Home || Colaboradores || Yo, Julia: Premio Planeta 2018

Yo, Julia: Premio Planeta 2018

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral

Santiago Posteguillo, ganador del Premio Planeta 2018 (Foto: Editorial Planeta).

miércoles 5 de diciembre de 2018

Hace solo unos días, tomando café en una librería de la avenida Álvaro Obregón, con un amigo editor español (o bueno, catalán), que se encarga fundamentalmente de textos médicos, se acercó uno de los libreros para avisarme que había llegado esa mañana el libro Yo, Julia de Santiago Posteguillo, al que en el pasado mes de octubre (el día 16, específicamente) se le había otorgado el Premio Planeta 2018. Se lo pedí y me lo acercó, ya hacía un par de semanas que el texto electrónico había aparecido, pero yo lo quería leer en papel para después guardarlo. Tengo los Premios Planeta cuando menos desde 1975 y no quería interrumpir mi colección. Mi amigo hizo dos comentarios rápidos: otra vez novela histórica, y: otra vez de romanos.

Efectivamente Yo, Julia es una novela histórica, aunque fundamentalmente de historia romana. La obra, que está notablemente bien escrita, a pesar de su extensión, que es de más de seiscientas cincuenta páginas en su versión impresa, se lee muy fácilmente. Aunque ocasionalmente está narrada por la propia Julia, fundamentalmente está redactada en tercera persona y Posteguillo utiliza como narrador a Galeno, el famosísimo médico con el que efectivamente Julia coincidió a finales del siglo II y principios del III en Roma, la capital del imperio romano. Seguramente, decidió utilizar a Galeno pues por su papel de médico podía estar enterado de acontecimientos y detalles de la corte imperial.

Por su parte, Julia Domna, nacida en Siria, estaba casada con Septimio Severo, quien llegó a ser emperador; durante su imperio, Julia ocupó muchas veces el poder en la capital, debido a los viajes de su marido. Al final de su vida fue repudiada y acusada de adulterio -e incluso acabó suicidándose-; destaca que apoyara en primer lugar a su hijo Geta, quien antes de llegar al poder fue asesinado, por lo que en su lugar se nombró a su hermano mayor, Basiano, que reinó con el nombre de Marco Aurelio Severo Antonino Augusto (Marcus Aurelius Severus Antoninus Augustus), y que fue conocido históricamente por el sobrenombre de “Caracalla”.

médico

Galeno de Pérgamo (129 – 201/216).

En la novela se narra ampliamente el desarrollo de la lucha por el poder, la necesidad de continuarse en él a través de sus descendientes, los éxitos, las derrotas y los fracasos, así como la estrecha relación con Julia Mæsa, hermana de Julia Domna, quien fue abuela de dos emperadores surgidos después del asesinato de “Caracalla”. El texto es extraordinariamente preciso y las fuentes bibliográficas, listadas al final, amplísimas. Rosa Montero nos dice en una de sus obras, La loca de la casa, que uno de los peores insultos para un escritor que publica una obra larga viene cuando se dice: es buena, pero con doscientas páginas hubiera quedado mejor. Para nada es el caso de Yo, Julia.

Posteguillo ya se había revelado como un consumado de la novela histórica con varias obras en su haber,  obteniendo un trepidante éxito de crítica, público y ventas. Como ejemplo, dos trilogías, enmarcadas también en el imperio romano, la primera sobre Escipión, “El africano” y la segunda sobre Trajano, ambas son muestra de lo que menciono; ha participado en otros géneros también, aunque, hay que decirlo, con menos éxito. En esta ocasión, con el título que nos atañe, recibió seiscientos mil euros por su triunfo en el Premio Planeta.

El segundo lugar, llamado por la editorial como Accésit, en algunas ocasiones, y otras como Finalista, lo recibió Ayanta Barilli, por su obra Un mar violeta oscuro, una novela de rabiosa actualidad, también sobre mujeres, que trata de una dinastía de féminas, sometidas por sus parejas y sus amores. En algunas crónicas se relata que la obra de Barilli pudiera tener muchos aspectos autobiográficos, pero en realidad todas los tienen. La autora, aunque había publicado una obra en coautoría con su padre, y es ampliamente conocida por otros aspectos artísticos, es bailarina, coreógrafa y trabaja en diversos programas televisivos y radiofónicos, debutó con este libro en la ficción y lo hizo estrepitosamente. Ella obtuvo ciento cincuenta mil euros por Un mar violeta oscuro.  Por cierto, Barilli es hija de Fernando Sánchez Dragó, controvertido escritor y crítico, que ganó el Premio Planeta en 1992.

imperio romano

Julia Domna (170 – 217).

En la reciente FIL de Guadalajara se reunieron cuatro triunfadores de este reconocimiento, Posteguillo, Javier Sierra, ganador del año anterior, españoles ambos; Jorge Zepeda Patterson, ganador en 2014, mexicano; y, Carmen Posadas, uruguaya ganadora en 1998. Cada uno de ellos relató la importancia que tuvo en su carrera el galardón. En ese sentido, me llamaron la atención los comentarios de Zepeda, quien mencionó cómo el premio lo decidió a escribir más en esa línea, dado que se había movido entre el periodismo, la colaboración ensayística y la ficción, así que se convenció al recibirlo de que era escritor y como tal se mueve actualmente.

Podrían criticarse  algunos aspectos comerciales del Premio Planeta, pero antes de hacerlo habría que reflexionar que a través de estos reconocimientos se ha conseguido, primero, impulsar a muchos escritores, segundo, conseguir muchos lectores; para recuperar los setecientos cincuenta mil euros invertidos en los premios a los autores, hay que vender muchos ejemplares, lo que es finalmente el motivo de las editoriales, publicar y luego distribuir y vender, así se consigue el círculo virtuoso que se cierra cuando el libro es comprado por el lector. Es tan malo publicar y luego no poder vender (se almacenan los libros para después tener que destruirlos), como publicar basura para poder vender. Así que es digno de mencionarse que no es frecuente la crítica sobre los autores y sus obras ganadores de este premio, podría haber mejores, sin embargo, considero que no ha habido quejas notables; algunos miembros del jurado han renunciado, quejándose de líneas emitidas para obtener a los triunfadores, eso sí, por más famosos que fueran pudieron ser sustituidos y la premiación marcha y parece que marcha bien.

Lecturas recomendadas:

Santiago Posteguillo. Yo, Julia. Planeta. México. 2019.

Ayanta Barilli. Un mar violeta oscuro. Editorial Planeta. Barcelona. 2019.

Fernando Sánchez Dragó. La prueba del laberinto. Planeta. 9ª edición Barcelona. 1993.

https://es.noticias.yahoo.com/cuatro-ganadores-planeta-hablan-galard%C3%B3n-cambi%C3%B3-vidas-040225486.html

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

4 comentarios

  1. Me gusta mucho leer libros históricos y bibliografías con detalle para entender el pasado y vivir adelante hacia el futuro. Gracias por la recomendación Scholar MD

  2. Muchas gracias por las recomendaciones Dr Ramiro, felicidades y buen año.

    Marcela Braun

  3. Siempre se disfruta leer una novela histórica
    Gracias por el artículo

  4. María Leonor Hernández Garcia

    Doctor Ramiro gracias por sugerir lecturas, en las que con su amplia erudición, sitúa la obra en el contexto de su autor, de su contenido y el porqué del Premio obtenido.
    En ésta ocasión se refiere al Premio Planeta 2018, que lo obtuvo el escritor Santiago Posteguillo por su obra Yo Julia. El comentario de usted sobre los otros premios otorgados por ésta Editorial, ayuda a conocer y seleccionar autores y obras.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro H. Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UNAM miembro de la generación 1963-1968. Realizó la especialización en Medicina Interna en el Centro Hospitalario “20 de Noviembre” del ISSSTE, trabajó en el Hospital 1° de Octubre del mismo ISSSTE donde fue médico adscrito, jefe de servicio, subdirector médico y director. Después estuvo un breve tiempo en la Secretaría de Salud, fue director de la Clínica Londres y trabajó en la Coordinación de Educación en Salud del IMSS. Ha sido profesor de diversas escuelas y facultades de medicina desde hace más de 40 años. Es editor de diferentes revistas médicas desde hace más de 30 años. Ha publicado varios artículos en diversas revistas nacionales e internacionales. Es editor de un libro de su especialidad. Lector dedicado y desordenado; aficionado a varias cosas. Marido, padre y abuelo feliz. Actualmente trabaja en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.