inquietud o es que se trata simple y sencillamente del novelusta cubano, contemporáneo, vivo mas importante y el mas vendido?

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro H. Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UNAM miembro de la generación 1963-1968. Realizó la especialización en Medicina Interna en el Centro Hospitalario “20 de Noviembre” del ISSSTE, trabajó en el Hospital 1° de Octubre del mismo ISSSTE donde fue médico adscrito, jefe de servicio, subdirector médico y director. Después estuvo un breve tiempo en la Secretaría de Salud, fue director de la Clínica Londres y actualmente trabaja en la Coordinación de Educación en Salud del IMSS. Ha sido profesor de diversas escuelas y facultades de medicina desde hace más de 40 años. Es editor de diferentes revistas médicas desde hace más de 30 años. Ha publicado varios artículos en diversas revistas nacionales e internacionales. Es editor de un libro de su especialidad. Lector dedicado y desordenado; aficionado a varias cosas. Marido, padre y abuelo feliz.

x

Check Also

ilusion óptica

José Luis Díaz Gómez


Mente y Cuerpo

Objetivo o subjetivo: la sensación física y mental

Entonces no vemos las cosas tal cual son, sino a través de adaptaciones y procesamientos del sistema visual; el mundo que vemos es una construcción formada por procesos del sistema nervioso. La percepción visual de una...