Home || Colaboradores || La intolerancia de los animalistas

La intolerancia de los animalistas

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral

Cerdos para 'jabugo'.

miércoles 16 de enero de 2019

Recientemente nos hemos estado enterando de las actividades de los grupos animalistas y de los muchos logros que han ido obteniendo. Se ha dado por llamar animalistas a los miembros de agrupaciones que establecen conductas dirigidas a proteger a los animales, especialmente a los animales domésticos; parecen estar separados de los grupos que encabezan quienes defienden a los animales en peligro de extinción, de los que defienden la caza furtiva, etc. Los animalistas buscan establecer políticas, conductas, normas que pretenden, según ellos, mejorar las condiciones de los animales en torno a las actividades humanas. Han llegado al extremo de buscar que los animales obtengan la condición de persona no humana y que se establezca jurídicamente tal condición.

Me refiero a que son intolerantes porque intentan establecer sus ideas sin respetar las de los demás y lo hacen, en ocasiones o frecuentemente, con conductas violentas.

la intolerancia

Acerca de los logros que han ido obteniendo me voy a referir a algunos. Me llamó mucho la atención que han conseguido que en Bélgica sean abolidas las costumbres de matanza de dos grupos poblacionales que en esa región, lo mismo que en muchos otros países europeos, tienen una gran presencia. Han conseguido abolir la costumbre de los musulmanes conocida como el Halal, que grosso modo consiste en que al animal que va a ser destinado para el consumo se le sacrifica con un corte en el cuello y mientras se desangra se realiza un rezo; todo esto es realizado como está descrito en el Corán. Los judíos para establecer el ritual Kosher realizan también un corte en el cuello del animal y esperan a que se desangre. Los animalistas han conseguido que ambos rituales hayan sido prohibidos y han logrado que se establezca que los animales sean sacrificados de alguna manera rápida que les evite sufrimiento. También se han opuesto a algunas costumbres milenarias con significado religioso, que tienen gran importancia para las comunidades involucradas en ellas. Imponiendo su voluntad, sus ideas, sin respetar las de los demás. Existe cierto riesgo de que esta norma se extienda a toda la Comunidad Económica Europea.

También en estos días apareció la noticia de que en California ha sido prohibida la manufactura, importación y consumo de foie gras, aduciendo que el foie se obtiene haciendo sufrir a las aves; originalmente se hacía con gansos, pero se ha extendido a los patos. Se les sobrealimenta de tal manera que se consigue que el hígado crezca y se llene de grasa, con lo que se consigue un manjar de gran lujo y exquisito sabor. En Francia, lugar de origen del foie, se le ha asignado el sitio de patrimonio cultural y gastronómico. Es una costumbre cuando menos centenaria que quieren abolir, con base en sus conceptos y particulares puntos de vista.

hígado de pato

‘Foie gras’.

Hace unos días apareció una noticia que nos hace saber de una serie de manifestaciones, intermitentes pero frecuentes, que grupos animalistas realizan en España, en el Museo del Jamón, este lugar se compone de una serie de tiendas, establecidas en el Paseo del Prado, en las que se expende jamón, en ocasiones de muy alta calidad y alto precio. El eslógan que utilizan es: No consumas jabugo, el jabugo no es jabugo, es cerdo muerto. El jabugo es también conocido como jamón de pata negra, que se obtiene de una manera particular; en primer lugar, se consigue de una raza porcina autóctona que en los últimos meses es sólo alimentado por bellotas, mientras se le mantiene en libertad. Se trata de una costumbre también centenaria y que, además, en los últimos años, se ha establecido como un pilar de la economía española. La última visita del mandatario chino se calificó como exitosa porque, entre otras cosas, se consiguió la exportación de jamón pata negra a China, el mayor consumidor potencial del mundo. Pero los animalistas intentan acabar con su consumo y como tienen una paciencia, una tenacidad y un convencimiento extraordinarios lo van a seguir intentando, no importando el tiempo que inviertan o tarden en conseguir su meta. Pareciera no importarles la opinión de los demás.

jamón

‘Jabugo’.

Hace sólo unos días (el 3 de enero) en un programa de televisión se llevó a cabo un debate entre tres diputados, dos mujeres y un hombre, el hombre era Fernando Gaviño, exdirector del Metro. Participaron un ganadero de toros de lidia, un torero y un cronista de toros. El conductor trató de que se realizara una discusión de altura, pero no lo consiguió muy bien, porque mientras el ganadero, el torero y el cronista manifestaban el valor ecológico de las ganaderías de bravo, el cuidado que se tiene en la crianza de toro, las avanzadas edades que logra el ganado de lidia, mayor si se compara con la edad en que son sacrificados los animales para consumo, los valores culturales que existen alrededor de la fiesta brava y el respeto con que el toro es manejado toda su vida, los tres diputados sólo alcanzaron a esgrimir que los animales sufren. Sin respeto a los demás, pocos o muchos, y aprovechando su condición de legisladores, quieren abolir la Fiesta de Toros, por supuesto, sin haber hecho consultas ni escrutinios. Lo que se está evidenciando en todos sentidos es que ellos tres quieren ocupar el tiempo del Congreso para conseguir un objetivo personal.

prohibición del toreo

Toro de lidia.

Nadie intenta que los animalistas consuman carne obtenida por el rito Halal o Kosher, pero sí que dejen que los que la quieran consumir lo hagan. No tengo amigos musulmanes, pero sí muchos amigos judíos, desde hace muchos años, muchas veces he comido con ellos y nunca he recibido un comentario acerca de lo que como o una insinuación acerca de que es mejor comer Kosher. Nadie les pide a los animalistas que coman foie, pero sí que dejen que los que se lo quieran comer lo hagan. Lo mismo puede decirse acerca del jabugo. Tampoco pedimos, los que nos gustan las corridas de toros, que asistan, pero sí que nos dejen ir a nosotros; si es cierto -como dicen- que es un espectáculo caduco, que dejen que se extinga naturalmente.

Recomiendo que lean un libro reciente de Pérez-Reverte, Los perros duros no bailan. Es un libro un poco fuera del estilo del autor, no es de guerras, batallas navales, ni del Tercio Español, tampoco de su nuevo personaje Falcó, un detective, escurridizo, traidor, guapo y triunfador. Es una fábula con la particularidad de que los animales, unos perros, actúan, piensan y se conducen como animales. Podríamos decir que es una obra anti Walt Disney, compañía que, con sus películas, todas exitosísimas, ha extendido una versión de conducta animal seguramente inexistente. Con esto hemos llegado a extremos como lo que sucedió recientemente en Estados Unidos, a un cazador furtivo se le redujo su condena a la mitad, siempre y cuando viera todos los días Bambi, por supuesto que aceptó.

animalistas

Portada de ‘Los perros duros no bailan’, Arturo Pérez-Reverte, ed. Alfaguara.

La tolerancia consiste en hacer lo que uno piensa que es correcto, sin molestar a los demás y permitiendo que los demás hagan lo mismo. La tolerancia es un valor moral que se practica con respecto a los otros, hacia sus ideas, prácticas o creencias, independientemente de que contradigan o sean diferentes a las nuestras. En este sentido, la tolerancia es también el reconocimiento de las diferencias inherentes a la naturaleza humana, a la diversidad de las culturas, las religiones o las maneras de ser y de actuar.

Lecturas recomendadas: 

https://www.abc.es/cultura/toros/abci-absurdo-animalista-no-jamon-cerdo-muerto-201811091508_noticia.html

Álvaro Sánchez. El animalismo pone coto a los rituales “halal” y ‘kosher’ en Europa. El País, 8 de enero, 2019: https://elpais.com/sociedad/2019/01/06/actualidad/1546777614_877579.html

Pablo Guimón. California gana la guerra al “foie”. El País, 9 de enero, 2019.

Arturo Pérez-Reverte. Los perros duros no bailan. Alfaguara. México, 2018.

https://noticieros.televisa.com/videos/si-me-dicen-no-vengo-del-3-de-enero-de-2019/

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

11 comentarios

  1. Interesante su punto de vista, pero son muchos factores a considerar. No soy una animalista fanática, pero si tengo respeto por la vida. Si bien es cierto que hay traiciones ancestrales de matanza de animales en rituales o celebraciones, también lo es que como sociedad hemos ido evolucionando y esto implica nuevas costumbres. Y algunas tradiciones van contra el sentido común y no pueden conservarse, quién determina si el cambio es bueno o no??? Y sin bien algunos de los que fomentan la matanza de animales quiza si lo hacen con respeto para el animal, la mayoría lo hacen con saña y disfrutan del sufrimiento de estos seres vivos que están a su merced. Y en este mundo violento lo mejor sería no fomentar más violencia.

    • Totalmente de acuerdo con tu comentario.

      Osho dice que si las costumbres sanguinarias existen es porque el mundo no ha evolucionado para ser mejor. Aún necesita sangre para ser “feliz”
      Sólo comenzando otra era ya estará despierta la humanidad y ya no se alimentará de cadáveres ni de productos transgénicos ni envenenados con glutamatos…
      Mientras tanto, lo ideal es LA NO VIOLENCIA.

  2. Maria González

    Lo felicito por tocar este tema porque tal vez muchas personas no sepan como se obtienen estos alimentos y también porque entre mas se habla de un tema se abre un debate y se obtienen mejores resultados. Los argumentos que usted expone sobre las tradiciones milenarias que se llevan a cabo para obtener estos alimentos seria suficiente para apoyar estas prácticas pero la humanidad ha avanzado mucho en conocimientos científicos y tecnológicos y una industria que avanzado muchísimo es la alimentaria, la oferta de alimentos muy variados es impresionantemente grande, pueden satisfacer los paladares más exigentes, tal vez habría que cuestionarse si ante esta oferta tan grande es necesario consumir alimentos que implican procesos lastimosos para los animales. Como usted bien dice hay que ser tolerantes y esperar que habiendo mas información y que está se difunda, la demanda en el consumo determine si se siguen produciendo o no estos alimentos y aplicando ciertas prácticas.

  3. De su clara explicación, Dr Ramiro aprendo que la tolerancia es una conducta que todos debemos practicar.
    Muchas gracias y saludos.

  4. Tolerancia y respeto a otros seres humanos o animales es las bases en que toda la población mundial debía vivir para sobrevivir este peligroso periodo en el mundo agradezco tu diálogo y muy educativo Sofia

  5. Tiene razón, tienen paciencia, perseverancia y convencimiento…de que ellos son “almas iluminadas” y todos los demás somos inferiores, les han hecho creer que quien trata bien a un animal es bueno Hitler era vegetariano y adoraba a sus perros…adios mito ….en fin tienen sus creencias..ok…¿porque imponerlas?…

  6. Octavio Curiel

    Excelente como siempre. Cada vez más intolerancia en estas cuestiones al grado de fanatismo. Yo vivo con 6 perros, con la crítica de muchos. No le hago daño a nadie. El sufrimiento animal es indispensable a menos que nos volvamos vegetarianos. El ser humano se ha desarrollado gracias al consumo de proteínas, Lo que me parece una extravagancia de los animalistas es lo del jabugo,,y tantas otras cosas que son tradicion religiosa. Pero MIRA QUE QUERER PROHIBIR LA FIESTA BRAVA! !
    TOLERANCIA POR DIOS !!

  7. Ricardo Juarez Ocaña

    Como siempre muy interesante, el problema de los que usted denomina animalistas es que pretenden humanizar a las otras especies que los humanos consumimos, sin observar que en la naturaleza para sobrevivir se tiene que cazar y matar a la presa y también sobrevivir a combAte por el territorio
    Quizá se olvidan que los humanos también somos animales
    De acuerdo en ser tolerante, nadie los eligió como defensores de otras especies
    Obvio respetuosos de especies en peligro de extinsion

  8. ALBERTO Lifshitz

    De acuerdo con las ideas sobre tolerancia, aunque hay que reconocer sus límites. El procesamiento Kosher implica que el animal no sufra y el desangramiento es post mortem mediante el salamiento de la carne. Bienvenida la defensa de los animales pero no con base en agresiones

  9. Ceciliv Lilith Hekate

    Es lamentable el comprobar que no solo hay personas que se hacen llamar civilizadas y matan animales, sino que también hay quien se los come.
    Mientras los humanos sigamos masacrando y devorando a nuestros hermanos los animales, reinará en la tierra la guerra y el sufrimiento y nos mataremos unos a otros, pues aquel que siembra el dolor y la muerte no podrá cosechar ni la alegría ni la paz ni el amor.
    Los animales no humanos matan por necesidad, no tienen elección. El ser humano, teniendo miles de alternativas elige matar por egoísmo.
    Los animales del mundo existen por sus propias razones, NO fueron hechos para los humanos.
    No cabe duda, el humano es el peor del reino animal. Ningún animal hace lo que nosotros hacemos con nosotros mismos ni con el resto de animales.

    • Supongo qe hitler era un santo ya que era vegetariano protegió los animales asta iso una reserva del tamaño de un país pequeño, el cambio empieza cuando se deen cuenta que uno es todo y todo es uno, es necesidad y es una virtud, la muerte vive cuando la vida termina, tu ira siega es tu debilidad mas que tu estado vegetariano, si creerse mas que Dios y pder decidir que es bueno o no tu existencia no existe. La perdida de tu razón tiene que ser la ultima perdida en tu vida.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro H. Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UNAM miembro de la generación 1963-1968. Realizó la especialización en Medicina Interna en el Centro Hospitalario “20 de Noviembre” del ISSSTE, trabajó en el Hospital 1° de Octubre del mismo ISSSTE donde fue médico adscrito, jefe de servicio, subdirector médico y director. Después estuvo un breve tiempo en la Secretaría de Salud, fue director de la Clínica Londres y trabajó en la Coordinación de Educación en Salud del IMSS. Ha sido profesor de diversas escuelas y facultades de medicina desde hace más de 40 años. Es editor de diferentes revistas médicas desde hace más de 30 años. Ha publicado varios artículos en diversas revistas nacionales e internacionales. Es editor de un libro de su especialidad. Lector dedicado y desordenado; aficionado a varias cosas. Marido, padre y abuelo feliz. Actualmente trabaja en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.