Home || Colaboradores || Aguas con las Instituciones

Aguas con las Instituciones

médico

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral

Arturo Rosenblueth (1900 - 1970) (Imagen: gob.mx).

miércoles 21 de noviembre de 2018

Decidí titular Aguas con las Instituciones el escrito que les presento esta semana, porque utilizar Cuidado con las Instituciones, Precaución con las Instituciones o Debemos tener cuidado con las Instituciones me pareció demasiado sobrio o desabrido, además, la interjección Aguas está aceptada por la Real Academia de la Lengua y los mexicanos, o cuando menos los chilangos, la utilizamos para prevenir ante un riesgo inminente, casi inevitable.

Al hojear un número de la Gaceta de la Facultad de Medicina me percaté que el Dr. Germán Fajardo, director de la facultad, había presidido la presentación de un libro biográfico de Arturo Rosenblueth. No estuve presente, pero me di a la tarea de conseguirlo y lo logré en El Colegio de México que, junto con el CINVESTAV, lo publicó recientemente. Lo escribe Ruth Guzik y se llama Arturo Rosenblueth 1900 – 1970. En la presentación estuvieron comentándolo Alberto Lifshitz y Alexandre de Pomposo. Se trata de una obra extraordinaria, exhaustiva, completa, que examina muchas de las facetas de Rosenblueth, dándonos una imagen panorámica de su grandeza.

médico mexicano

Portada de ‘Arturo Rosenblueth, 1900 – 1970’, Ruth Guzik Glantz.

Rosenblueth nació en una población semirural de Nuevo León. Miembro de una familia numerosa, contó con unos padres preocupados por la cultura y la preparación de sus hijos. Estudio el bachillerato en Nuevo León, en una escuela con los más altos estándares de la época. Vino después a la Ciudad de México a estudiar Medicina, empezó a hacerlo, pero diversos problemas económicos lo obligaron a dejar los estudios, así que durante un tiempo se ganó la vida como pianista en los sitios de moda de la época y acompañando las películas. Fue siempre un buen intérprete, además de que gustaba disfrutar de la música y la pintura, placer que conservó a lo largo de su vida. Después de un tiempo, surgió la posibilidad de ir a terminar sus estudios a Alemania, más tarde fue a París, a realizar estudios de posgrado, ahí empezó a conocer -o reconocer- a las grandes figuras de la medicina mexicana del siglo XX. Regreso a México y se desempeñó como médico en varios sitios, entre ellos La Castañeda. Más adelante obtuvo la Beca Guggenheim y partió para la Universidad de Harvard a trabajar, particular, aunque no exclusivamente, con Walter Cannon, un destacadísimo investigador en fisiología.

Produjo muchos trabajos publicados en las más prestigiadas revistas de la época, solo y en colaboración con Cannon y otros investigadores; obtuvo una ampliación de la beca que le permitió seguir en Boston y continuar su enorme producción científica, después Cannon fue consiguiendo contratos y becas que le permitieron seguir teniendo a su lado a Rosenblueth. Sin embargo, en 1944 el mentor enfermó y tuvo que dejar el laboratorio de Harvard, dejando a Rosenblueth en una posición difícil, pues ya había recibido varias propuestas para trabajar en México, aunque siempre su maestro había logrado que permaneciera en Estados Unidos. Durante esa época publicó con los más grandes investigadores y en las revistas de mayor importancia, desde entonces mantuvo la convicción de que las matemáticas y su lenguaje eran de la mayor utilidad en la investigación e inició una carrera pionera en la cibernética. Finalmente, surgió una propuesta que le permitió regresar a México en 1944, en magníficas condiciones, el Dr. Ignacio Chávez, otro prototipo de hombre de ciencia, lo invitó a formar parte del flamante Instituto Nacional de Cardiología, donde continuó su brillante carrera de investigador; el Instituto le brindó la posibilidad de destacar, no sólo en la investigación clínica, sino también en los aspectos básicos, junto con las áreas de Farmacología y Patología, donde hizo aportaciones muy importantes.

investigación científica

Portada de ‘El método científico’, Arturo Rosenblueth.

Permaneció más de quince años en el Instituto Nacional de Cardiología, hasta que en 1960 lo dejó para emprender una empresa magna, la creación de un Instituto de Investigación en colaboración -o formando parte- del Instituto Politécnico Nacional. El libro nos narra detalladamente cómo va conciliando las voluntades de los más diversos personajes en pos del proyecto, finalmente, en 1960 es fundado. Con el tiempo se convirtió en el CINVESTAV, un centro ejemplar de investigación, ya no sólo de investigaciones biomédicas, sino de muy diversas disciplinas; éste se ha posicionado como un sitio donde se producen y publican muchísimas investigaciones, un tercio más de las que se consiguen en todo el país, además de un centro formador de investigadores, quizá el mayor lugar de donde egresan maestros y doctores en el país.

centro de investigación

Rosenblueth fue también miembro de muchas agrupaciones del Colegio Nacional. Murió poco después de cumplir los 70 años. El texto, que a todos los interesados en la ciencia, la investigación o la medicina les puede atraer, nos muestra a un Rosenblueth de cuerpo entero, en todas su facetas, es una investigación muy completa que recomiendo ampliamente.

Basados en el prestigio de Arturo Rosenblueth, se fundó en 1978 la Fundación Arturo Rosenblueth para el Avance de la Ciencia, dedicada a la promoción de la formación de recursos humanos y su promoción; a lo largo de estos años ha hecho una enorme contribución en el fomento de la ciencia.

investigación médica

Doctores Germán Fajardo, Virginia Inclán, Ruth Guzik, Alberto Lifshitz y Alexandre de Pomposo, durante la presentación del libro ‘Arturo Rosenblueth 1900 – 1970’.

Por la trayectoria de esta organización, me pregunto ¿cómo su actual presidente, el Sr. Enrique Calderón Alzati, se ha convertido en organizador de consultas informales? No me queda claro y no sé si tiene el visto bueno de la Junta Directiva o Consejo de Administración de la fundación. Ya había participado en algo parecido durante la época del zapatismo, pero pasó un poco inadvertido. Ahora ha tenido una gran relevancia, no sólo porqué nuestro presidente electo ha resaltado estas consultas como ejemplo de la democracia participativa, sino porque además el Sr. Calderón Alzati, en contra de cualquier sentido científico, se ha manifestado por la validez de unas encuestas irregularmente realizadas, y también porque se ha expresado a favor de que resulten en el sentido que el Lic. López Obrador las ha organizado. Una posición muy poco seria, anticientífica, que derrumba el prestigio de la Fundación Rosenblueth, mas no la de Arturo Rosenblueth, que es una figura intachable.

médico e investigador mexicano

Pintura de Arturo Rosenblueth.

La fundación ya organizó la consulta informal que dio como resultado la cancelación de una obra que parecía no sólo fundamental, sino majestuosa. Ahora, dentro de sólo unos días, organizará y avalará una nueva consulta que, esta vez, toca varios temas, presentados numéricamente. Se trata de diez puntos de muy diversa índole, otra vez sin que los encuestados podamos contar con la información necesaria para opinar. Algunas preguntas resultan una perogrullada, como la de aumentar la pensión a los ancianos o dársela a los discapacitados, aunque de todas formas se debería hacer constar que se cuenta con los fondos presupuestales para ello.

Hay otras preguntas mucho más complejas sobre las que es muy difícil opinar. El Tren Maya, parece inobjetable en primera instancia, el problema es la huella ambiental que va a ocasionar, sobre el impacto social y económico que acarreará no tenemos muchos datos y creo que no se han realizado los estudios para conocerlos. En cuanto a la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, es otra incógnita, ¿será conveniente realizarla?, no hay duda que en el sureste mexicano existen muchos yacimientos de petróleo, el asunto es que, como en muchos otros sitios de nuestro planeta, el petróleo que se obtiene en México es pesado y más caro, también más difícil de procesar, además la vigencia del consumo petrolero parece estar en su ocaso, existen muchas señales al respecto, por ejemplo, en la Unión Europea existe el plan de dejar de fabricar automóviles con motores de combustión interna, incluso híbridos, para 2030, esto es cuando España, Portugal y Marruecos organicen un campeonato mundial de futbol,  que está a la vuelta de la esquina. El plan incluye la prohibición para que los autos que usen combustibles fósiles ya no puedan circular cinco años después. Probablemente sea el adiós de los Alfa Romeo, los Bugatti, los Ferrari, cuando menos como los conocemos ahora, aunque estoy seguro que estas plantas vehiculares se transformarán y ocuparán un lugar importante en la fabricación de los autos del momento. En ese sentido, es pertinente preguntarse, ¿cuándo nuestra refinería de Dos Bocas estará entrando al pleno rendimiento?

Pasando a otro punto, sembrar una gran extensión del sureste mexicano con árboles frutales y maderables parece, a primera vista, otro proyecto inobjetable, aunque la posible objeción depende de qué tipo de árboles se van a sembrar, eso no nos lo han dicho, es importante saberlo porque si lo hacen mal, costará décadas enderezar el error, más costo todavía que la desertificación. Pudiéramos seguir con cada una de las demás preguntas, mi recomendación es que si van a participar en la consulta se deben cuestionar cada una de ellas. En mi caso, no estoy a favor ni en contra de los proyectos porque no los conozco, lo que me parece incorrecto es transferir la responsabilidad de un plan (planes, o proyectos); si resultan bien, la idea siempre habrá partido del gobierno y si no resultan, no importa porque tenían el aval popular

Para concluir, quiero decir que con tristeza he notado que algunos de los comentaristas políticos se refieren al libro que nos mostró nuestro presidente electo, ¿Quién manda aquí?, refiriéndose me parece que a mí, y sólo hablando de la portada o el título, creo que muchos no lo han leído. Por ejemplo, Felipe González se equivocó con el título, debió llamarse algo así como: ¿Para qué sirve mandar?, o ¿Para qué sirve ejercer el poder? En fin.

Por cierto, el libro incluye un capítulo, que ya comenté en una nota previa, que menciona en síntesis que el método de las consultas no beneficia a la democracia, sino que quita responsabilidades al gobernante, además, aporta que a lo largo de la historia son más los gobiernos dictatoriales quienes han organizado plebiscitos y referéndums que los gobiernos democráticos.

Lecturas recomendadas:

Samedí Aguirre. Arturo Rosenblueth fisiólogo y precursor de la cibernética. Gaceta Facultad de Medicina. Año XLI. Número 809. 17 de octubre de 2018.

Ruth Guzik Glantz. Arturo Rosenblueth 1900- 1970. El Colegio Nacional. Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional. México. 2018.

Alberto Penadés. Referéndums y democracia representativa. En: Felipe González, Gerson Damiani, José Fernández-Albertos (Eds). ¿Quién manda aquí? Debate. Madrid 2018.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

10 comentarios

  1. Hablar del Genio Mexicano Don Arturo Rosembluth es recordar también su convivencia con Norbert Weinier padre de la cibernética. En los cuarentas escribió Weinier que cuando visitó a Don Arturo en México en su laboratorio del Instituto Nacional de Cardiologia le nació la idea de crear redes neuronales con lo que sento las bases de la cibernética pues el entusiasmo del maestro por crear un pulmotor contagiaron a Weinier dato histórico que cambió la historia con el origen de la computación

  2. Fascinante la historia del Dr. Rosenbluth
    Certera la forma de abordar la manera en que los políticos aprovechan los logros y el prestigio de otros para justificar sus acciones de una forma perversa.

  3. Excelente aporte doctor, siempre un placer leer su columna.

  4. Muchas gracias Dr Ramiro siempre aprendo.
    Saludos

  5. Interesantísimo muchas gracias voy a buscar los libros es un tema muy bien presentado Sofia scholar MD

  6. Le felicito Dr Ramiro
    Muy ameno su artículo y muy diplomático en sus comentarios respecto al nuevo régimen

  7. María Leonor Hernández Garcia

    Doctor importante síntesis biográfica que hizo ud sobre el doctor Arturo Rosenbluet, gran médico, científico, ilimportantes aportaciones a la ciencia. Debido a su extraordinaria trayectoria en 1978 se creó la Fundación que lleva su nombre.
    Lo que no entiendo son sus continuas críticas, descalificaciones, desacuerdos, de todo lo que hace o deja de hacer el presidente electo, pronto constitucional, licenciado López Obrador. Lo importante es unirnos como mexicanos y sacar adelante al país.
    Me extraña que con los anteriores gobiernos no se hizo crítica alguna..

  8. María Leonor Hernández Garcia

    Es ROSENBLUETH

  9. Considero extraordinaria la semblanza que presenta sobre un personaje tan importante para la vida científica y cultural de México como lo es el Dr. Rosenbleuth. También, considero que se puede escribir y argumentar mucho en contra y a favor de las consultas que ha realizado el presidente electo, pero creo que un argumento a su favor es que da a conocer a la población los proyectos y planes en.asuntos relevantes que tiene pensado llevar a cabo. Es un mecanismo para que la gente conozca y participe, en algunos de los proyectos aunque hayan sido aprobados por la población, falta ver su viabilidad económica y técnica. Finalmente se está tratando de dar mayor transparencia a las decisiones del Ejecutivo entrante. Apenas vamos a arrancar el próximo sábado, deseo que todo resulte mejor que lo logrado hasta ahora por los gobiernos anteriores.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro H. Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UNAM miembro de la generación 1963-1968. Realizó la especialización en Medicina Interna en el Centro Hospitalario “20 de Noviembre” del ISSSTE, trabajó en el Hospital 1° de Octubre del mismo ISSSTE donde fue médico adscrito, jefe de servicio, subdirector médico y director. Después estuvo un breve tiempo en la Secretaría de Salud, fue director de la Clínica Londres y trabajó en la Coordinación de Educación en Salud del IMSS. Ha sido profesor de diversas escuelas y facultades de medicina desde hace más de 40 años. Es editor de diferentes revistas médicas desde hace más de 30 años. Ha publicado varios artículos en diversas revistas nacionales e internacionales. Es editor de un libro de su especialidad. Lector dedicado y desordenado; aficionado a varias cosas. Marido, padre y abuelo feliz. Actualmente trabaja en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.